Illarra, líder de un flamante colíder

Tras la disputa de tres jornadas del campeonato ligero podemos ir vislumbrando que equipos se han preparado mejor o peor para la presente temporada, cuales se han reforzado de manera acertada y cuales no lo han hecho y, por supuesto, que conjuntos se han adaptado -en mayor o menor medida- a las ideas de sus respectivos entrenadores.

Uno de los clubes que mejores sensaciones nos esta dejando en este inicio de campaña -sino el que más- es la Real Sociedad de Eusebio Sacristán, quien tras haber concluido tres jornadas de Liga comparte liderato con el Fútbol Club Barcelona de Ernesto Valverde. El conjunto Txuri-Urdin está consiguiendo dar continuidad a un proyecto solido y asentado, que se basa en una fuerte apuesta por los jóvenes talentos de su escuela y que ha logrado conservar a jugadores muy importantes que conforman la columna vertebral del equipo.

Asier Illarramendi es, probablemente, el más importante de estos jugadores puesto que se ha erigido como una pieza diferencial en el esquema de Eusebio cogiendo galones y asumiendo la responsabilidad de ser quien distribuya el juego del conjunto donostiarra. Lo realmente sorprendente es el protagonismo que tiene Illara en el apartado ofensivo de su equipo, ya que suele actuar de pivote defensivo, cuya función principal es sujetar el centro del campo para dar libertad a los dos interiores, que normalmente son Xabi Prieto y Zurutuza. Sin embargo, el centrocampista español esta siendo capaz de todo; primero de robar, organizar y llevar la batuta del juego realista y, después, de incorporarse al ataque en momentos puntuales del partido en los que el equipo se gusta y el medio centro disfruta aportando llegada, calidad e incluso gol, como ya vimos el pasado domingo ante el Deportivo de la Coruña.

En este último encuentro, Illarramendi dio un autentico recital de fútbol con el balón en sus pies, demostrando que es uno de los mejores peloteros que tiene nuestra Liga. El equipo consiguió tres puntos muy valiosos en su visita a Riazor y gran parte de culpa la tiene Illarra, quien maravilló a todos marcando dos golazos y cuajando un partido sobresaliente.

El buen momento que atraviesan tanto equipo como jugador no es ninguna coincidencia, pues el juego realista pasa -habitualmente- por un gran estado de forma del jugador de Motrico, por el cual fluyen casi todos los balones del equipo en la elaboración del juego. El gran estado de forma de Illarramendi no ha pasado desapercibido para Julen Lopetegui, quien sigue de cerca los pasos del crack realista, al que seguramente tenga muy en cuenta -jugando a este nivel- para el próximo Mundial de Rusia.

Illarra, a sus 27 años, vive su segunda etapa como jugador de la Real Sociedad tras no haber cuajado en el siempre exigente Real Madrid. El guipuzcoano fichó en el verano de 2013 por el conjunto blanco, quien pagó cerca de 40M€ para hacerse con sus servicios. Lo cierto es que nunca llego a adaptarse a la disciplina del equipo, -entonces entrenado por Carlo Ancelotti- unas veces por falta de oportunidades y otras por no saber aprovechar estas mismas. El jugador realista necesitaba continuidad y volver a sentirse importante, es por ello que tras 2 temporadas vestido de blanco, Illarramendi decidió volver a la que siempre ha sido su casa, la Real Sociedad. Fue la mejor decisión posible y salieron ganando ambas partes, tanto club como jugador.

A día de hoy, Illarramendi acaba de empezar su tercera temporada tras su vuelta al conjunto de Anoeta y es, además de uno de los capitanes del equipo, el jugador franquicia de esta Real Sociedad. Una Real Sociedad, que al igual que Illarramendi parece no tener límites.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *