Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Estar y no estar

Es evidente que Antoine Griezmann no está en su mejor momento de forma. No solo por los números, su sequía goleadora, también por su rendimiento sobre el terreno de juego. Hay dos factores que repercuten, recaen, sobre el jugador francés. Y no por ello son factores aislados. En primer lugar, el evidente bajo estado de forma. Y, en segundo, un aspecto psicológico que le deteriora y le influye en muchos sentidos.

Griezmann llegó a la cima, ¿podrá mantenerse?

“Yo te cuento lo que siento y he vivido de chico. A mi me enseñaron que los de mi familia, hasta el día que son de mi familia, a muerte con ellos. Y no voy a cambiar«, comentó el Cholo Simeone sobre Griezmann. El francés es uno más de la familia hasta que éste quiera irse a otra. Pero vayamos al principio. El delantero llegó procedente de la Real Sociedad por unos €30M siendo un jugador desequilibrante, capaz de marcar la diferencia. Con el paso de los años, ha acrecentado sus puntos fuertes y, en la medida de lo posible, ha minimizado los débiles. Desde 2014 ha ido mejorando exponencialmente, hasta el punto que llegó a ser finalista del Balón de Oro, solo por detrás de Cristiano Ronaldo y Leo Messi. Griezmann llegó a codearse con los mejores. Hay un dicho que comenta que lo difícil no es llegar, sino mantenerse. No hay ninguna duda de que el francés ha llegado, pero ¿conseguirá mantenerse? ¿Qué es lo que hace que dudemos de ello? El pasado verano, los rumores de que su futuro no estaba en Madrid eran noticia día tras día. Sonó para el Manchester United, pero el ‘Principito’ se quedó. Ahora, suena para el Barcelona. Clubes que sin duda le presentan proyectos y posibilidades de títulos muy estimulantes. Y el aspecto mental, el haberse visto capaz de jugar en estos equipos, puede haberle afectado psicológicamente. Desmotivación.

El regreso de Diego Costa puede condicionarle positivamente

No obstante, a todo lo extradeportivo se le añade que no estamos viendo al jugador que conocemos, Griezmann no está cómodo. El francés ha rebajado sus cifras goleadoras este año y ha tenido un impacto directo en los resultados del Atlético. De alguna forma, está siendo sacrificado. Pero sacrificar a tu jugador más determinante -obviamente- puede tener consecuencias negativas. El Cholo sacó en el derbi ante el Real Madrid a Gabi, Thomas y Koke, con éste último por delante de los dos mediocentros. El Atlético empezó apretando muy arriba y, con el balón, Griezmann se establecía como punta. Pero el francés apenas influyó en el juego rojibanco. Algo que está siendo una constante en lo que va de temporada. El hecho de jugar sin hombres puros de banda a partir del centro del campo, implica que el equipo rival defiende compacto, maximizando su atención en el carril central. Ángel Correa ha madurado en la interpretación del juego y sabe cuándo descolgarse de la delantera, acelerar el partido y girarse para aprovechar la velocidad. Sin embargo, cuando el argentino baja a recibir, Griezmann queda como único punta. Entre centrales y en una zona reducida para su movilidad, el francés pierde tangibles que aportar al equipo. Aunque, con el regreso de Diego Costa en enero, el contexto puede cambiar. Un delantero capaz de fijar a los centrales y dejar en el francés más metros de repercusión en la mediapunta, para convertirse en un jugador fundamental de nuevo, en alguien necesario en el último eslabón de la creación.

El Atlético basado en la estructuración defensiva, el repliegue y la contención consiguió alzarse con el título liguero y llegar a  dos finales de Champions. Simeone ha intentado variar el discurso del equipo, tratando de imprimir un estilo de juego perceptiblemente distinto. Cuidar algo más el balón, utilizar la posesión de balón… y para ello Griezmann debe ser importante. Si el francés quiere realmente seguir en el Wanda Metropolitano, debe ir cogiendo las riendas de los líderes Godín, Gabi o Juanfran para seguir creciendo personalmente y hacer crecer también a sus compañeros. Porque aunque el sistema pueda reducir su impacto en el juego, no estamos viendo al Antoine que conocemos. Griezmann está sin estar, y esa versión no le vale a su equipo. Pero es capaz de volver, y lo acabará haciendo.

¿Algo que añadir?