Kondogbia, el líder en la sombra

Cuando hablamos de los actuales líderes del Valencia, a todos se nos vienen a la cabeza nombres de jugones como Dani Parejo, Rodrigo Moreno, Simone Zaza o Gonçalo Guedes. El alto nivel que estos grandes jugadores están demostrando a lo largo de la presente campaña hace que frecuentemente olvidemos el nombre del mediocentro francés Geoffrey Kondogbia.

Kondogbia es muchas veces el más olvidado de todos los artífices de este gran Valencia. No obstante, es vital para su técnico.

Kondogbia llegó a la ciudad del Turia tras una mediocre etapa en un histórico del calcio como el Inter de Milán. En Italia no pudo demostrar todo el potencial que en su paso por Sevilla FC y AS Mónaco apuntó, por tanto, un proyecto como el que presentaba el Valencia CF, plagado de jugadores jóvenes con mucha hambre, era el ideal para que Geoffrey pudiera demostrar a toda Europa de lo que era capaz.

Lucha de principio a fin, corre y pelea cada balón como si fuese el último, participa activamente en la salida del balón, anota incluso goles decisivos y, sobre todo, se mantiene intenso durante los noventa minutos de partido. Es, sin duda alguna, el jugador ideal para el sistema de Marcelino García Toral.

El asturiano le mostró su total confianza desde su primera aparición oficial como jugador de la entidad valencianista y ya en su primer partido fue alineado en el once titular. En el segundo y frente a un rival de renombre como es el Real Madrid, demostró a todo el mundo una de sus principales virtudes: el liderazgo.

Una de las principales virtudes del francés es su alta capacidad de liderazgo, algo muy a tener en cuenta en los instantes decisivos de un partido.

El jugador nacido en la pequeña localidad francesa de Nemours no solo demostró sus dotes en el partido frente al vigente campeón de la UEFA Champions League, sino que ha conseguido jugar a un excelente nivel de juego semana a semana. En su último partido frente al Sevilla tuvo una actuación predominante. Dos asistencias, pases clave rompiendo líneas y, por supuesto, muy activo en una de sus especialidades: la omnipresencia defensiva en el centro del campo. De no estar Geoffrey Kondogbia sobre el césped, el resultado podría haber sido totalmente distinto.

El centrocampista originario de la República Centroafricana mantuvo un alto nivel durante todo el encuentro en ambas mitades del terreno de juego, tanto en defensa como en ataque. Cuando a todos sus compañeros les quemaba el esférico, él dio un paso al frente y se erigió como el principal líder del equipo. Pidió la pelota, la sacó jugada desde atrás y rompió líneas de presión sevillistas constantemente y con suma facilidad.

Kondogbia ya no es el que era, ahora es un jugador totalmente distinto y motivado. La ciudad de Valencia le ha sentado de maravilla y su permanencia en el club ché sería un total acierto tanto para el jugador, como sobre todo, para el club.

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *