Real Sociedad vs Real Madrid: Un filme con reparto coral

La Real Sociedad de Eusebio es un equipo, como diría Guardiola, “egoísta”: gustan de tener el balón, que sea solamente suyo y de nadie más. Sin embargo, el Real Madrid no es un equipo al cual se le pueda competir por ser el dueño de la redonda. El tener a Isco y Luka Modric en la cancha aseguraba que la pelota pasaría por sus pies y los merengues serían los protagonistas del encuentro. Además, con un Marco Asensio que partía de banda izquierda pero se mantenía en constante movilidad, que hacía todo lo posible por acercarse al español y al croata, le facilitaba el trabajo a un jugador en particular: Theo Hernández. El joven lateral, pobre técnicamente pero poderoso físicamente, no tenía la obligación de asociarse por su costado porque eso ya lo hacían los tres cracks en el centro del campo; en vez de eso, podía limitarse a dar amplitud y participar únicamente cuando fuera requerido. Así es como se potenció al francés, liberándole de trabajo con balón para otorgarle espacios que pudiera explotar.

El Madrid planteó un contexto perfecto para Theo, pero le surgió un enemigo en su camino: Odriozola.

Sin embargo, la primera mitad de este partido debe ser recordado por otro joven lateral que jugaba en el mismo costado: Álvaro Odriozola. En un juego muy gris de la Real Sociedad, el español logró convertirse en el jugador diferencial e incluso dar la asistencia para el gol del empate, era el único que generaba peligro real para los de Anoeta en los primeros cuarenta y cinco minutos.

En la segunda mitad, el nombre de los protagonistas cambió. Así como la magia de Isco, Asensio y Modric fue la responsable de arrebatarle las posesiones de balón a los txuri-urdin, Carlos Vela  fue quien las recuperó pero, sobre todo, las extendió y las mejoró; supo darle sentido a cada ocasión de la Real Sociedad. Cada vez atacaban y combinaban de mejor manera y si no lograron llevarse el marcador, fue por las grandes individualidades a las que se enfrentaba. Un partido donde ambos equipos midieron sus fuerzas y donde el más certero acabó llevándose el premio de la victoria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *