Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Un jugador excepcional

Hay futbolistas que son muy buenos con el balón en los pies. Otros que lo son sin él. Y hay una estirpe de elegidos que combinan ambas facetas con naturalidad, complementándolas a la perfección. Son tan buenos cuando la atención está sobre ellos como cuando están en un segundo plano. Rodrigo Hernández es uno de esos elegidos, y en el Santiago Bernabéu se doctoró.

En los últimos tiempos todos los equipos que visitan el Santiago Bernabéu se encuentran con un amasijo de nervios y ansiedad. La ofuscación de los de Zidane puede actuar como detonante para los madridistas si consiguen canalizar esos nervios en ocasiones continuas de gol. Eso mismo ocurrió durante la primera mitad.  Pero lo transcurrido durante el primer asalto no es lo que venimos viendo en el feudo blanco. Porque con la ansiedad se puede jugar, y hay jugadores que han nacido para estos momentos, para hacer de la ansiedad rival su punto de partida. Ahí  emergió la figura de Rodri.

Su capacidad de saber detectar el lugar justo en el momento exacto es excepcional.

Su actuación con balón podría definirse como sensacional. Siempre dando salida a la pelota, con esos giros sobre sí mismo que tanto nos recuerdan a Sergio Busquets. Pero su gestualidad es distinta. Esa capacidad de abarcar tantos metros, de combinar distintas alturas -perfecta pareja Trigueros en ese sentido- y su tremendo sentido táctico hacen de él un jugador muy completo. El Real Madrid fue incapaz de activar una presión que le funcionaba en cuanto el centrocampista recibía la pelota. Su clarividencia y su entendimiento con Manu Trigueros desarbolaban la- cada vez más- desorganizada presión de los de Zidane.

Sería injusto no poner el foco en todo lo que hace sin balón. En defensa tiene muy bien asimilados los conceptos tácticos y su posicionamiento fue clave para frenar y secar la zona de Isco. Su corpulencia y poderío le permiten presionar, replegar y gestionar los tempos del «pressing» con maestría. Y tras recuperar se posiciona siempre de forma favorable para sus compañeros, ofreciendo siempre una línea de pase, dibujando salidas que, sin él, no existirían. Su capacidad para detectar el punto débil en la presión rival es una arma tremenda para Calleja. En muchas ocasiones se colocó por detrás de Modric o Kroos en la presión y saltó una línea de pase con solo un movimiento.

En una entrevista en El Club (Bein Sports), Javier Calleja aseguró que no se iba mal encaminado aquel que aseguraba que estábamos delante del nuevo Busquets. Nadie mejor que él sabe del potencial de Rodri y del largo camino que le queda por recorrer. Pero Rodri demostró que la ansiedad no le asusta. Sabe cómo jugarla.

1 COMENTARIO

¿Algo que añadir?