Motivos para creer

La Unión Deportiva Las Palmas ha comenzado muy mal esta temporada. La campaña pasada, bajo las órdenes de Quique Setién, los isleños dejaron muy buenas sensaciones, sobre todo en la primera mitad del campeonato. Más allá de los resultados, un estilo de juego definido. Un entrenador, al dejar un club, puede mantenerse en el recuerdo de los aficionados dependiendo de los registros que haya dejado, pero Setién dejó algo más importante: dejó huella, una línea a seguir. Y el club decidió apostar por ella. Manolo Márquez fue el elegido, pero los problemas defensivos y los deficientes números le impidieron tener continuidad en el equipo. Pako Ayestarán no mejoró ningún aspecto, ni siquiera el defensivo, el más necesario. Tras ello, la UD Las Palmas ha decidido volver a sus inicios, a lo que le hizo triunfar. Paco Jémez, un viejo conocido de La Liga, es la nueva apuesta del club.

Almirón era, hasta hace pocos días, el máximo candidato a sentarse en el banquillo de la UD. El técnico argentino había destacado por su estilo de juego, basado en la posesión, queriendo salir con el balón jugado. Lo más parecido a lo que fue el equipo de Setién. Los perfiles individuales de Las Palmas se ajustaban a las pretensiones del entrenador subcampeón de la Libertadores. Sin embargo, tras los problemas federativos, Jémez ha sido finalmente el elegido. El exentrenador del Rayo deberá corregir los errores defensivos que están condenando al equipo amarillo, algo por lo que el técnico canario nunca ha destacado en su carrera dado el marcado estilo ofensivo de su fútbol. Actualmente son el equipo que más goles han recibido, con más de treinta. No obstante, en el apartado ofensivo -sobretodo en el ataque posicional en campo rival- Jémez podrá desarrollar su estilo de juego con facilidad.

Paco Jémez aplicará un estilo de juego que favorecerá el juego del equipo

La UD no ha sido capaz de reponerse tras la marcha de Roque Mesa, un elemento básico la temporada anterior. Sergi Samper, a causa de las lesiones, tampoco ha sido capaz de cubrir la baja del actual jugador del Swansea. Tampoco lo ha sido Aquilani. En este aspecto, el equipo tiene dificultades en la salida de balón, así como la falta de un jugador capaz de sostener toda una estructura defensiva. En la salida de balón limpia que trabaja Paco Jémez tiene una gran importancia el portero. Forma parte activa del equipo, suma en cuanto a número de jugadores y, por ende, provoca una superioridad ante la presión rival. No obstante, es vital una mínima calidad técnica del guardameta para poder ejecutar la salida. Los centrales se abren y el mediocentro queda por delante de los mismos, incrustado, formando un rombo, añadiendo al portero como parte del mecanismo de salida. Al mismo tiempo, los laterales ganan metros por banda hasta colocarse a la altura de los interiores y si el esférico llega a los centrocampistas, generan otra superioridad numérica en banda con la formación de triángulos: interior, lateral y extremo -que juega por dentro. La formación predilecta del extécnico de Cruz Azul es un 4-3-3, aunque puede variar pese a mantener el estilo de juego.

En el apartado ofensivo, Las Palmas tiene jugadores creativos, capaces de aportar tangibles directamente relacionados con el gol. Sin embargo, tiene una notable repercusión los movimientos sin balón de los jugadores de ataque. Pegarse a la línea de cal cuando el lateral corta para generar un espacio, o bien, juntarse por dentro para dejar la banda al mismo lateral. Jonathan Viera, clave desde el ascenso a Primera División, es el hombre más creativo y técnico del equipo. Paco Jémez tiene con él a una de las principales dudas a partir de la cual repercutirá el juego del equipo a corto plazo. Hacer de Viera un hombre propenso a la creación de juego, o bien, que sea determinante entre líneas, en el último pase o en la finalización. En muchos casos, Cruz Azul recibía una presión en bloque en tres cuartos de campo, que se fortalecía a partir del centro. Así pues, Viera será -a priori- una de las claves, también en el sentido táctico del juego. Junto a él, Tana, perfil muy válido para entender lo que demanda el nuevo entrenador, como extremo jugando por dentro. Rémy, en punta junto a Calleri o partiendo desde la banda. El papel que pueda tener Halilovic o el desborde exterior de Tannane. Muchas posibilidades a las que Jémez adaptará y modulará sus ideas.

Restablecer un estilo de juego en diciembre… y en descenso

Paco Jémez tiene ante sí la misión ‘básica’ de salvar al equipo del descenso. El nuevo entrenador seguirá los ideales que en su día desarrolló Setién, y que hoy éste trata de inculcar en el Real Betis. Pese a un pasado parecido -en cuanto a estilo de juego se refiere- entre plantilla y entrenador, la pregunta es si serán ambos capaces de establecer una base de juego -con casi la mitad de competición disputada- sin dejar de lado la necesidad en la inmediatez de sumar puntos jornada a jornada, siendo conscientes de la realidad actual en la que está el equipo y del tiempo de adaptación de cualquier equipo a la ideología del entrenador canario. Jémez tiene un reto ilusionante en su regreso a España pero, a la vez, deberá establecer un modelo de juego que pueda tener continuidad, pero que sobre todo dé resultados inmediatos. Existen motivos para creer.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *