Diferentes Formas de Aplicar el 4-4-2

Como cualquier aficionado al fútbol puede entender, la manera en la que juega un equipo va mucho más allá de su simple alineación. El Atleti no ha defendido bien en la era Simeone simplemente por usar el 4-4-2, tal y como Pep Guardiola no triunfó en el Barcelona solo por alinear el 4-3-3. Un entrenador aplicando el 4-4-2 puede tener conceptos puramente defensivos, enfocándose en sus bloques medios y bajos, y en la manera en la que presionan. Otros entrenadores aplicando la misma alineación pueden implementar fundamentos mayoritariamente ofensivos.

Queda claro que hay muchas formas de aplicar sistemas diferentes a la misma formación. Los conceptos, los fundamentos, la manera de defender, de hacer las transiciones, la intención detrás de las posesiones, son solo algunos de los elementos que le dan la identidad a cada equipo.

Este artículo hablará de las similitudes y diferencias del Celta, Eibar, y Valencia tanto a la hora de defender en su bloque medio con el 4-4-2 como al momento de realizar la transición de defensa a ataque tras la recuperación del esférico.

Celta

Frente al Betis, la estrategia principal del bloque medio de 4-4-2 del Celta consistió en disuadir al rival a orientar su posesión hacia la banda, donde creaban ventajas defensivas con marcajes al hombre, presiones semicirculares, y con coberturas de la primera línea defensiva.

Tal y como muestra el vídeo, los delanteros presionan en línea y pasivamente. Su principal función no es apurar a los centrales en posesión, sino ayudar al bloque medio a recuperar con disuasiones, coberturas y presiones semicirculares.

Los mediocentros, por su parte, alternaban su estilo de marcaje dependiendo de la situación de juego. Mayoritariamente, un mediocentro presionaba activamente, mientras el otro cubría la zona.

Al recuperar el esférico y reconocer la oportunidad de realizar la transición de defensa a ataque, el Celta buscaba trasladar el esférico hacia el centro del campo, lejos de la zona de recuperación. Al lograrlo, utilizaban el recurso del tercer hombre para buscar al jugador en desmarques al espacio.

Valencia

Frente al Eibar, el 4-4-2 del Valencia y su manera de realizar las transiciones de defensa a ataque incluyen bastantes similitudes y diferencias respecto al planteamiento del conjunto de Unzué frente al Real Betis.

A diferencia del Celta, el Valencia buscaba apurar las decisiones del poseedor y aislar sus posibles opciones de pase.

Un delantero, normalmente Rodrigo, presionaba agresivamente a los zagueros centrales mientras el otro cubría la zona del pivote defensivo. Mientras tanto, ambos mediocentros defendían zonalmente.

Los pases a los laterales rivales significaban un instante de presión activa por parte de los mediocampistas atacantes.

Las similitudes al vídeo anterior surgen al recuperar la pelota en la zona medular. Ambos equipos buscan trasladar la pelota a la zona central, lejos del lugar de recuperación para impedir al rival recuperar el balón y superar la primera línea de presión efectivamente.

Al conseguirlo, los atacantes buscaban penetrar de la misma manera que los de Unzué, con un pase en profundidad al ‘tercer hombre.’

Eibar

El Eibar es el equipo que presiona más intensamente en toda La Liga (vía Understat). También es el conjunto que realiza la presión precisamente en las zonas más avanzadas del campo, el equipo que más centra por partido -con 6.8 centros- y el que más intercepciones por partido realiza, con 15.3 (vía WhoScored).

Dichas estadísticas representan su forma de presionar en el centro del campo y la idea de Mendilibar al realizar las transiciones de defensa a ataque.

Tal y como muestra el vídeo, tras perder la posesión del balón, todo el mediocampo retracta sus líneas, se cierran, presionan multidireccionalmente y sincronizadamente hasta asfixiar la posesión del rival y recuperar el balón.

Aunque no se pueda apreciar en el vídeo debido a la situación específica del juego, los mediocentros del Eibar se posicionan con respecto al balón. Algo similar al bloque medio del Barcelona de Valverde con el 4-4-2. Esto causa una estructura menos rígida en defensa, pero el Eibar lo compensa al presionar sincronizadamente y efectivamente.

Las estadísticas y el vídeo indican que el Eibar busca realizar las transiciones rápidamente hacia la banda cuando recuperan el esférico y tienen posibilidades de contragolpear. Lógicamente, el propósito final del contraataque es crear ocasiones a través de centros laterales.

Dichos centros son los que causan más daño en toda la Liga Santander, ya que el Eibar es el equipo que más asistencias consigue por partido a través de centros laterales, con 0.5 asistencias grupales por 90 minutos (vía WhoScored). El Eibar domina el juego aéreo en el fútbol español y por ello intentan orientar sus posesiones hacia la banda, para crear situaciones provechosas de centros al área.

Conclusión

Tal y como muestran cada uno de los vídeos, hay muchas formas de implementar la misma formación y ajustarla a las características de los jugadores propios y del rival. El Valencia, por ejemplo, utilizó el mismo 4-4-2 contra el Barcelona que contra el Eibar, sin embargo la presión agresiva de los delanteros y los instantes de presión fueron más intensos frente al equipo dirigido por José Luis Mendilibar.

Un 4-4-2 puede ser aplicado de infinitas maneras. Como muestran estos 3 equipos, sus facetas del juego varían dependiendo de lo que quieren hacer tanto en defensa como en ataque.

Más allá de jugar con el mismo 4-4-2, cada uno de estos equipos tienen una identidad marcada por las ideologías y los fundamentos inculcados por los entrenadores a sus jugadores, quienes se expresan finalmente en el terreno de juego.

2 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *