Paco Alcácer y su doble función

Paco Alcácer aprovechó su oportunidad del pasado sábado en el Camp Nou frente al Sevilla anotando su segundo doblete desde que viste la camiseta blaugrana. No fue sin embargo una noche habitual dentro del juego que suele desarrollar el delantero valenciano. Ni tampoco cualquier delantero. Ya sabemos que el Barça es un conjunto disciplinado en defensa, pero que en ataque muestra una versatilidad inusual incluso entre los equipos de primer nivel.

En la formación ofensiva, Paco Alcácer se mostraba muy cómodo por ocupar una posición conocida para él. Con Luis Suárez como acompañante, el Barcelona formaba una doble punta cuando poseía el balón, dando la total libertad a Messi más característica de años anteriores. Con el argentino bajando varios metros a recibir y organizar, dejando el carril diestro para un siempre voluntarioso Semedo, la disposición en ataque era siempre clara: Piqué y Umtiti cerrando, dos carrileros actuando como extremos puros y dos puntas arriba para el remate mientras el rombo formado por Busquets, Iniesta, Rakitic y Messi organizaban el juego. Sin embargo en defensa no era así. El equipo en repliegue formaba un clarividente 4-4-2 en el que Paco Alcácer se situaba como hombre de banda derecha mientras que Andrés se escoraba hacia la izquierda.

Un mismo jugador, dos posiciones diferentes en un mismo partido. Y no es la primera vez

Recuerda esta polivalencia en el esquema según el equipo esté atacando o defendiendo a la etapa Luis Enrique, cuando en dibujos muy diferenciados conseguía que Sergi Roberto fuera el carrilero derecho a la vez que el interior de ese mismo perfil según discurriera la jugada. Esta labor, como la que “sufrió” Alcácer el pasado sábado, es muy sacrificada y exige un esfuerzo extra al jugador que termina pasando factura. Pudimos ver al bueno del delantero valenciano recorriendo muchos metros hacia atrás para poder ocupar su espacio en transición defensiva cada vez que el Barcelona perdía el balón en campo rival. Por ello se entiende que ante tal desgaste Alcácer no aguantase los noventa minutos sobre el césped, pero en la poco más de una hora que estuvo sobre el terreno de juego le dio tiempo para mucho más que defender.

A pesar de tener más tareas encomendadas de lo habitual, Alcácer volvió a mostrar sus mejores virtudes en el área

Si algo caracterizaba al mejor Alcácer de la época del Valencia era su definición. Y más concretamente su definición al primer toque. Pero además Paco posee otras características que le acercan a ser un delantero mucho más completo que un mero rematador, y frente al Sevilla fue capaz de mostrar esas facetas. Los movimientos siempre generosos -tanto en defensa como los ya mencionados, así como en ataque- permitían abrir espacios y arrastrar defensores abriendo paso a un Leo Messi imparable en conducción. Tanto el astro argentino como Luis Suárez agradecieron las diagonales y el pensamiento en el colectivo de un Paco Alcácer muy difícil de seguir en el marcaje individual. Precisamente en un movimiento de ruptura llega el primer gol del ex del Valencia, ganando la espalda a Escudero y batiendo con gran acierto a David Soria. Si bien en esta jugada combinó sus dos mejores cualidades, no lo fue menos en el segundo cuando, incrustado entre centrales y sin tener la posición ganada, pidió un centro al espacio para atacar el primer palo y definir con un solo toque. Dos goles que reflejan fielmente lo que es Paco Alcácer, aunque su partido fue un derroche en todas las facetas del juego.

En palabras de Valverde, Alcácer no se ha recuperado para la causa, ya que nunca sintió que estuviera fuera de sus planes, pero está claro que con actuaciones como la pasada frente al Sevilla, por su atino goleador así como por su esfuerzo y trabajo defensivo, Paco oposita firmemente a ser un revulsivo de garantías que sea capaz de solventar partidos difíciles ante la talla de equipos como todo un Sevilla.

2 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *