La necesidad de evolucionar

El Sevilla sumó sus tres primeros puntos en la Liga Santander 2017-18 el pasado domingo en el Coliseum Alfonso Pérez ante el Getafe. Ganso le dio en la recta final del encuentro al conjunto de Berizzo un gol que le permitió conseguir una agónica pero importante victoria.

El conjunto madrileño no le puso las cosas fáciles a los hispalenses, que no fueron capaces de ser superiores a un Getafe rocoso y con buen trato del fútbol. El Sevilla fue incapaz de coordinar los pases en la medida que rige el fútbol de Berizzo y tuvo un dinamismo muy reducido respecto al que requiere la táctica que el argentino quiere implantar en el Sánchez-Pizjuán. El centro del campo notó en gran magnitud la ausencia de N’Zonzi y el ‘complementario’ rol que ofrece en cada encuentro Banega, que fue expulsado en la primera jornada liguera.

Los cambios en el once no dieron a basto con el fútbol ofrecido por el Getafe.

Ganso intentó hacer de Banega, y Pizarro acudía al rescate del equipo cada vez que este lo necesitaba, pero fue incapaz de echarse a las espaldas el trabajo que exigía el fútbol azulón. El brasileño lo intentó, y hay que reconocerle su constante esfuerzo, pero de nuevo fue irregular y su aportación dependió del tramo del partido que transcurría.

Sergio Rico fue capaz de sostener al equipo bajo palos con la ayuda de Kjaer, que en decisivos momentos, fue idóneo para resolver con solvencia acciones ofensivas del conjunto de Bordalás. Lenglet mejoró el nivel de la pareja de centrales tras su entrada al campo en el descanso debido a las molestias que presentaba el argentino Nico Pareja.

El Sevilla fue incapaz de llevar la iniciativa del encuentro y estuvo sometido durante casi todo el lance por el Getafe. Fajr deslumbró al Coliseum con sus detalles de calidad y movió los hilos del centro del campo cuando el conjunto azulón controlaba el encuentro ante un conjunto muy espeso y sin ideas.

Y apareció Ganso. Como agua de mayo para salvar al Sevilla y darle una agónica pero muy valiosa victoria ante uno de los equipos recién ascendidos. De más a menos durante el partido pero capaz de estar en el sitio oportuno, en el momento oportuno, para ganar tres puntos con un taconazo de oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *