Santi Mina, el asesino silencioso

Los años hacen madurar a las personas, y Santi Mina es un claro ejemplo de ello. Atrás queda el alocado jugador que, en temporadas anteriores, fue más conocido por sus escándalos extradeportivos que por sus buenas actuaciones en el terreno de juego. En la presente campaña y de la mano de su nuevo técnico, el experimentado Marcelino García Toral, el olívico ha dado un giro de 180º a su carrera en el que, aceptando un rol secundario, está aportando a su equipo más que en ningún otro momento de su aún corta trayectoria.

Santi Mina ha madurado progresivamente desde su llegada a la capital del Turia y Marcelino tiene gran culpa de ello.

El gran estado de forma de compañeros con los que comparte una posición similar en el campo como es el caso de Simone Zaza, Rodrigo Moreno o Gonçalo Guedes, no ha evitado que el joven gallego esté cuajando una excelente campaña en la que, mucho más allá de las clásicas estadísticas de implicación directa en goles, está destacando sobre todo en eficacia. Prácticamente todas sus acciones son positivas para el conjunto ché.

El que fuera canterano del Celta de Vigo ha conseguido anotar once goles en 25 partidos (12 de ellos de titular, precisamente), unas estadísticas que apenas llaman la atención si no nos encargamos de seguir indagando. Y es que el promedio goleador de Santi Mina durante este curso es de un gol cada 108 minutos y prácticamente cada dos lanzamientos a puerta.

El promedio goleador de Santi Mina le permite pasar de ser uno de los revulsivos de mayores garantías en La Liga a una realidad como titular.

Pero ahí no acaban sus grandes números, pues el internacional sub-21 con España viene pisando fuerte. Si su promedio goleador es digno de grandes anotadores prácticamente anotando un gol por partido; su ratio de tiros por gol es aún mejor si cabe, pues tan solo necesita cerca de tres disparos de media para enviar el balón al fondo de la red del arco rival.

Además de estar pasando por una gran racha la cual le está haciendo ver puerta como nunca antes desde que es profesional, también está siendo un gran activo a la hora de presionar la salida de balón rival y de la creación de juego de su propio equipo. Presiona y muerde en defensa, como si de un perro de presa se tratase; y en el apartado ofensivo, baja a recibir y se asocia a la perfección con sus compañeros. A los datos nos volvemos a remitir ya que un 7% de los pases realizados por los valencianos, son suyos.

Santi Mina ha cambiado tanto en lo personal como en lo profesional y no cabe duda alguna de que las cosas no le están yendo para nada mal. Si sigue por este camino veremos cuál puede ser su techo.

[Todo los datos vía Fútbol Avanzado.]

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *