Entrevista José David López (I)

Jose David LopezInauguramos nuestra sección de entrevistas en BP con el gran José David López, comentarista de fútbol internacional en Televisión Española y director del medio digital El Enganche, así como de su radio, que forma parte del grupo de SpainMedia Radio, entre otras muchas labores, con especial presencia en latinoamérica donde desarrolla completísimos reportajes de fútbol por todo el mundo.

Con él damos inicio a una sección donde entrevistaremos a aquellos periodistas más representativos de ese periodismo deportivo que tanto demandamos, el buen periodismo. Siempre con una estructura definida, les haremos siempre las mismas siete preguntas a todos ellos dándonos la oportunidad de conocer su relación con el fútbol en profundidad, cerrando nuestro particular “once” de preguntas con otras cuatro más relacionadas con sus proyectos y su desarrollo profesional.

Os dejamos ya con la primera de -esperamos- las muchas entrevistas que estén por venir.

Cita uno o dos futbolistas que fueran tu ídolo de la infancia.

Mi ídolo de infancia absoluto es Roberto Baggio. El enganche de mis primeros años de sentir el fútbol como algo que era especial. Y sabes que esa primera impresión es única. Siempre recuerdo que, cuando yo tenía 6 años, se disputaba el Mundial de Italia ’90 y allí se produjo uno de mis primeros recuerdos de haber visto y disfrutado fútbol. Jugaba Italia ante Austria. Y aluciné con el italiano, el que más elegancia, talento y affaire tenía, porque ya por entonces disfrutaba de aquella melena extrañamente trabajada cada previa de partido. Lo tenía todo para los ojos de aquél niño que, en la distancia, acababa de ganar para su causa de por vida. Evidentemente, todo lo que tiene que ver con la palabra el Enganche que representa tanto para mi, se debe a Baggio. Al que, por cierto, he intentado entrevistar varias veces y nunca pude.

Desde ahí, por esa capacidad diferencial y de ser verdaderamente quienes ponían los toques creativos al fútbol, me enamoré de muchos enganches.

Cita algún periodista que tomes como referencia por su trabajo.

Aunque se comenta muchas veces que el periodismo deportivo está en muy mal momento, hay que profundizar en por qué. No es, ni de lejos, porque no haya grandes periodistas, que los hay como nunca posiblemente, sino que los medios están dirigidos por empresarios y no por verdaderos periodistas que entienden esto como una vocación, como ese mosquito que te pica desde niño y nunca más puedes liberarte de tal veneno. Además, los medios están muy exigidos en cuanto a necesidad de tener audiencias, de lograr inversores o patrocinios… y todo ello acaba mermando la calidad y diferenciabilidad del periodismo deportivo. Y eso hace que aparezcan formatos de diferentes naturalezas, costos, profesionales… Pero hoy hay más opciones que nunca y hay que saber escoger, porque quien dice que no hay periodismo deportivo que le guste, es porque no busca lo suficiente. Llevo toda mi vida intentando aportar en esa línea y me duele que se critique por desconocimiento o porque, desde luego, en España hay quien comenta que el periodismo deportivo es muy malo y cuando le pones proyectos diferenciales y de calidad, lo critica porque es de pago, porque hay que abonarse, porque requiere suscripción… El negocio en torno al periodismo no permite subsistir a gran nivel.

Periodistas que, por su capacidad o destreza, me han supuesto un aprendizaje o que verdaderamente tome como referencia… muchos. Y menos mal. Julio Maldonado fue el primero porque mi naturaleza es periodista de fútbol internacional. Le tengo cariño, hemos trabajado juntos alguna vez, he grabado reportajes para su programa… un placer. Cuando ya me introduje en medios más a fondo, son grandes profesionales Dani Garrido (director de Carrusel Deportivo de la Cadena SER), que es amigo de todos por su naturalidad y capacidad de manejar todo tipo de situaciones que, al final, le dan un toque único a su trabajo. Con mis amigos Guille Uzquiano y Gaby Ruiz (Movistar), que aprendí mucho de cómo amar a fondo esto que tanto nos gusta y con Martin Ainstein (ESPN), que para mi, es el mejor desarrollador de reportajes de fútbol y es de quien más aprendí hasta la fecha.

¿Cuál crees que fue el punto de inflexión en tu carrera como periodista?

Desde siempre tuve claro que quería ser periodista y siempre tuve devoción absoluta por el fútbol internacional, porque me parecía diferente, porque solo conocías si investigabas y porque era parte de cultura futbolística que muy pocos iban a poder conocer. Siempre me gustó eso, por lo que no tuve un día claro en el que decidí dedicarme a esto, simplemente estaba preparándome para ello desde muy pequeño. Sí recuerdo como algo increíble en mi vida el día que, con 15-16 años, logré ahorrar lo suficiente -era camarero de bodas los fines de semana desde muy joven para poder costearme mis cosas- como para comprarme una antena parabólica motorizada, del diámetro suficiente, con acceso a los satélites suficientes y con el equipamiento suficiente, para ver todo el fútbol del mundo. Desde Madrid, un búlgaro especialista en esto, me la adaptó a mi piso y mi parabólica pasó a ser la más grande de toda mi comunidad de vecinos, que se preguntaban para qué narices quería un niño todo aquello. Yo no quería la PlayStation o la Wii, sino que ahorré para comprarme mi propia antena. Aquello era mi sueño y mi diversión, lo que daba forma a mi sueño de poder ser periodista de fútbol internacional algún día. Cualquier liga, cualquier torneo, cualquier campeonato… todo. Llevaba años aprendiendo sobre satélites, de frecuencias, de feeds (señales libres), de plataformas extranjeras que podía adquirir con esa parabólica para ver todo… Y desde aquel día, junto a un disco duro grabador y miles de DVDs, todo tomó forma profesional cuando aún ni había ganado un euro con ello. Después, estudié y me preparé a conciencia hasta que llegaron las primeras opciones laborales. Por tanto, aquello pudo ser el punto de inflexión para empezar a dar forma a todo lo que tenía en mi cabeza. Ya de manera profesional, tras cubrir dos Eurocopas -las dos que ganamos, 2008 y 2012- donde fui en directo con España en Austria primero y en Polonia-Ucrania después, el momento clave me llegó cuando, debido a las historias de fútbol que contaban en mi web, ElEnganche, llegó Martin Ainstein, de ESPN, para ficharme para su programa de reportajes de fútbol (Destino Fútbol) donde querían un perfil de alguien que, sobre todo, conociera historias únicas, originales y de impacto… Como antes dije, la clave está en saber gestionar todos los conocimientos de ver, leer, estudiar fútbol… en los formatos periodísticos. Esta oportunidad era hacer reportajes de tv nada menos y tuve al mejor profesor posible. Insisto, ya llevaba muchos años trabajando en webs, radio y hasta cubriendo grandes torneos internacionales, pero aprender de tv, de reportajes, de producción, para una empresa como ESPN y este tipo de reportajes (para los que no lo conozcan, Destino Fútbol es como Informe Robinson en España) para mi fue brutal. Aprendizaje extremo, presión, exigencia… pero utilidad máxima para mi carrera. Gracias eternas a Martin Ainstein. Él lo sabe porque, con los años, se lo agradecí personalmente. Un maestro de esta profesión.

¿Jugaste al fútbol en algún club? Si es así, como se suele decir, ¿tenías madera?

Yo jugaba al fútbol desde pequeño, y llegué a jugar incluso con la selección de Castilla La Mancha campeonatos de fútbol sala, fútbol 7 y fútbol 11, por Europa y, como no, era ‘enganche’, claro. Cuando aquél sueño se topó con algún problema de salud tuve que echarme a un lado y manejar la idea de ser periodista deportivo.

