Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

La magia de «O noso derbi»

¿Quién no se acuerda de las filigranas de Djalminha? ¿O de la clase del ‘Zar’ Mostovoi? ¿Os acordais de la elegancia en la figura de Fran? ¿O de los gambeteos eléctricos de Gustavo López por el costado izquierdo? Y qué me decís de Karpin, Mauro Silva, Bebeto, Berizzo, Silva, Tristán, Michel Salgado, Gudelj, Manuel Pablo, Giovanella, Donato, Revivo, Mazinho, Luque, Valerón, Catanha…

Dicen que Galicia es tierra de ‘meigas’ (brujas en castellano) y quien afirma eso no le falta razón. Además del poder mágico de su tierra y de sus gentes, hay algo que levanta los sentimientos más pasionales a lo largo y ancho de su territorio. Real Club Celta de Vigo y Deportivo de la Coruña no son los únicos equipos gallegos que juegan a esto del fútbol, pero sí que son los más representativos y la división entre unos y otros es clara.

El derbi gallego por excelencia, así lo podríamos denominar. Y ese recuerdo ‘vintage’ a jugadores que marcaron época en ambos conjuntos y en nuestra liga no hace más que reforzar esa parte de magia que se le despierta a cualquier celtista o deportivista en la fechas cercanas al partido.

Desde el norte hasta el sur las opiniones son muy variadas. Pero lo que sí es cierto es que el sentimiento no se negocia y que un gol ante el eterno rival es siempre motivo de gozo para unos y desgracia para otros. Pero… ¿y qué seríamos sin ese enemigo? Nada. Esa es la respuesta.

Como dice la campaña llevada a cabo en redes sociales ‘Imposible sen ti’ (Imposible sin ti) no somos nadie sin alguien que vea la vida de otra manera diferente a como la ve uno mismo. Sin alguien que cuando tú digas no, diga sí y viceversa, pero siempre de una manera respetuosa. Porque es lo bonito de los derbis y de los piques, ese plus de ser mejor en tu tierra pero siempre de modo honesto y con el máximo de los respetos.

Pues esa magia de la que hablábamos antes no solo se puede advertir en el verde de los campos gallegos o en el azul del profundo Atlántico, sino también en las medidas en las que se acoge un partido de fútbol. A lo largo de la historia de los derbis se ha podido detectar en los campos indicios de que una ‘meiga’ hechizó el verde del terreno de juego para hacer del espectáculo un hecho encantado.

En este caso los protagonistas tienen otros nombres y otros apellidos pero lo que es seguro es que lo vivirán con la misma intensidad que los de anteriores ocasiones. Iago Aspas, Lucas Pérez, Jonny, Mosquera, Hugo Mallo lo curioso es que ahora son gallegos, auténticos aficionados de cada equipo para el que juegan, por lo que las revoluciones son mucho mayores. Unos pensarán más en celeste y otros en la combinación de azul y blanco pero seguro que lo que todos quieren es una sola cosa: ganar.

REAL CLUB CELTA DE VIGO

El conjunto vigués, decimotercero en la clasificación de la Liga Santander, no llega en su mejor momento en cuanto a resultados se refiere. Las sensaciones de los jugadores dirigidos por Juan Carlos Unzué comenzaban a ser buenas tras el gran empate cosechado en el Camp Nou frente al F.C Barcelona y el gran partido disputado frente a los Messi, Suárez, Iniesta y compañía. Sin embargo, el siguiente partido en Mestalla frente al Valencia no le fue tan bien al conjunto olívico, trayéndose una derrota y sobre todo la sensación de impotencia.

El buen partido jugado frente a los pupilos de Marcelino García Toral y la incapacidad de sumar puntos dejó una sensación de moral baja que se pudo observar en Balaídos frente al Villareal, en una nueva derrota de los vigueses.

Y es que, cuando parecía que el fútbol y la idea de Unzué comenzaban a cuajar, el golpe fue fuerte. De ahí la importancia del derbi para los celestes ya que como el propio técnico afirmó en declaraciones, sacadas de contexto, el derbi es una suerte para los momentos en los que se llega mal porque produce el subidón suficiente para revertir la situación.

Tras modificar el 1-4-3-3 del principio de temporada y apostando definitivamente por el 1-4-4-2, el Celta debe tener claro que su oportunidad pasa por enfriar el ritmo del partido y apostar por el juego de toque y posesión. Para eso será clave el trabajo en la medular del eslovaco Stanislav Lobotka, imperial desde hace una serie de partidos. El menudo jugador internacional por Eslovaquia ordena al equipo y ofrece siempre una salida de calidad y limpia con el esférico, ya que a pesar de su estatura (1,68m.) su potente tren inferior y superior le permite tener una gran potencia física.

El entendimiento entre los centrales escogidos será también determinante. No sirven las especulaciones, y la mínima duda provocará que los delanteros deportivistas intenten robar y presionar como si no hubiese un mañana. De ahí será clave la concentración y el aplomo y en esas ocasiones, la jerarquía y el temperamento de Gustavo Cabral debería erigirse como un deber si se quieren pasar los menores apuros posibles. La estadística habla claro, el Celta es el equipo al que más le tiran desde dentro del área con un 71,3% de los remates (vía Futbol Avanzado), por lo que deberán cortar esa dinámica.

Una compenetración que también deberán encontrar con Rubén Blanco. El guardameta vigués, ya asentado en la titularidad, ha significado una gran mejoría en la seguridad defensiva del equipo y tendrá que aplicar su madurez y estabilidad a lo largo de los 90 minutos de partido, con la frialdad que se debe. El trabajo de Hugo Mallo y Jonny en los laterales será clave para frenar a los extremos deportivistas, siempre incisivos en ataque. Además el papel de Mallo, como capitán, será determinante para visualizar el carácter de los visitantes.

La dupla ofensiva formada por el moañés Iago Aspas (9 goles) y el uruguayo Maxi Gómez (7 goles), tendrá que sacar lo mejor de sí misma y seguir manteniendo los buenos ratios de tiro por gol (5.20 tiros por gol vía Futbol Avanzado), inventándose jugadas o conectando con fluidez con Sisto y Wass, que partan seguramente cada uno desde una banda. Precisamente el trabajo del danés Daniel Wass en el medio y en la banda, como enganche con las posiciones ofensivas pero como ayuda importante en defensa será clave para mantener las acometidas coruñesas.

Serán importantes los movimientos de los dos delanteros celestes. Iago Aspas recibiendo más y combinando y Maxi fijando a los centrales y controlando el área.

Iago Aspas pondrá el desequilibrio, junto a Pione, en el cuadro vigués. El de Moaña puede ofrecer una mejor salida de balón encarando posiciones centradas y cercanas a la mediapunta y lo que es indudable es su olfato goleador. Además de esto, las incursiones por banda hacen de Aspas un jugador inesperado.

Una victoria de los vigueses en campo rival ya no solo alegraría los corazones llenos de pasión celeste sino que auparía al equipo más cerca de los puestos próximos a competiciones europeas y los alejaría de los puestos de descenso. Con 18 puntos, se encuentra a 6 puntos del Villareal (en puestos de UEFA Europa League) y a tan solo 3 puntos del descenso con respecto al propio Depor, al que podría dejar a 6. De ahí la importancia vital del encuentro para los vigueses.

DEPORTIVO DE LA CORUÑA

En una situación un poco peor se encuentra el Deportivo en la clasificación. Tras vencer en casa al Leganés por 1-0 y caer por goleada ante el F.C Barcelona en el siempre complicado Camp Nou, los coruñeses intentarán ganar sí o sí, por lo que implica un derbi pero también para igualar a puntos al Celta en la clasificación. Con 15 puntos, los deportivistas ocupan la decimoctava posición en liga mientras que en la Copa del Rey, han sido eliminados por la U.D Las Palmas.

Pero todo esto son datos y las estadísticas no son las que juegan y menos en un choque en el que los sentimientos están siempre a flor de piel. Teniendo el factor campo a favor, ya que el partido se disputa en Riazor, los blanquiazules intentarán buscar la garra y el coraje de su afición para acabar llevándose los vitales tres puntos. Y al igual que para el Celta, no hay mejor partido que un derbi para olvidar las penas anteriores que vencer frente a tu máximo rival. Es la mejor cura contra cualquier mal.

La estadística de goles en contra de los deportivistas no es muy positiva. Frente a los 18 tantos a favor, son 31 los goles que los jugadores dirigidos por  Cristóbal Parralo han encajado. Seguramente en este dato ha tenido mucho que ver la falta de estabilidad en la portería. Muchas situaciones han sido evitables y entendidas como mala suerte pero no hay hasta el momento un portero fijo. Tras los intentos de Pantilimon, Tyton o el canterano Francis, Rubén ha parecido encontrar la fiabilidad desaparecida con los anteriores.

Por otro lado, Schär y Sidnei deberán aportar su veteranía, contundencia y calidad con el balón en los pies para despejar cualquier tipo de internada celeste. Pese a no comenzar con buen pie la temporada, el suizo y el brasileño deberán liderar con honor y fuerza la zaga frente a las internadas de Aspas y sobre todo ante el juego de Maxi Gómez, que tratará de fijar la marca de uno de ellos para dejar más libertad al de Moaña. Además, los dos centrales aportan una seria amenaza en balones parados ya que cuentan con una gran capacidad para el remate.

En todo derbi hay sitio para el desequilibrio y en este no será para menos. De ahí que la figura del turco Emre Çolak se haga indispensable. El zurdo puede aportar el toque de imaginación necesario para desbordar a la defensa visitante y su trabajo puede ser clave. El papel de Mosquera en la medular será también de gran importancia a la hora de detener las carreras de los atacantes defensores, sirviendo de ayuda a los laterales para detener a Sisto o a Aspas que siempre parten desde posiciones más abiertas. Para ello se verá también secundado por Borges, clave en el trabajo ofensivo y defensivo, un todoterreno.

Si algo decanta balanzas en los derbis es el desequilibrio, por eso el papel de jugadores como Çolak o Lucas puede ser determinante, rompiendo el sistema defensivo del Celta

Y arriba no podía faltar el gol de Lucas Pérez. Pese a que esta temporada no está siendo muy positiva (4 tantos en liga) el delantero coruñés siempre representa una amenaza por su saber estar en el área, con instinto depredador.

Un Deportivo que se encuentra en puestos de descenso tras el triunfo del Alavés ante el Málaga hace que los tres puntos se antojen realmente necesarios para conseguir escaparse del descenso y vivir el periodo navideño con un poco más de tranquilidad.

ALTERNATIVAS EN PEQUEÑAS PINCELADAS

Emre Mor

Hablar del internacional turco es hacerlo de desborde, chispa y magia. Su pierna izquierda esconde una gran habilidad para deshacerse con facilidad de rivales y encarar con ventaja la portería. Además, su gran punta de velocidad lo hacen un jugador muy difícil de parar en carrera. Pero él mismo juega en su contra. Las malas decisiones en el pase y a la hora de conducir el balón lo están condenando a la suplencia y la adaptación, debido a las lesiones, está siendo más complicada de lo que parecía.

Adrián

El asturiano es uno de los elementos sorpresa de este Deportivo. Desde la banda, con constantes internadas, tiene siempre la portería entre ceja y ceja y es un complemento perfecto para el trabajo realizado por Lucas Pérez en la punta del ataque. Su participación en el partido puede ser clave y deberá vérselas con laterales de nivel, como son Hugo Mallo y Jonny. Su olfato para las segundas jugadas puede ser muy importante.

Pablo ‘Tucu’ Hernández

El trabajo y la garra están aseguradas con el chileno en el campo. Ante acometidas locales, el ‘Tucu’ puede ser el arma perfecta en los planes de Unzué si quiere asegurar su sistema y en caso de ir con resultado favorable puede ser un cambio interesante para aumentar la seguridad defensiva. Además de ser un potente factor en la defensa del balón parado y en su ataque.

Bakkali

El eléctrico extremo del conjunto blanquiazul es el jugador perfecto para aportar desborde e intranquilidad en los laterales celestes. Pese a su irregularidad y a no encontrar su sitio en el fútbol español, este habilidoso extremo siempre puede ofrecer buenos desbordes y centros que pongan en duda a la zaga rival y complicar el trabajo de Fontás, Cabral o Sergi Gómez.

John Guidetti

No está siendo el mejor momento para el delantero internacional por Suecia. Pese a esto, John siempre es una amenaza por su buena movilidad no solo en el área sino fuera de ella. El sueco ofrece una mejor combinación con la pelota en el exterior del área, aunque su olfato goleador esté acusando la gran falta de minutos. Pese a no ser rápido, sus buenos desmarques pueden suponer una amenaza para la defensa coruñesa.

Juanfran

El lateral derecho del conjunto blanquiazul y sus grandes aportaciones doblando a su extremo siempre son un arma en potencia para los de Parralo. Mejor en ataque que en defensa, el lateral deberá controlar sus constantes subidas eligiendo muy bien sus movimientos, ya que la papeleta con Sisto (máximo asistente de la liga y de las grandes ligas europeas) no se plantea como fácil.

Bajo todo este contexto se presenta el conocido  como “O noso derbi”, un partido en el que jugadores de uno y otro equipo deberán luchar primero contra sí mismos y contra sus pulsaciones, intentando dejar el corazón caliente y la cabeza bien fría para no mostrar en exceso los sentimientos y que esto les pase factura.

Un partido especial en una fecha especial y no por las navidades sino por la celebración durante esta semana del 110 aniversario de la creación del himno gallego por Eduardo Pondal. Y lo que es seguro es que ambos conjuntos nos ofrecerán un espectáculo futbolístico a la altura de la historia de ambos, con respeto y honor pero con valentía y emoción. La Rianxeira se quedará en A Coruña o se irá a Vigo y está en las piernas de los futbolistas decantar la balanza.

¿Algo que añadir?