Un regreso anhelado

Un 3 de diciembre de 1981 nació un futbolista especial, y desde luego, el mejor delantero que ha visto el fútbol español junto a Raúl. Asturiano y del Sporting desde que dio sus primeros pasos, David Villa ha tenido una carrera futbolísticamente exitosa culminada con 2 títulos de nivel como son el Mundial de 2010 -anotando 5 goles- y la Champions de 2011 -marcando en la final-. Pero no todo fueron momentos mágicos. El 15 de diciembre de 2011 su carrera dio un giro de 360 grados, fracturándose la tibia de la pierna izquierda en el Mundialito de Clubes. Se perdió la Eurocopa y un año después tuvo que marcharse al Atlético de Madrid -donde ganó una Liga- para recalar finalmente en una liga menos competitiva pero en constante crecimiento, la MLS, liderando a la nueva franquicia del New York City. Y allí nos ha sorprendido a todos, puesto que tras una especie de “retiro futbolístico” viviendo en un ático con vistas a Central Park ha seguido rindiendo a un nivel altísimo hasta el punto de recibir una extraordinaria noticia el pasado viernes. Morata, Pedro y… David Villa.

Y es que el rey ha vuelto. 47 goles en 73 partidos. Lopetegui ha querido contar con el máximo goleador nacional histórico para el partido más importante del año. A sus casi 36 años, David Villa ha recibido una noticia que sorprendió a muchos y ha generado mucha ilusión entre los aficionados y sobretodo entre los jugadores. Muchos de sus compañeros han mostrado su grado de satisfacción generado por la vuelta del “Guaje” en las redes sociales, y Álvaro Morata ha tenido un gesto de mucho respeto, como es el ceder el número 7 de la Selección a Villa. “El 7 es suyo” comentaba el delantero del Chelsea. ¿Por qué llamó Lopetegui a Villa y no a Aduriz o Mariano? ¿Cómo puede ser que un jugador de la MLS de 35 años vaya convocado ante Italia? Lopetegui lo ha vuelto a hacer. En el poco tiempo que lleva al frente de la Roja ha demostrado ser un entrenador con personalidad. Se acabaron los tiempos de los “amiguismos” y vacas sagradas que nos llevaron al fracaso en dos competiciones seguidas. Julen ha decidido optar por un líder de vestuario que sabe como el que más cómo gestionar este tipo de partidos. Al fin y al cabo no deja de ser una final ante Italia, ya que de perder en el Bernabéu la Roja lo tendría muy difícil para pasar primera de grupo y evitar la repesca. Tener a una eminencia del fútbol español y de la Selección en el vestuario para afrontar dicho partido es fundamental para el funcionamiento del vestuario. El Guaje ha jugado muchos partidos como este y puede hacer de referencia a los jóvenes como Saúl, Asensio, Deulofeu, Thiago… El vestuario debe estar unido y cohesionado para poder jugar un buen partido el sábado y poder liderar el grupo de clasificación que nos lleve al deseado Mundial de Rusia, y Lopetegui ya empezó a jugar sus cartas el pasado viernes, con una ilusionante y novedosa convocatoria.

Su peso en el vestuario y las cualidades que aún mantiene pueden aportar muchas cosas a Lopetegui.

Sí, tiene 35 años. Sí, no juega en Europa. Pero nadie cómo él conoce la Selección Española por dentro, su segunda casa. Jugar contra la Italia de Ventura significa enfrentarte a un equipo que ataca normalmente con 3 defensas y defiende con 5. La entrada de Villa puede ayudar al equipo a abrir el campo y buscar la amplitud y profundidad necesaria para poder derrumbar el muro que seguro plantarán los italianos desde un primer instante. Lopetegui ha convocado a 2 delanteros puros de diferente perfil, lo que puede aportar diferentes opciones tácticas a utilizar a lo largo del partido, e incluso podrían jugar Morata y Villa juntos al poder complementarse de manera exitosa. El delantero del Chelsea es un delantero muy fijo, un jugador que se mueve de maravilla por dentro del área y con un remate de balón envidiable. Un finalizador nato. En cambio, el Guaje es un delantero mucho más asociativo, que puede caer a banda en cualquier momento para ofrecer ayudas en 2 contra 1 y tener superioridades constantes en diferentes espacios del campo, aunque normalmente en la izquierda por su tendencia hacia ese costado. Bien es cierto que en la MLS ha desarrollado con más profundidad la figura del 9 en su equipo, pero el asturiano sigue teniendo esos rasgos que tanto le caracterizaban anteriormente en nuestro fútbol. Habrá perdido calidades físicas como la velocidad punta o el cambio de ritmo, seguro, pero la capacidad asociativa que desprende cuando juega tanto de espaldas como de cara a portería es una habilidad que pocos delanteros españoles poseen, y puede servir de gran manera para romper la muralla “azzurra” en el Bernabéu. El disparo de Villa es otra gran virtud que podría ser importante de cara al partido, ya que no cabe ninguna duda en que de cerrarse atrás Italia, la Roja se verá obligada a utilizar el recurso del disparo lejano, y eso es un punto a favor para Villa, que sigue conservando ese fabuloso disparo con ambas piernas que tantos éxitos ha dado en su carrera.

Lopetegui se la juega, sí. Veremos si acierta, pero desde luego, el retorno de David Villa es una excelente noticia para todos. El ‘7’ ha vuelto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *