Sporting y Eibar 2.0

Cada verano vemos cómo se construyen nuevos proyectos futbolísticos. Equipos que intentar ir un paso más allá en sus aspiraciones y conseguir avanzar puestos en la tabla. Con la mira puesta en el futuro, a través de una gestión eficiente y un presupuesto limitado, varios clubes de nuestra liga planifican plantillas interesantes que prometen dar mucho espectáculo a lo largo de la temporada. En lo que va de mercado estival posiblemente este equipo sea el Betis, que con sus refuerzos está demostrando el salto cualitativo que se puede llegar a dar con una inversión no demasiado elevada. El año pasado posiblemente el Málaga fuese ese club. El conjunto de la Costa del Sol sigue demostrando que sabe cómo moverse entre equipos con menor capacidad económica y así pescar en ellos a algunos de sus jugadores más relevantes. El año pasado llegaban a la costa andaluza hombres como Jony o Keko. A priori los dos extremos titulares que venían de hacer la mejor campaña de sus carreras tanto en Gijón como en Eibar. Sin embargo, aunque todas las incorporaciones del verano de 2016 nos generaba cierta ilusión y creíamos que estaban formando un conjunto capaz de acercarse a la zona europea,  el proyecto comenzó de la forma incorrecta. Con el pésimo arranque y tras dos cambios de entrenador, el equipo malacitano se encontraba cerca de los puestos de descenso con dos tercios de la temporada ya consumidos. Fue entonces cuando apareció Míchel y consiguió los resultados positivos que se esperaban desde un inicio en el club andaluz, alejándolos del descenso y acabando el curso con más comodidad de la que apuntaban en su llegada.

Lo curioso es el interés del equipo malacitano en jugadores, principalmente, de Eibar y Sporting. Si Keko y Jony fueron los primeros y dos de los más ilusionantes, con el paso de los meses se fueron incorporando más hombres procedentes de estos dos clubes, o al menos originarios, como el caso de Luis Hernández, que llegó como refuerzo primordial en el mercado de enero desde el Leicester inglés, tras apenas media temporada y nulas oportunidades en tierras británicas tras su salida del Sporting, se hizo con el mando de la zaga malagueña en unas pocas jornadas. En lo que va de verano la fórmula parece repetirse. El primero en llegar fue Adrián González, que se presenta como una pieza importante dentro del esquema de Míchel, más aún tras la salida del líder del mediocampo blanquiazul, Ignacio Camacho, hacia tierras germanas. Sin ser ni mucho menos del mismo perfil, la baja del maño generará muchos cambios en el centro del campo boquerón. Tras el madrileño se oficializó la llegada de otro ex del Eibar, aunque en este caso procedente de la Premier League tras una temporada con más sombras que luces en Inglaterra, en un caso parecido al de Luis, y no es otro que Borja Bastón, delantero de un perfil ideal que tratará de hacer olvidar a La Rosaleda los goles de un atinado Sandro. Si bien es cierto que aún no han incorporado ningún futbolista gijonés, siendo una situación difícil de llegar a buen puerto tras el rendimiento de los asturianos en su último descenso, también hay que apuntar el nombre de Meré como posible refuerzo para acompañar a Luis Hernández en el centro de la defensa malacitana y hacer rememorar una dupla de centrales que pudo verse en repetidas ocasiones en el césped del Molinón un par de años atrás.

Esta nueva temporada es una incógnita para todos aquellos seguidores del Málaga. El entrenador madrileño devolvió la ilusión a una afición que añora la época europea del gran Málaga de Pellegrini, tras una infructuosa etapa desde la llegada del jeque Al-Thani a la dirección del club. Si bien Míchel cumplió con creces su labor e hizo que el conjunto malagueño obtuviera al fin los resultados esperados, no podemos asegurar que vaya a continuar con esa dinámica positiva, pero si consigue mantener el nivel de sus mejores fichajes de la pasada campaña sumados a las nuevas incorporaciones de este verano, es muy probable que el Málaga obtenga al fin el rendimiento que se espera para una plantilla de ese calibre. Sabiendo dónde y cómo fichar, esta próxima campaña podría llegar a alinear a seis jugadores con pasado en las filas vascas o asturianas -si se concreta la llegada de Meré a la Costa del Sol-.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *