Una Real para Europa

Eusebio ha sabido cimentar las bases de un proyecto sólido y consistente. Su Real, al principio con muchas dudas, ha sabido superar todos los obstáculos y confirmarse como un equipo importante al que tener en cuenta con aspiraciones a establecerse como un fijo en la pelea por los puestos europeos de nuestra liga. Si bien esta temporada están yendo con pies de plomo en el mercado de fichajes, con poco protagonismo en el apartado de altas, lo cierto es que los pocos movimientos que estamos viendo ya son suficientes para despertar interés en torno a los planes del técnico vallisoletano para asaltar la segunda competición continental tras su última participación en Champions League -en fase final- en la 2013/2014.

Con una plantilla corta y más salidas que llegadas, aún queda mucho por ver en la dirección deportiva donostiarra en este mercado estival. Aun así las incorporaciones de Diego Llorente y de Adnan Januzaj muestran la línea a seguir esta pretemporada: jugadores jóvenes y de proyección que vengan a reforzar las áreas donde la Real necesita cubrir posiciones de cara a una larga y exigente temporada. Actualmente, contando ya con Diego, los blanquiazules cuentan con tres centrales, mientras que el belga viene a reforzar una zona de tres cuartos también necesitada de hombres que permitan la rotación. Si bien la principal carencia se encuentra en el lateral izquierdo tras la salida de un brillante Yuri Berchiche a tierras parisinas bajo las órdenes de Unai Emery. En principio la subida del joven Kévin Rodrigues del filial podría suponer una importante oportunidad para el portugués, que viene de firmar un gran Europeo sub21, pero actualmente es el único efectivo para esa zona del campo. Loren Juarros -director deportivo del club txuri-urdin– tiene mucho trabajo por delante.

Sin embargo las variantes de estos nuevos fichajes dan mucho que pensar en cuanto a los roles que pueden desempeñar. Diego Llorente se presenta como un central excelso, muy preciso en las entradas que realiza -fue el jugador que más balones recuperó de La Liga en su año en el Rayo Vallecano-, riguroso en el juego y con excelente salida de balón. Esta última característica le permite a su vez desempeñar con éxito la labor como pivote defensivo. Siendo más un hombre capaz de superar la primera línea de presión más que de generar juego, su sobriedad con el balón en los pies lo presenta como candidato en firme a ocupar posiciones de mediocentro por delante de los dos centrales. Pero lo cierto es que ese cuadrado central conformado por Íñigo Martínez – Raúl Navas – Illaramendi – Zurutuza parece bastante difícil de romper, por lo que el ex de Real Madrid tendrá que ganarse el sitio en los planes de Eusebio, aunque con toda seguridad compartirá muchos minutos con estos cuatro hombres.

Januzaj llega en una situación un tanto similar, aunque con un pretexto diferente. Su potencial preveía en él un futbolista que podía llegar a ser de primer orden mundial. Tras su precoz irrupción en los onces del equipo de Old Trafford lo cierto es que su carrera no ha terminado de definirse. Su cesión al Dortmund fue seguramente precipitada, aunque tuvo algunos minutos interesantes, no se puede decir que haya sido productiva en términos de progresión. Sin embargo tras llegar al Sunderland en una cesión mucho menos pretenciosa demostró que está más que preparado para competir en un equipo medio de primera división. Al margen de su desborde y su exquisita técnica, es destacable en el belga su polivalencia. Si bien jugando a pie cambiado, con diagonales hacia la portería posiblemente encuentre su posición natural, prácticamente como la mayoría de los extremos modernos, lo cierto es que en el norte de Inglaterra le hemos podido ver grandes actuaciones jugando por dentro en la línea de tres cuartos así como partiendo desde la banda izquierda y buscando línea de fondo para centrar, cualidad asociativa que seguramente aún tenga margen de mejora, pero en una función en la que también muestra un buen nivel. Y es ahí donde posiblemente más opciones tenga de encontrar minutos en Anoeta, ya que con Carlos Vela más echado a la derecha y con Xabi Prieto, el capitán general, ocupando el carril central, lo cierto es que el último eslabón es ocupar con mayor frecuencia el costado propiedad de un Mikel Oyarzabal que ha crecido sustancialmente esta temporada, con grandes actuaciones desde su aparición hace un par de campañas, pero que físicamente está algo limitado y, en una temporada tan larga -hecho ya remarcado, pero obviamente reseñable- deberá dosificar para poder mantener su mejor nivel sobre el césped.

A día de hoy y a falta de más incorporaciones, manteniendo prácticamente el mismo bloque de la pasada campaña, las llegadas de Llorente y Januzaj presentan la siguiente situación sobre el césped:

Real Sociedad

Aún queda mucho por ver en las oficinas donostiarras, pero lo que está claro es que no quieren caer en la precipitación. La inversión está ahí y, tras la salida de Yuri como hombre importante, tratarán de mantener a todas sus piezas clave y apoyarlas con incorporaciones de calidad como las realizadas hasta ahora para hacer de esta temporada una tan ilusionante como esta última, con el añadido de la vuelta a las competiciones europeas. Eusebio liderará a los txuri-urdin ante su gran oportunidad como técnico.

2 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *