Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Alcácer en el Barça de Suárez

Evidentemente, por trayectoria y potencial, no debemos entender la figura de Paco Alcácer como una de las piezas sobre las que deba girar el Barça de Ernesto Valverde. Sin embargo, el delantero valenciano sí le puede ser de utilidad al técnico para acompañar su proyecto, y de hecho, estamos viendo a un txingurri que regularmente le confía un puesto en el once con funciones muy concretas.

Alcácer puede tener su sitio en el Barça de Suárez y Messi

En el partido de ayer contra el Sporting de Portugal, Paco Alcácer jugó de inicio en el extremo izquierdo de un 4-3-3, junto a su, en teoría, principal rival para el puesto, Luis Suárez. Lejos de vislumbrarse incompatibilidad entre los dos puntas en un sistema así, vimos un Paco con las ideas claras sobre cómo aprovechar su momento y adecuar sus características al puesto que le asignó Valverde sobre el césped, siempre bajo la norma de una movilidad permanente. A pesar de no estar entre su abanico de principales virtudes, fue capaz de ofrecerse al medio campo para crear triángulos que facilitaran el avance de la posesión para establecerla en campo contrario. A partir de ahí, huye de la línea de cal para buscar el remate dentro del área, su acción más característica, resultando además un movimiento muy coherente tácticamente hablando debido a la profundidad que aportan los laterales izquierdos blaugrana; ayer en el caso de Digne pero habitualmente, y de forma más determinante, Jordi Alba.

De esta forma, el delantero valenciano carga el área junto a Suárez, dividiendo atenciones y facilitando por tanto que uno de los dos pueda llegar libre al remate. Un remate que probablemente sea distinto según lo realice el español o el uruguayo, siendo otra aportación interesante de Alcácer. Y es que el ex del Valencia marca goles diferentes a sus compañeros. Su remate al primer toque acudiendo al primer palo es único en su equipo e incluso en la competición habitual, lo que enriquece la gama de goles que puede marcar el Barça, tanto en tipo como en cantidad.

Quedando patente su aceptable complementariedad con Luis, sigue pendiente su conexión con Leo. Paco no realiza desmarques que llamen la atención de Messi, y tampoco le marca las paredes que el argentino demanda. Ayer, formando doble punta con el 10, Alcácer se mostró algo menos participativo y, sobre todo útil, en el momento en el que el astro argentino comenzó a aglutinar juego y el valenciano se quedó sin espacio.

 

¿Algo que añadir?