Suárez y su relación con Messi: El defecto en el modelo Valverde

Apenas llevamos un mes como espectadores de este Barcelona con Ernesto Valverde al mando, pero el Txingurri ya nos ha enseñado algunos detalles del camino que tomarán los catalanes. Esta nueva versión de Lionel Messi como falso 9 ha sido el epicentro del fútbol culé que ha traído una serie de efectos secundarios, tanto positivos como negativos. Por un lado está el darle protagonismo con balón a Rakitic, el alzar la figura de Sergio Busquets y el alejar de la base de la jugada al mismo Messi para acercarlo a portería rival; mientras que por el otro lado, está el relegar a Luis Suárez como extremo izquierdo, o al menos escorarlo hacia ese carril, separándolo de la zona donde mayor peligro genera.

Mientras Messi se acerca al gol, Luis Suárez se aleja del mismo.

El partido en Champions contra la Juventus, a pesar de ser en pleno septiembre y contra unos bianconeros con numerosas bajas muy sensibles, ofrecía una verdadera prueba al nuevo rol de Suárez. El primer tiempo del uruguayo estuvo marcado por errores individuales pero sobre todo, por apenas tener la oportunidad de disparar a portería contraria e incluso, en una segunda parte donde el Barca disfrutó de más espacios y por lo tanto mayor verticalidad, solamente consiguió disparar en una ocasión.

El mayor peligro generado por el charrúa fue a la hora de fijar rivales, en atraer la atención y la marca de Barzagli o De Sciglio solamente por ser Luis Suárez y permitirle a Jordi Alba llegar en vez de estar, ser vertical en vez de horizontal, a la vez del ya comentado acercamiento de Messi a la finalización antes que a la creación. Y ahí es donde radica el problema para Valverde; actualmente el rendimiento de Suárez es inversamente proporcional a la del astro argentino. Para nada es casualidad que la mala noche de uno haya coincidido con la brillante actuación del otro. Y esto empieza a ser sintomático en un equipo que necesita la pegada de ambos por su gran compenetración mientras esperan a la adaptación del eléctrico Dembélé.

6 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *