Análisis táctico | El Betis de Setién y su planteamiento frente al Barcelona

Durante las últimas temporadas, la figura de Quique Setién ha sido una referencia para los amantes de la táctica, los románticos del fútbol, los aficionados neutrales y, sobre todo, para los que nos gusta el fútbol ofensivo, asociativo, y entretenedor.

Este verano, el veterano entrenador aterrizó en Andalucía, luego de emigrar desde las Islas Canarias. Con él, no solo trajo fichajes como el de Sergio León, Tello y Boudebouz, sino que también se trajo sus ideologías, su filosofía y sus metodologías de trabajo. Por lo tanto, es fácil encontrar grandes similitudes entre su conjunto de Las Palmas y este Real Betis.

Al llegar a la jornada 20, se encontraban séptimos en la tabla, a 2 puntos de Europa. Con 19 partidos jugados, tenían un balance de 8 ganados, 3 empatados, y 8 perdidos. Ofensivamente, entraron a la jornada siendo el tercer equipo más goleador del campeonato liguero, con 33 tantos. Sin embargo, después de jugar contra el líder, fueron superados en goles por el Celta (35) y el Real Madrid (39), quien disfrutó de una goleada de 7 tantos este fin de semana frente al Deportivo.

A pesar de llevarse una goleada (0-5) cuando el Barcelona visitó el Benito Villamarín, el planteamiento de Setién dejó mucho de qué hablar. Principalmente, por lo diferente que fue su estrategia respecto a lo mostrado esta temporada. A continuación, hablaremos un poco de las características del equipo bético y también sobre cómo planteo, de forma poco habitual, el partido contra el Barcelona.

El Betis de Setién

Salida con Balón

El club comandado por el santanderino tiene una identidad marcada y un estilo de juego que refleja las ideas de su entrenador. Para empezar, sacan mucho la pelota dominada desde su propio campo. Para Setién es primordial construir la jugada correctamente, ya que les permite estar posicionados de manera correcta para adaptarse a las situaciones que pida el partido. Para ello, sus defensores centrales se han familiarizado con el trato del balón esta temporada. Aissa Mandi, por ejemplo, realiza 20 pases más por encuentro respecto al curso pasado, de 39 a 59,5. Similarmente, su compañero de zaga Zouhair Feddal, también realiza cerca de 20 pases más por partido. Más específicamente, el marroquí pasó de completar 34,7 pases/juego en la temporada 2016/2017 a 53,4 en la 2017/2018 bajo el mando de Setién. La efectividad de pases del portero Adán también es destacable. Este año, aún viéndose un tanto incomodo con el balón en los pies, ha pasado de una efectividad de 52% a 69%, completando 9 pases más por encuentro.

Presión Alta

Al conjunto verdiblanco le gusta presionar a sus rivales en el campo contrario. Sus presiones altas dependen mucho del dominio del tiempo, coordinación, sincronización entre sus jugadores y de disuasiones. El objetivo de dichas presiones es asfixiar a los rivales en su tercio inicial del campo, con la estrategia cambiando dependiendo del rival. Por ejemplo, contra el Atlético, el Betis dejaba como falsos hombres libres a ambos mediocentros, para invitar al equipo del ‘Cholo’ a orientar sus posesiones hacia ambos jugadores. Luego estos prepararían presiones multidireccionales para complicar al poseedor. Contra el Barcelona, los ‘falsos hombres libres’ eran los laterales Semedo y Jordi Alba, mientras el mediocampo era marcado al hombre. Un pase a cualquier lateral significaba un instante de presión activa para Durmisi o Francis.

El siguiente vídeo analiza al detalle cómo estructuró el Betis su presión alta frente al FCB, con el objetivo de obligar un pase en largo o forzar un error en la salida.

Como muestra el vídeo, el mediocampo es seguido más de cerca, tentando al Barcelona a jugar con sus defensas. Tanto los centrales como los laterales eran vigilados desde una distancia significativa, para que ter Stegen busque orientar la posesión hacia ellos.

Como ya mostró frente al Real Madrid, ante presiones altas y marcajes al hombre en su propio campo, el Barcelona utilizó el recurso del pase largo de ter Stegen a sus jugadores más avanzados. La sección Bloque Alto del Real Madrid y la Propuesta del Barcelona para Contrarrestarlo explica muy detalladamente cómo el planteamiento del bloque alto del Real Madrid, muy similar al del Betis, obligó al FCB a jugar en largo. También desrrolla cómo el Barcelona apostó por la misma jugada -el pase largo- que utilizó frente al Betis para intentar saltarse las líneas altas de presión.

Posesiones

Las posesiones del equipo de Setién varían dependiendo del rival. En general, el equipo apuesta por transiciones lentas, pases cortos, movimientos entre líneas, rotaciones para facilitar la fluidez y el uso del juego de posición. Esta temporada se sitúan quintos en toda la Liga Santander en pases por partido con 512,4. A su vez, son los cuartos en pases cortos por partido con 397,3.

Sin embargo, en diversas ocasiones esta temporada se ha visto a un Betis más vertical, sin miedo a usar el pase largo como herramienta para transicionar rápido y saltarse líneas altas defensivas. Sus pases largos por partido, increíblemente, los sitúa en el cuarto lugar con 36,4. Todas estas estadísticas indican varias cosas: que el Betis prioriza jugar con el balón en su posesión, que hacen muchos pases cortos, pero que también se sienten cómodos mezclando sus posesiones con balones largos y directos. Éste fue el caso contra el conjunto de Valverde. La línea defensiva del Barcelona es, en cuanto a altura en el campo, la más elevada de La Liga. Por ello, Setién decidió intentar explotar el espacio dejado entre ter Stegen y los 4 defensores.

En vez de buscar mover al Barcelona de un lado al otro con el balón, la estrategia al iniciar el encuentro fue de desequilibrar a la última línea culé a través de cambios de orientación, pases largos y desmarques sincronizados. Más específicamente, buscaban alejar a Pique de Vermaelen, para crear más espacio para las carreras de sus jugadores hacia el hueco.

Bloque Medio

El bloque medio fue, quizás, lo que mas cambió en el planteamiento del Betis para enfrentarse al Barcelona. Normalmente, el Betis alinea una línea de 4, seguida por una línea de 5, sea en un 4-2-3-1 o en el clásico 4-3-3 de Quique Setién. Los extremos se juntan al medio campo para crear un 4-5-1, priorizando las disuasiones de posesiones rivales hacia las bandas y la figura del mediocentro defensivo para vigilar ambas líneas. Javi García es quien normalmente se sitúa entre ambas líneas de 4 jugadores, parecido a un 4-1-4-1 como bloque medio. Sin embargo, en el encuentro frente al Barcelona tuvo un rol bastante diferente. En vez de posicionarse como mediocentro defensivo, se situó como defensor central por derecha en una línea de 5 bastante innovadora por parte de Setién.

Screen Shot 2018-01-24 at 11.08.39 AMScreen Shot 2018-01-24 at 11.09.49 AM.png

Esto causó que el dibujo principal de los locales cambie drásticamente, de un -esperado- 4-3-3 sobre el papel a un 5-2-2-1 tanto sin balón como con él. Aquí podemos ver el 5-2-2-1 del Betis como bloque medio:

Tal y como muestra el vídeo, los mediocentros iban intercambiando sus roles dependiendo de la ubicación del esférico. El más cercano adoptaba un rol más activo, con mayor orientación al poseedor y con un marcaje más activo. A su vez, el más lejano vigilaba zonalmente la jugada.

Las claves del bloque medio estuvieron en tapar las posibles relaciones por dentro, en asignar al menos un par a cada opción de pase y en orientar al Barcelona hacia la banda, para luego obligarlos a retroceder.  Durante el primer tiempo, el Betis tuvo bastante éxito ejecutando esta estrategia.

Conclusión

El primer tiempo nos dejó un partido bastante parejo, donde el Betis adoptó cierto rol de dominador sobre el líder. Siguiendo estas estrategias, lograron complicar el juego culé, causando pases imprecisos, decisiones forzadas y situaciones en desventaja. Sin embargo, el Barcelona sufrió poco en defensa. Su capacidad para saber sobreponerse a los lapsos de inferioridad que sufren fuera de casa ha sido clave para sacar tantos resultados positivos como visitantes. Si trazamos los acontecimientos de los partidos en el Metropolitano, Mestalla, el Santiago Bernabéu, Anoeta, San Mamés, y en el Estadio de la Cerámica, todos tienen un lapso de secuencias similares a las ocurridas en el Benito Villamarín. El Barcelona empieza con un complejo de inferioridad, enfocándose en sufrir menos en defensa que en exponerse estructuralmente como equipo. Esta estrategia, y su situación de visitantes, hacen que los rivales salgan a por todas contra ellos, normalmente imponiendo sus estrategias sobre los blaugrana. Los rivales, en estas situaciones, empiezan dominando, dictando el tempo del partido y disfrutando de más ocasiones de gol. Sin embargo, el Barcelona juega a llegar vivo a la segunda mitad. Saben que siguiendo su estrategia llegarán con opciones de competir a los segundos 45 minutos, y ahí es cuando se desenvuelven en ataque.

Como ya hicieron en todos esos partidos, tuvieron un segundo tiempo estelar en el Benito Villamarín. A pesar de que el primer tiempo concluyó con un 0-0, el partido terminó 0-5 a favor de los líderes. Incluso siendo goleados, el Betis dejó muchos puntos interesantes de qué hablar desde el punto de vista táctico. Específicamente, su presión alta, su bloque medio, y su estrategia con balón.

[Todos los datos y estadísticas han sido extraídos vía whoscored.com)

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *