Un estreno de bandera

el

La Liga volvía a un Benito Villamarín de estreno. Tras varios meses en los que el feudo bético estaba de reformas, por fin pudimos ver un enérgico y renovado estadio verdiblanco.

El Villamarín, vestido de gala, vibró con la primera victoria con Setién al frente.

El conjunto de Quique Setien no pudo tener mejor estreno en casa: victoria. Remontada incluida. Una gran respuesta por parte de los fichajes y unas muy buenas sensaciones en varios tramos del partido.

Estos fueron los onces:

A todo esto, el primero en adelantarse fue el Real Club Celta de Vigo por medio de Maxi Gómez. El uruguayo cabeceaba un saque de esquina a placer y tras tocar en Camarasa introducía el balón en la meta de Antonio Adán. Era el minuto 10 y el Real Betis no se encontraba nada cómodo en el rectángulo de juego. Precisamente a partir del gol del conjunto gallego, los verdiblancos comenzaban a soltarse en el encuentro con un Andrés Guardado superlativo en el interior izquierdo, sujetado magníficamente por Javi García.

Cumplida la media hora de partido y con el Betis llegando con asiduidad a la meta de Sergio, fue el propio jugador mexicano el que puso un balón colgado desde el pico del área a la cabeza de Sergio León, quien remataba al fondo de las mallas para empatar el partido y conseguir así su primer gol oficial con la camiseta verdiblanca esta temporada.

El Betis comenzó a ser superior cuando Guardado se erigió como el líder de su equipo.

Tras la reanudación, volvimos a ver un Betis apático y dormido. Un equipo sin ideas y al que le costaba elaborar jugadas largas y tener el balón en su poder. El Celta cogió terreno y tuvo alguna oportunidad de adelantarse con un Pione Sisto insistente en el ataque, ya que no fue la noche de Iago Aspas.

Con el paso de los minutos, y tal como sucedió en la primera mitad, el conjunto de Quique Setién empezó a despertar, de nuevo con un gran Guardado. A falta de 15 minutos para la conclusión del partido y tras previo aviso de Sergio León, el mexicano volvía a aparecer una vez más para asistir desde el costado izquierdo con un espléndido centro cabeceado por el nuevo central, Zou Feddal, quien remataba a la red de manera contundente, en una de sus principales virtudes, para poner por delante a su equipo y desatar la locura en el Benito Villamarín.

De esta manera el Real Betis conseguía los tres primeros puntos de la temporada el mismo día que su estadio estrenaba lavado de cara. Un estreno de bandera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *