Kondogbia semana a semana

Cuatro puntos en dos encuentros para el nuevo Valencia de Marcelino. Pero más allá de los resultados, las sensaciones. El nuevo entrenador parece haber dotado, en las pocas semanas que lleva en Valencia, de una identidad propia al equipo, factor que puede devenir clave en el transcurso de la temporada.

Marcelino es un entrenador con carácter y prueba de ello son las decisiones que ha tomado. Dos en especial. En primer lugar, el merecido debate sobre si Lato tiene el nivel necesario como para ser competencia directa de Gayá. Y en su partido más importante de la temporada, en el Santiago Bernabéu, jugó con ambos. Puede que por una decisión más defensiva, ubicando un doble lateral en la banda izquierda, pero Gayá -por delante de Lato- mostró un buen rendimiento. Al fin y al cabo, el primer gol lo generan ambos jugadores junto a Carlos Soler, otro de los nombres propios -de presente y de futuro- de este Valencia. Y, en segundo lugar, la titularidad de Kondogbia a los pocos días de su llegada.

Una renovación de plantilla y una apuesta por un proyecto ambicioso

El centrocampista francés mostró un gran nivel, aunque estuvo determinado por dos factores diferenciales para el Real Madrid, que giran en torno a la figura de Casemiro. El pivote brasileño no jugó como centrocampista, sino como central. Zidane ocupó el puesto con Kovacic, que pese a que puede rendir correctamente, denotó errores tácticos que dotaron al Valencia de conseguir mucho espacio entre la defensa y el centro del campo local. Con aspectos por pulir, Casemiro demostró tener algunas carencias, como el movimiento defensivo en el primer gol valenciano, más propenso al de un centrocampista que al de un central.

Sin embargo, Kondogbia volvió a recordar al jugador que deslumbró tanto en Mónaco como en Sevilla. Tuvo un despliegue físico enorme, hizo suya toda la parte central del campo -pese al espectáculo de Asensio– e incluso contribuyó en muchos robos defensivos. Siempre estuvo bien colocado, entendió su papel en el equipo, teniendo que sostener y saber gestionar las subidas de Parejo y, a su vez, proteger la estructura defensiva de Vezo y Murillo. Además, Kondogbia consiguió adelantar al conjunto de Marcelino en el marcador. Llegada desde segunda línea -demasiado libre, tras la pérdida en el marcaje de Kroos- y definición relajada, ante la mirada impasible de Keylor Navas.

Kondogbia será el fiel reflejo de la capacidad de gestión de balón del Valencia

Pese al empate final, el Valencia dejó muy buenas sensaciones, así como en el primer encuentro ante Las Palmas. Kondogbia capitalizó al Valencia y es sinónimo del -a priori- buen mercado de fichajes que ha realizado la entidad che. En un partido con espacios, pero también con una alta exigencia defensiva, el nuevo fichaje demostró estar a la altura de la cita. A pesar de todo, el marco que presentarán el resto de partidos será diferente al del Bernabéu. El Valencia, que ha presentado un proyecto ambicioso y tiene como objetivo entrar en Europa, deberá llevar el peso del partido en muchos encuentros. Tiene jugadores capaces para ello, como Carlos Soler o Parejo, pero Kondogbia se augura importante para conseguirlo.

Si bien su etapa en el Inter fue la peor durante su carrera, Valencia se presenta como una gran oportunidad para él. Para volver a ser el de Mónaco y para crecer como futbolista. Quitándose la piel de jugador de corte defensivo para convertirse en un apoyo ofensivo, en un jugador en el que combinar y asociarse e incluso con gol, como ya vimos en el último encuentro liguero. Para ello, Kondogbia deberá ser el del Bernabéu y más. Porque si el Valencia consigue este Kondogbia semana a semana, las oportunidades del Valencia se multiplicarán.

2 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *