Filosofía Athletic

el

Bien es sabido que el punto fuerte del fútbol español, que tantas alegrías nos ha dado, es su cantera. Grandes profesionales, gente que sabe de fútbol y los mejores preparadores en el ámbito futbolístico pertenecen a nuestro país.

Una de las mejores canteras, sino la mejor, es la de Lezama. Una escuela que tiene como principal objetivo pulir a sus jóvenes promesas a base de disciplina, una buena educación y mucho fútbol. Metas que cumple a la perfección, pues en Bilbao pueden presumir, año a año, de una plantilla casi completa formada por jugadores de su propia cantera.

Este hecho hace que el club no tenga la necesidad de acudir al mercado con cierta asiduidad, es más, hace aproximadamente 1 año y 11 meses desde la última vez que el conjunto bilbaíno fichó a un jugador para el primer equipo. Fue Raúl García, el 30 de agosto de 2015.

Todo este trabajo y tiempo invertido en el fútbol base ha dado sus frutos, ya que el Athletic Club ha seguido compitiendo al máximo nivel nacional e internacional en los últimos años llegando a una final de Europa League, clasificándose para la Champions, disputando varias finales de Copa del Rey e incluso ganando un título 31 años después; la Supercopa de España al Barcelona en agosto del 2015.

También ha habido momentos de duda, creados por la insistencia de otros clubes en llevarse a las joyas de Lezama. Jugadores como Javi Mártinez, Fernando Llorente o Ander Herrera, entre otros, han emigrado al fútbol europeo tras grandes campañas en el club vasco. Ellos son el claro ejemplo del trabajo bien hecho, jugadores que han marchado por grandes cantidades y que han dejado las arcas del conjunto rojiblanco llenas.

Pero las ventas nunca han logrado derribar las bases de este proyecto. El Athletic, pese a todos, ha continuado sacando jugadores de la cantera. Los Kepa, Yeray o Muniain ya son una realidad y la última perla, Ager Aketxe, jugará en el primer equipo esta temporada. Un chaval joven que ha llamado la atención de varios clubes de primera gracias a sus vistosas actuaciones con el Cádiz en Segunda División, pero que finalmente jugará a las ordenes de Ziganda.

Esta filosofía “autoimpuesta” de jugar únicamente con jugadores de origen vasco, hacen que su campo de acción sea mínimo comparado con cualquier otro club de la élite. Esto genera que su mercado esté mucho más focalizado y que todos sus esfuerzos se centren en desarrollar el fútbol base vasco. Su mina de oro. Por ello las relaciones de clubes cantera y afiliados entre las diferentes entidades de su región son numerosas, facilitando sus labores de scouting y captación de los jóvenes más prometedores de la zona, como ocurrió con el acuerdo con el Basconia, un club independiente que desde 1997 es, a todos los efectos, un club filial del Athletic. Que el fútbol vasco esté pasando por un momento brillante con cuatro equipos en la máxima categoría del fútbol español no es algo casual.

Estos éxitos, en su totalidad, son mérito del trabajo bien hecho, de una filosofía clara, que demuestra que en el mundo del fútbol no siempre triunfa el más rico, sino quien mejor elabora su proyecto empezando desde abajo.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. guilherme137 dice:

    Estaba buscando articulos sobre el trabajo de las canteras del Athletic. Muy buen y ansioso por ver el trabajo de Ziganda, con apoyo de Bielsa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *