Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Machín tiene y tendrá la llave

En el actual contexto futbolístico, es difícil encontrar un entrenador con cierta longevidad en la que se haya basado plenamente todo un proyecto deportivo. Extrapolado a la necesidad de conseguir resultados inmediatos, a corto plazo, en un mundo globalizado, también el fútbol ha sido víctima de la impaciencia de los altos cargos. Sin embargo, siguen habiendo clubes que establecen las bases de un proyecto deportivo dando parte del peso al entrenador. En marzo de 2014, Pablo Machín llegó al Girona FC para salvarlo del descenso a Segunda División B. Pese a que la idea de su fichaje era, precisamente, una necesidad a corto plazo definida, tras mantenerlo, creó y estableció una base que ha llevado al club al éxito futbolístico. Aunque el ascenso se frustró en 2015 y 2016, el Girona ascendería por primera vez en sus 87 años de historia a la máxima competición nacional.

El Girona ha mantenido al grueso de la plantilla que consiguió el ascenso

Parte del auge del equipo repercute en el mantenimiento de una base de jugadores. Johan Mojica, Juanpe, Pedro Alcalá, Aday Benítez, Àlex Granell, Pere Pons, Portu… Machín confió en dicha base y muchos de ellos están mostrando su mejor versión en un escenario inmejorable, en el que consiguieron empatar ante el Atlético de Madrid o derrotar al Real Madrid. El entrenador soriano fundamentó una ideología, hizo reconocible a un equipo. Antonio Conte fue uno de los pioneros la temporada pasada en  restablecer la defensa de tres centrales en el panorama futbolístico europeo -algo que ya hizo en Italia- y muchos otros equipos lo implementaron. Sin embargo, el Girona ha mantenido el sistema desde su ascenso y su juego no es, lejos de lo que a priori podríamos imaginarnos, defensivo. El equipo es un bloque, defiende y ataca como tal.

Los carrileros tienen parte importante de la consecución de oportunidades, pero también repercuten en la primera fase de la construcción de juego. Así pues, Pablo Maffeo, ha sido uno de los destacados -no solo por el marcaje individual a Leo Messi– de la categoría. Uno de los principales problemas de los equipos recién ascendidos es la relación directa con el gol. La figura del nueve en el Girona es fundamental, también en la salida de balón. Machín y Quique Cárcel, el director deportivo, recuperaron a un Christian Stuani venido a menos en el Middlesbrough. La experiencia del delantero uruguayo ha permitido a los catalanes sobrevivir, sobretodo en el primer tramo de competición. No solo en cuanto a número de goles, el charrúa aguanta el balón y juega de espaldas, algo fundamental para permitir las subidas verticales de los carrileros, así como del bloque medio. Pere Pons y Àlex Granell enriquecen tácticamente el centro del campo de Machín, pudiendo interpretar diferentes papeles dependiendo de las exigencias del rival sin abandonar su rol principal. Además, Granell ha destacado por un gran golpeo de balón, una zurda que ha dado frutos al equipo desde el balón parado. Alguien que también ha sobresalido es Aday Benítez, un ambidiestro reconvertido a carrilero que suma centros laterales de calidad. Los enlaces, Borja García y Portu, actúan en dos fases: la ayuda en primer momento al eje desde una posición interior y el acompañamiento a Stuani para la finalización. Una vez superado el primer tramo de salida, la jugada toma una velocidad mayor.

A pesar del Manchester City, tiene libertad en la confección de la plantilla

A Machín le ‘costó’ implementar en el sistema a nuevos jugadores. Durante los primeros partidos, cambió muy pocas caras en los onces iniciales. Pero poco a poco y a medida que todos las piezas se adaptan a sus roles principales y potenciales, las oportunidades han aumentado. También, por supuesto, por un buen arranque liguero que les ha permitido tener un colchón necesario para seguir desarrollando su fútbol. Aleix Garcia y Douglas Luiz son algunos ejemplos de ello, así como Ramalho o Timor. No hay que dejar de lado la influencia del Manchester City en el Girona FC. El club inglés cede algunas de sus promesas a los catalanes, pero es difícil que jugadores tan jóvenes consigan adaptarse fácilmente en un entorno y un juego totalmente distinto. Algo que Kayode o Marlos Moreno no han conseguido. Los de Montilivi tienen independencia en cuanto a libertad de confección de plantilla, los cityzen son complementos que, mediante a la cesión, pueden aportar proporcionalmente a ambas entidades.

El Girona se ha convertido en un equipo incómodo y difícil de batir, habiendo conservado sus principales ideas que ya desarrolló en Segunda División. Es un conjunto tremendamente peligroso en transiciones, con los carrileros y Portu como máximos valedores de este aspecto, pero también difícil de penetrar en él. En ataque, mantiene las líneas juntas y prioriza no perder el esférico en zonas especialmente peligrosas, no sin ello renunciar a la posesión. Aprovecha todas las posibilidades de generar peligro, ya sea en contraataques, construcciones pausadas o centros laterales.

Tiene una base establecida y un proyecto deportivo viable

No es meramente un equipo que desprende cierto romanticismo por la forma de consecución del ascenso y por tener un estadio, Montilivi, de los más pequeños de La Liga. A corto plazo, todo apunta a que veremos un equipo que no sufrirá para salvarse, siempre y cuando siga con la misma progresión de puntos. Si supera este primer escalón, tiene muchas posibilidades de establecerse como un equipo habitual durante los próximos años en Primera División. Pese a ser un equipo humilde y con bajo presupuesto, tiene una base establecida -algo que es sumamente importante y que hay que resaltar- y un proyecto deportivo viable y bien definido, con las ayudas que el Manchester City pueda hacer. El Girona ya no tiene el factor sorpresa a favor como desconocido de La Liga y habrá que ver cuánta repercusión directa tiene en los resultados de la segunda vuelta. Pablo Machín tiene al equipo donde quiere y como quiere y ahora solo hace falta ver hacia dónde dirige y cómo se postula el técnico soriano en el futuro. Tras la ilusión, la realidad; Machín tiene y tendrá la llave del Girona que conocemos.

3 COMENTARIOS

¿Algo que añadir?