Análisis del balance defensivo del Real Madrid en El Clásico

el

En el último Clásico de la Liga Santander que enfrentó al Real Madrid contra el Barcelona, Zidane dibujó un esquema defensivo diferente a lo visto durante toda la temporada. El Barcelona tuvo por momentos serias dificultades a la hora de desarrollar su juego sobre todo en la primera mitad, y en parte fue por el sistema que ideó el técnico francés.

Sin duda una de las variaciones más llamativas en el dibujo del Real Madrid fue la inclusión de Mateo Kovacic. El croata fue el encargado de tapar a Messi como ya hiciera en la Supercopa de España. Su rol, definido por el entrenador, puso por momentos en aprietos el sistema defensivo, ya que durante fases del partido hubo poco entendimiento entre los compañeros permitiendo al Barcelona superar la presión sobre todo cuando el Real Madrid tenía un bloque defensivo bajo.

Su comportamiento vigilando a Messi permitió liberar a uno de los centrocampistas del Barcelona. Tanto Paulinho como Busquets tuvieron más presencia en el juego y esto obligó a los delanteros del Real Madrid tener que bajar para tapar a Busquets. Con este cambio, Piqué fue el encargado de generar atracción en zonas centrales del campo para encontrar a sus compañeros libres con los espacios tras la primera línea de presión merengue.

El cambio de planteamiento que pudimos observar pasando de un bloque más alto con una presión agresiva a un bloque más bajo dio muestras de debilidad en la zaga del Real Madrid. Con el marcaje al hombre que estaban practicando los blancos, el Barcelona fue capaz de generar los espacios suficientes tanto en campo rival como en salida de balón con desmarques de ruptura o de apoyo que, con la visión de juego de sus centrocampistas, daban una gran ventaja que el conjunto culé supo aprovechar a la perfección en la segunda mitad.

 

Artículo escrito por Nacho Moya (@igmomae en Twitter)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *