Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

El despertar definitivo

Ha pasado mucho tiempo desde aquel gol ante el Valladolid. Con 16 años, Iker Muniain se convirtió en el jugador más joven en marcar un gol en Primera División. Desde entonces, al todavía adolescente jugador se le otorgó el papel de una joven promesa sin techo. Pese a su indiscutible calidad, Iker terminó jugando -casi- indefinidamente con la Selección Sub-21. Muniain se convirtió en el joven más viejo del mundo. Pero a día de hoy, solo tiene 24 años. Parecía que se había estancado, que no había terminado de explotar todo lo que se esperaba. Y después, la lesión de rodilla.

Muniain es un jugador de presente, más que de futuro.

Sin embargo, lejos de ser una promesa, Muniain es una realidad. Se ha quitado la piel de esa promesa que aspira a estar entre los mejores del mundo para convertirse en un jugador de soluciones. Ya no es ese atacante puramente de banda, desequilibrante. Es mucho más. El león ha ido modulándose hacia un jugador más interior, incluso mediapunta. No es solamente una opción de banda, un punto de fuga en el que desencallar partidos, sino que es un jugador capaz de llevar el ritmo de los mismos. Muniain ejerce prácticamente de mediapunta, de creador. Es un necesario del Athletic en el centro del campo para empezar a madurar la jugada. Una jugada que anteriormente acababa -con mucha asiduidad- en la cabeza de Aduriz. Sin embargo, pese a que puede no parecerlo, los años también pasan para Aritz. Y es por eso que tanto Muniain como Iñaki Williams tienen que ir cogiendo más peso, tanto jerárquico como a nivel de juego.

Su pausada reconversión puede convertirle en el mejor fichaje.

No obstante, el Athletic queda huérfano de peligro en banda izquierda. Con un Iker interior, Balenziaga no crea el peligro suficiente. No es un lateral muy vertical, sino más bien conservador. Un mundo diferente a la verticalidad y velocidad de la banda opuesta, con De Marcos e Iñaki Williams. Aunque no es un factor plenamente negativo, ya que siempre puede ayudar a aportar equilibrio a la defensa.

Beñat ha pasado de tener una opción, a tener un socio. Un hombre más cerca de él, capaz de ayudar en la creación de la jugada, o bien, de recibir más adelante para dar ese último pase. Ante las dudas que ha habido sobre la dificultad de fichar para el Athletic, Muniain puede convertirse en su mejor fichaje. Ya empezó a cambiar su juego a principios del nuevo año y el inicio de esta nueva campaña ha sido culminante para comprobar qué es -o más bien, quién es- el ‘nuevo’ Muniain. Porque al fin y al cabo, no deja de ser un jugador joven, pese a los muchos años que lleva en el fútbol profesional. Iker se convertirá en un jugador más determinante como mediapunta que como extremo. Ganará en participación, en el desarrollo del juego. Y también ganarán el Athletic y Ziganda. El joven más viejo del mundo será clave en el desarrollo del juego del equipo a lo largo de una temporada en la que los de Bilbao querrán volver a luchar por -y para entrar en- Europa.

2 COMENTARIOS

¿Algo que añadir?