¿Eres más de fútbol moderno o vintage?

Creo que no hay nadie en el mundo que, ya con una edad suficiente como para haber disfrutado el fútbol cuando era joven, pueda responder que el fútbol actual le atrapa más que el de su época. Y se debe, sobre todo, a un asunto de emociones y sensaciones que, cuando eres un niño y el fútbol te pica como ese veneno imposible de eliminar del cuerpo de por vida, son insuperables y que jamás se volverán a repetir. Por ello, siempre miramos atrás y nos parece mejor. Probablemente lo era. Probablemente no lo era. Pero seguro que cada uno siente como suyo la etapa de niño y en eso, sea cual sea tu equipo, tu país o el partido que más te gusta… siempre pesa doblemente lo vivido entonces. Deportivamente, creo que la evolución del fútbol lo hace ahora más precavido que nunca para un 90% de los clubes y más exigente que nunca para el 10% restante. Los que no forman parte de esa minoría, son porque están a merced de ellos y, por tanto, ni pueden buscarles soluciones para dar la vuelta a la situación, ni probablemente se les permitiría hacerlo, pues entrarían en escena los hilos externos al terreno de juego donde la grandeza económica de los clubes, es lo que verdaderamente impera. Ahí es donde se ha perdido el origen del fútbol que, aunque mucha veces lo olvidemos, se creó como deporte para competir y disfrutar entre aquellos que querían sentirse representados por unos valores, sentimientos o premisas, algo que hoy parece algo secundario y que se tacha de romántico de manera despectiva, como si realmente las metas del fútbol debieran ser diferentes a aquellas. Que ese pensamiento se haya extendido es lo que ha facilitado que, hoy más que nunca, el fútbol sea dominado por 6-7 equipos de Europa y no haya prácticamente ninguna posibilidad de revertirlo, sino de ver cómo año a año, la distancia entre ellos y el resto es mayor. Para mí, y para los que queremos el fútbol como valores y competitividad entre ese ADN simbólico, es una lástima. Para otra gran mayoría, sobre todo los más jóvenes, esas palabras de sentirse vinculados a algo, no son parte del fútbol porque nacieron en otra etapa donde su peso es ínfimo. Y no vamos a mejorar en ese sentido…

Nombra un partido que tengas grabado en la retina y por qué.

Esta es una de las preguntas más difíciles. Es como la de cuál es tu película favorita. Hay decenas de partidos que representaron mucho para mí, que creo que marcan la pauta para conocer la historia del fútbol o que, siendo absolutamente intrascendentes, son una diversión máxima. Te pongo ejemplos de cada cosa. El que más me marcó a mí, probablemente el primero que mi cerebro es capaz de recordar, el que mi memoria me dice que fue el primero que yo vi, un Rumania-URSS del Mundial 1990 con doblete de Lacatus que, desde aquél día, pasó a ser mi jugador fetiche y el que me regaló la posibilidad de contar esta historia. Claves en la historia del fútbol, el Brasil-Italia del Mundial 70 o el Alemania-Francia del Mundial 82. Y de aquellos que no representan nada en el fútbol pero que son increíblemente enigmáticos por lo que ocurre… me tocó comentar en TV el Curzon – AFC Wimbledon este año y es increíble.

¿Hay algún segundo deporte que sigas atentamente al margen del fútbol?

Como periodista que eres, se da por sentado que te gustan los deportes y en mi caso, el 90% de mi vida gira en torno al fútbol, pero cuando no es así, me da para enterarme absolutamente de cómo van todos los demás deportes más o menos conocidos (y algunos no tan conocidos). En tu día a día, acabas sabiendo cómo va la NBA, la Liga Endesa, la F1, el Mundial de Moto GP o el tenis… sinceramente, siempre digo que un periodista lo es 24 horas al día y en preguntas así, es cuando más se aprecia.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *