El Eibar al ritmo de Alejo

el

Hace unas semanas hablábamos de la influencia y la importancia capital de Pedro León en un Eibar que rozaba el descenso y pasaba por un mal momento anímico y de fútbol. Desde entonces -cual talismán- el conjunto armero ha sumado 9 de los últimos 12 puntos, con una clara mejoría defensiva pero sobre todo ofensiva: tres goles en contra en esos cuatro partidos y diez a favor. Sin la pausa y el criterio de Pedro León, al Eibar le costaba mucho tener esa fluidez y claridad necesarias para hacer llegar el balón a su pareja de delanteros, pues la idea del 4-4-2 de Mendilibar es inamovible.

La banda derecha de Ipurua se ha convertido estos últimos años en el principal conductor de juego del conjunto eibarrés, aunque siempre con perfiles muy diferenciados. Primero fue Keko, el actual jugador del Málaga, el que comandaba los ataques armeros a través de su desborde y el característico centro y remate que tantos frutos dio al equipo de Mendilibar. Después llegó Pedro León en un estilo completamente diferente al madrileño, cambiando el ritmo de juego de un Eibar que daba continuidad a su sistema de juego y que apenas soportaba matices, más allá de lo que el propio murciano ofreció de diferente.

Tres jugadores diferentes en la misma banda en tres temporadas. Todos ellos a banda natural.

Este año con la prolongada e importante baja del murciano, el Eibar se mostró huérfano de ese jugador que le diese un toque diferencial, ya sea la pausa de Pedro León o el desequilibrio de Keko Gontán. Inui prácticamente era la única arma ofensiva con la capacidad suficiente para generar por sí mismo una jugada de ataque, todo mientras Joan Jordán y Sergi Enrich iban atinando su estado de forma. Sin embargo en las últimas jornadas, tras recuperarse de su lesión, Iván Alejo se ha hecho un hueco en el once de Mendilibar y, merecidamente, se ha convertido en el estandarte del juego eibarrés. Desde su regular participación en el equipo titular la dinámica del conjunto armero ha cambiado drásticamente. Ivi es un perfil de jugador mucho más cercano a Keko que a Pedro León, un extremo dinámico y con desborde que ataca muy bien los espacios, como se pudo ver en el segundo gol del Eibar frente al Espanyol en el que además demostró una gran capacidad para definir. Un jugador con capacidad para jugar al pie, con menos regate que Keko y menos técnica que Pedro León, pero con desborde y desparpajo suficientes para atraer marcas y generar ventajas.

El juego del Eibar se puede aproximar más a su esencia con el ex jugador del Alcorcón, puesto que su capacidad para centrar y su asociación con Capa está siendo un auténtico puñal de nuevo por la banda derecha de Ipurua. Una banda derecha ocupada siempre por jugadores diestros, a pie natural, algo característico del estilo de juego armero. La duda continúa siendo qué pasara cuando Mendilibar tenga todas sus piezas clave disponibles. Pedro León aún está lejos de recuperarse tras su recaída, pero sería muy difícil que perdiese el puesto como titular, a no ser que su nivel se resienta sobre manera tras una lesión tan grave, aunque la polivalencia de Alejo, que le permite jugar a pie cambiado por la banda izquierda con facilidad, es un añadido a tener en cuenta. Y no hay que olvidar la llegada de Orellana en enero, lo que añadirá esa calidad diferencial que aportaba Pedro León, un extremo más técnico que vertical, pero que contará con serias dificultades para encontrar hueco en el once, pues el 4-4-2 es innegociable y contando con la recuperación del murciano, cuatro nombres de alto nivel competirán por dos puestos. Ese bonito quebradero de cabeza que tendrá Mendilibar en unos últimos meses de competición que pueden ser fundamentales para las aspiraciones del Eibar.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *