Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Gerard Moreno en la cima

Irónicamente, o no, siempre se ha dicho que se está muy solo en la cima. Y algo parecido es lo que puede sentir Gerard Moreno en el Espanyol. Mientras ayuda al resto de sus compañeros a subir hasta la cumbre, prácticamente él solo mantiene a toda la expedición. Extrapolado a La Liga, Moreno es el jugador más importante para su equipo, con el permiso de Iago Aspas. Pese a que el sistema no siempre le ha favorecido, el delantero catalán ha llegado al pico de rendimiento de su carrera como futbolista. Además, se está destapando en el apartado goleador, anotando prácticamente el 50% de los goles del Espanyol, sin que el proyecto esté confeccionado en torno a su figura.

A la contención ya no le siguen las transiciones defensa-ataque de la temporada pasada.

La llegada de Quique Sánchez Flores aportó estabilidad al proyecto perico. Con un 4-4-2 muy asentado en el RCDE Stadium, el contexto y las posibilidades de la plantilla requerían un punto extra si el ex técnico del Watford quería ir más allá, tanto en términos tácticos como en resultados. En lo que llevamos de temporada, Quique había experimentado con el 4-2-3-1 y 4-3-2-1, principalmente. Siendo conservador, su principal mensaje siempre ha sido cauteloso. Contención en primera instancia, para un posterior contragolpe que este 2017/18 no ha sido la mayor baza ofensiva. Principalmente, a causa de los pocos minutos con los que ha contado Pablo Piatti, muy importante en todos los aspectos para el equipo la temporada pasada.

Leo Baptistao permite a Gerard Moreno ser protagonista desde un segundo plano.

Gerard Moreno ha asumido el rol de protagonista. Un papel que abarca mucho más de lo que le corresponde, pero que repercute muy positiviamente como conjunto. Es un estímulo necesario: defiende, presiona, ayuda en la creación y finaliza. Lo es todo. Para Gerard, Leo Baptistao es el socio perfecto. El brasileño le complementa, ya sea desde la banda, tirando diagonales a la espalda de los centrales, o por el carril central. Desde un rol secundario -evidenciado en cuanto al número de goles- permite a Gerard hacer todo lo que hace. Sin embargo, Quique no le ofrecía al ex del Villarreal todo lo que potencialmente podría. Con un repliegue bajo, al Espanyol -sobretodo sin velocidad para transiciones en los costados- le cuesta salir. José Manuel Jurado y Sergi Darder ayudan cualitativamente en la salida de balón por banda, pero no aportan el plus de velocidad que sí daban Piatti o Hernán Pérez. En primer lugar, Quique anteponía el orden táctico y las ayudas defensivas.

En ataque, los cambios de formación han permitido a Gerard Moreno espacio para ser parte activa de la creación. En la imagen superior, vemos en la izquierda el mapa de calor de la temporada 2016/17, mientras que en la derecha está el de la campaña actual (ambas vía Sofascore). Observamos que a día de hoy tiene una zona de influencia más marcada, aunque sigue teniendo libertad -necesaria- para sumar en la creación. Desde la banda, como referencia o como falso 9, se mueve entre líneas a la perfección y desarrolla para el Espanyol tanto el último pase -sin mucho éxito por parte de los finalizadores- como la proyección goleadora. Agrega calidad técnica a los Jurado, Darder y compañía del centro del campo para después ser el motivo del desenlace de la jugada. Los laterales -con énfasis en el plus ofensivo que aporta Marc Navarro respecto a su competencia en la demarcación- permiten a Gerard hacer el recorrido desde la zona de creación hasta la de remate.

Basado principalmente en la contención defensiva, ni Quique ni sus compañeros han dotado a Gerard Moreno de los mimbres necesarios para desarrollar su juego. A su vez, el atacante asume más de lo que a priori representa su faceta y ayuda al bloque del equipo en cada una de las facetas del juego. No se entiende un Espanyol sin él, pero Gerard Moreno está preparado para nuevos retos. Lleva tiempo reclamando una convocatoria para la selección, aunque hay mucha competencia y de mucha calidad. De momento, en el punto álgido de su carrera, en la cima del Espanyol, ofrece la mano a sus compañeros para crecer individualmente y como equipo. Gerard les espera a todos.

 

1 COMENTARIO

¿Algo que añadir?