El resurgir de Vietto

Cuando en Valencia surgió la posibilidad de poder incorporar a la plantilla a Luciano Vietto, es porque realmente sabían y creían de sobra en el tremendo potencial que tenía este jugador en sus botas. Todo ello, ha llegado gracias a la mano de su gran mentor e ilustre Marcelino García Toral, el cual ya sacó de sí en su día en el Villarreal, y de momento la primera impresión es que lo puede volver a hacer en Valencia.

El escenario que tenía en frente el jugador argentino se podía considerar el perfecto. Por contexto y necesidad del rival de tener que priorizar por encima de todo la Liga, se antojaba un partido muy apetecible para volver a resurgir y demostrar su tremenda valía y potencial que en Atlético, ya fuese por activa o por pasiva, no llegó a cuajar dicho talento.

Sus números en el Atlético de Madrid poco tienen que ver con su etapa en el Villarreal de Marcelino.

El partido se llevó a cabo durante los primeros 45′ con un control exhaustivo del conjunto valencianista, y con un imperial Simone Zaza, el cual por características y condiciones, será un elemento optimizador por completo para Vietto. El Valencia, es un equipo dotado para mejorar sus partidos a partir de la transición y descolocar a sus rivales completamente, y esta vez su víctima fue la UD Las Palmas. Gracias a las condiciones del delantero italiano, el cual gracias a su temible físico y su pura movilidad, destrozó por completo al defensa de Las Palmas Mauricio Lemos durante prácticamente todo el partido.

A partir de ahí, todo se llevó a territorio del conjunto ché, y fue donde entró por completo la figura de Luciano Vietto. En un partido donde el relativo control de Las Palmas era muy previsible ante el conjunto de Marcelino, hacía favorecer por completo la presión el bloque alto del Valencia, lo que suponía que la zona de recepción de Luciano Vietto fuera siempre mucho más cerca de la portería de Raúl Lizoaín de lo que se podía llegar a imaginar.

Con Zaza cerca fijando los centrales, Vietto tendrá esa libertad que necesita para recibir cerca de la zona de peligro.

En un partido donde destacó también principalmente la presencia de Andreas Pereira, el cual a partir de su dribling partiendo desde la banda, hacía que se generara un impulso aún mayor en el área de la UD Las Palmas, y la poca contundencia de su línea defensiva, hizo que el partido rápidamente se decantara finalmente para el conjunto valenciano al comienzo de la segunda parte.

En definitiva, gracias a la figura de Marcelino García Toral, podemos estar de nuevo, ante el resurgir de un jugador que parecía haberse frenado en seco, pero el cual, gracias a la presencia de su actual entrenador, estamos de nuevo ante un delantero que nunca dejó de ser un diamante en bruto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *