Fornals como ‘groguet’

el

El traspaso de Pablo Fornals al Villarreal nos hace concluir tres aspectos diferentes. En primer lugar, el problema -en general- de los equipos de La Liga en tener cláusulas de rescisión tan bajas en relación a la calidad y lo que representa el jugador. En segundo, la incapacidad del club malacitano de retener a un canterano que debería ser una pieza clave en el proyecto. Y por último, que los ‘groguets’ se hacen con un jugador impresionante.

Fornals forma parte de la pareja de mediocentros del Malaga. Normalmente juega en el flanco derecho del mismo, pero este hecho no le impide abarcar la mayoría de las zonas del campo. Técnicamente tiene mucha calidad, aunque a veces puede llegar a precipitarse por su exceso de confianza. Sin embargo, interpreta muy bien el juego, llega desde segunda línea y no tiene problemas en bajar a recuperar el balón. No se ha destapado en el ámbito goleador, pero tiene un buen disparo desde la distancia.

Pese a que puede recibir de espaldas, le distingue un primer control diferencial. Con éste, orienta el balón para iniciar la conducción en ventaja. Conduce con el balón pegado al pie, con toques cortos y controlados, también regatea en espacios limitados. Además, tiene la suficiente madurez futbolística como para no retener demasiado el esférico. Economiza el juego con balón y tiene muy buena visión de pase, una asociación de lujo. Se caracteriza por un gran desplazamiento en largo, frecuentemente a la espalda de los laterales rivales.

El Villarreal se hace con un jugador con las características idóneas para adaptarse a su estilo y hacerle crecer. Fornals solo tiene 21 años, y un futuro que se augura brillante. A pesar de que la pareja Bruno-Trigueros está más que establecida en el centro del campo del submarino amarillo, Pablo sería una alternativa. La mejor alternativa. Su tendencia a incorporarse al ataque podría indicarnos que rendiría mejor al lado de Bruno.

No obstante, un sinfín de nuevas posibilidades llaman a la puerta de Fran Escribá. Aunque su demarcación más indicada sería formando parte de la pareja de mediocentros, otras alternativas podrían ser viables. Jonathan Dos Santos salió del Barcelona jugando como centrocampista y en Castelló acabó reconvirtiéndose a la banda derecha. La habilidad de Fornals podría hacerle destacar en banda, tanto en la derecha como en la izquierda, dejando más profundidad para los laterales. Pero su necesidad de entrar en contacto con el balón, permitiría a Escribá modificar su esquema y -partiendo o no desde la banda- ubicarle en la mediapunta, por delante de Manu y Bruno. Por detrás de los delanteros, repercutiría en el juego interior del equipo y podría desarrollarse por toda la zona de ataque, con la capacidad de poder bajar a recibir al centro, buscando balones largos al extremo contrario o bien asociarse pausadamente con el doble pivote.

Al Málaga se le escapa un jugador que tendría que haberse convertido en un pilar, y aún con más motivos tras la marcha de Camacho. Ahora se queda sin dos mediocentros importantes, pese a que Fornals no ha sido un titular indiscutible. Su edad le propicia disfrutar de una progresión en un estilo de juego que le ayudará a mejorar aún más y a luchar por objetivos ambiciosos, así como disputar competiciones europeas. Fornals vuelve a su tierra natal y se une a la tripulación del submarino amarillo.

 

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *