Iago Aspas con Unzué

El Celta, con el paso de las temporadas, se ha ido convirtiendo en un equipo atractivo. El punto álgido del proceso llegó a mediados de mayo del pasado año, cuando los gallegos estuvieron muy cerca de eliminar al todopoderoso Manchester United en Old Trafford en semifinales de la Europa League. Sin embargo, el camino no ha sido -ni es- fácil. A pesar del constante crecimiento del club, algunos jugadores con gran peso dentro de la plantilla han abandonado la entidad celeste: Nolito, Khron Deli, Orellana… Pero hay un canterano que tiene ganada a la afición, que después de su desafortunado periplo por Inglaterra y Sevilla decidió volver a su tierra para convertirse en un icono, en la estrella. Su nombre lo conocemos todos.

Iago Aspas se ha convertido en un jugador total, adaptado a las necesidades del entrenador. Se ha ido modulando hasta convertirse en el principal constructor del juego, más allá de saber aprovechar las ocasiones y materializarlas. Durante la etapa de Berizzo en Vigo, hemos visto diferentes versiones del de Moaña -como punta, como segunda punta, como extremo, jugando por dentro, por fuera…- y existen ciertas incógnitas respecto a cuál será su papel tras la llegada del nuevo entrenador, Juan Carlos Unzué.

El polivalente atacante empezó destacando como punta. No como ariete, sino como un delantero total, se desenvolvió como un jugador capaz de hacer goles desde dentro del área, pero sus incipientes movimientos de bajar a recibir el balón permitieron reubicarlo sobre el tapete verde. Contrariamente, no deja de ser una de las opciones que el exayudante de Luis Enrique tendrá. Como ya demostró en Balaídos ante el Barcelona, es capaz de ser la única punta de ataque en partidos con un claro planteamiento defensivo del Celta. Su velocidad y autosuficiencia le permiten ir bien tanto a la espalda de los centrales como desbordando y encarando al defensor con el balón. Más allá de los movimientos con y sin el esférico, tiende a recibir en banda derecha, conduciendo hacia el interior.

En cuanto al desarrollo como segunda punta, no ha conseguido un éxito total debido a factores extrínsecos. Con Theo Bongonda y Pione Sisto enganchados en banda, Aspas disfrutaba de la totalidad del carril central, con los zagueros rivales fijados por Guidetti -un importante componente físico-. La baja contribución ofensiva de los extremos, con 7 goles entre ambos durante la última edición de La Liga, fue una de las causas del definitivo asentamiento de Iago Aspas en banda derecha.

De esta manera, ha sido desde el extremo diestro la posición en la que Aspas se ha convertido en un jugador total. Y por ende, es la posición que ocupará con el nuevo técnico. El canterano ha desempeñado un papel similar -salvando las distancias- al Messi de las dos últimas temporadas. Iniciando desde la banda derecha y con una visión de campo mayor que desde la punta, Iago Aspas tiende a trazar una diagonal hacia el centro. Ha sido, pues, tras la marcha del que en su día fue su mejor socio, Fabián Orellana, cuando el de Moaña ha explotado. Sin embargo, a su espalda, Daniel Wass y Hugo Mallo controlan sus movimientos minuciosamente. Mientras que el lateral puede ganar mucha verticalidad, el danés se puede incorporar desde segunda línea. Ambos beneficiados por los espacios que genera Iago. También tomará una especial relevancia el papel de Jozabed. Si consigue adaptarse plenamente, puede convertirse en el mejor complemento de Aspas. El único factor negativo puede ser la necesidad de bajar a defender, dada la posición que ocupa sobre el césped, y el sacrificio físico que eso supone.

Aspas es internacional. Ha sido con la selección donde ha jugado como extremo derecho, pero por fuera. Sin la necesidad de meterse hacia el interior, donde ‘viven’ multitud de centrocampistas. El del Celta no puede mostrar todo su potencial, ya que no está constantemente en contacto con el balón. Y precisamente ha sido este factor el que le ha convertido en diferencial con los celtiñas. No obstante, es recordado especialmente su gol en Wembley ante la selección inglesa.

Grosso modo, todo apunta a que Iago Aspas seguirá partiendo desde la banda diestra, aunque Unzué pueda buscarle alguna variante distinta a las que hemos visto con el ‘Toto’, pudiendo aprovechar su producción directa en goles cuando parte desde posiciones centradas. El canterano seguirá siendo la piedra angular del proyecto, que alcanzó su punto más alto la última temporada pero que querrá volver a brillar, como ya hizo, por toda Europa.

4 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *