Pedro León es el problema del Eibar

El Eibar de José Luis Mendilibar poseía unas características propias intrínsecas al estilo del mismo técnico. Implantó un modelo de juego que encajaba a la perfección con la filosofía armera y con su escenario; Ipurua. Incluso también con la mentalidad de su aficionado y el entorno social que rodea a ese carismático club incrustado entre las montañas de la industrial ciudad de Eibar. Un ambiente ideal para desarrollar un fútbol que entremezcla el juego de antaño con el más actual.

El técnico vizcaíno acostumbra a formar un bloque sólido y compacto con diversas premisas que conducen a esto: una defensa adelantada que también propicia una presión elevada en campo rival. Un conjunto realizando este ejercicio de presión por todo el verde, una actuación que supone mucho desgaste pero que a su vez permite aumentar la probabilidad de éxito de recuperar el balón en la mitad contraria y así tener una cantidad de metros ganados que facilitan la generación de ocasiones de peligro. Para ello el conjunto eibarrés siempre dispuso de hombres rápidos y con buen pie en los costados, ya que muchas de las opciones de gol de los armeros pasaban por el centro lateral y el juego directo, ya fuese recuperando el balón arriba o cuando jugaba desde atrás. En este contexto hombres como Keko en su momento o Inui, con mayor protagonismo esta temporada, brillaban con luz propia para asistir a una dupla de puntas que se beneficiaba sobre manera de este estilo de juego. Y es que el delantero del Eibar es una figura que ha estado ligada al gol y que han dado un gran rendimiento desde que los vascos desembarcaron en Primera Divisón. Sin embargo su mejor hombre, la pieza clave que daba sentido a todo, partió desde el carril diestro, pero teniendo un perfil muy diferente al de cualquier extremo habitual o ya mencionado.

Pedro León no cumple con el prototipo de extremo al uso, pero si es el protagonista con balón, su equipo se mueve al compás que marque desde la banda.

Sí, estamos hablando de Pedro León. El jugador murciano siempre fue un jugador de banda atípico, más aún con el paso de los años. Un hombre con un pie derecho formidable, capaz de dar el balón allá donde su mente quisiera. Una mente muy despejada además, que le permite leer el fútbol mucho antes que la gran mayoría de sus rivales. Es un buen regateador, técnico con el balón en los pies, aunque no cuenta con gran desborde, pues la punta de velocidad no es su fuerte. Es por ello que el ritmo del Eibar con su llegada cambió drásticamente. El juego directo y veloz que se practicaba en Ipurua pasó a ser más pausado, calmado y reflexivo. El balón también podía rodar por abajo y tenían la capacidad de combinar el pase largo al espacio con el juego al pie. Y en esto Pedro León es un experto. Cambió todo en Eibar, se postró como el centro de su fútbol, pero sin él, todo ha vuelto a virar a un punto de dudas y muchas sombras.

A su capacidad para cambiar el fútbol del Eibar, hay que sumarle los grandes números en el aspecto goleador: 10 goles y 5 asistencias la temporada pasada en Liga.

El mercado de fichajes de 2017 no deparó grandes aventuras para el conjunto armero, ya sabedor de la larga lesión de su pieza clave -aunque más de lo que esperaban-, con apenas cambios de hombre por hombre, sobre todo en la parcela defensiva. Sin sobresaltos. Y sin embargo, donde el equipo es bastante similar al de la pasada campaña, es donde más se está notando que la cosa no funciona. El juego ya no fluye igual, sobre todo por la poca claridad de ideas en medio del campo. No son capaces de conectar con los delanteros y al final, unos pocos chispazos de Joan Jordán y de Takashi Inui son los que pueden generar algo de peligro, algo que no es suficiente para el conjunto armero. Su temporada está siendo errática a pesar de que los cambios no han sido destacables, pero esto es lo que puede pasar cuando fías todo el fútbol en las botas de un hombre que, a punto de recuperarse, se ha confirmado que estará de baja, de nuevo, tres meses más. El Eibar está en problemas, pero el mayor de todos es no poder contar con Pedro León, como mínimo, hasta el mes de febrero.

3 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *