Loïc Rémy como sorpresa en Las Palmas

Sin ser lo que la Unión Deportiva necesitaba en un primer escalafón de prioridades, y es que la marcha de Roque Mesa es, sin lugar a dudas, la más dura en bastante tiempo por las islas, la llegada de un jugador del perfil de Loïc Rémy se tornaba importante ante la otra gran baja del equipo de Manuel Márquez: la de Kevin-Prince Boateng. La apuesta, como poco, es arriesgada; sus 30 años y los 8 partidos que pudo disputar la pasada temporada por sus diversas lesiones no son, para nada, un precedente alentador, pero sí que es verdad que puede atender al perfil demandado en Las Palmas, no como primera opción, sino como una variante, una sorpresa sobre el terreno de juego.

La idea era clara, reforzar la zona de ataque con un perfil poderoso, potente.

A priori, y salvo que cambie mucho el asunto, se torna complicado que el francés entre, en un futuro a corto plazo, en el once titular de Las Palmas. En ese 4-3-3 que finaliza con Jonathan Calleri como punta de lanza, la idea de Manuel Márquez parece fija, quedando lejos un posible 4-4-2 con Rémy acompañando al argentino en una dupla que sería, cuanto menos, particular. Es ahí donde el papel de Loïc puede convertirse en un factor verdaderamente importante para su equipo, aprovechando el desgaste en segundas partes para sacar provecho a su potencia y a su buen hacer cerca de la portería rival. Ser el recambio natural del argentino, ese jugador revulsivo que sea capaz de cambiar las cosas, algo que, sin duda, le vendrá de perlas a la UD.

Loïc amplía las posibilidades sin necesidad de cambio.

Pero claro, Rémy no es solo un delantero al uso, sino que es capaz de moverse por todo el frente de ataque, lo que supone una tercera opción para Manolo Márquez en su plan de ataque. Quizás no como constante, pero sí como alternativa para determinados contextos, y es que Loïc puede recalar en el perfil zurdo del 4-3-3 dejando así la punta de lanza a Calleri, eso sí, en detrimento de alguna pieza diferente en cuanto a plan táctico, ya sea Tana, Momo o Alen Halivovic. Al final, el francés se puede convertir en ese factor sorpresa, esa pieza distinta y particular que gire un guión en contra.

Imagen: Web UD Las Palmas

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *