Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Un cambio necesario

Sabíamos de Quique Setién que es un técnico con las ideas muy claras. Con una filosofía muy marcada a lo largo de su dilatada carrera en los banquillos. Un estilo de juego que le ha llevado hasta la élite del fútbol español y que hoy, dirigiendo a un equipo de primera división, las dudas se habían instalado en torno a su figura y su modelo. No tanto por el rendimiento de su bloque, sino por el poco control del juego en muchas fases del mismo. Al Betis le costaba mucho cerrar los partidos, no por falta de gol o de generación en la parcela ofensiva, sino porque todo el flujo de juego atacante se veía contrarrestado por una fragilidad en defensa que hace que el conjunto bético sea uno de los más goleados de La Liga Santander.

Muchos fueron los resultados abultados en los que el Betis se vio involucrado. Aunque no todos los cuenta por derrotas, es reseñable subrayar el dato de que el conjunto verdiblanco suma 5 encuentros en los que se anotasen 8 o más goles esta temporada. Estos números tan llamativos quizás hicieron replantearse muchas cosas a Quique Setién, y es que las últimas jornadas hemos visto un cambio tanto en la dinámica goleadora del Betis como en su sistema. El técnico cántabro ha apostado por alinear una defensa de cinco en repliegue con el fin de estar menos expuesto en las transiciones ofensivas rivales. Sumando un central más a su zaga, Setién sigue confiando en el despliegue de sus laterales, ahora convertidos en carrileros, con tal de seguir generando el juego exterior que tantas opciones les estaba dando en ataque, pero contando con un efectivo más para resguardar las espaldas. El dibujo ha pasado claramente a un 5-3-2, -o un 5-4-1 dependiendo de algunos nombres- una formación que probó por primera vez en el Villamarín frente al Villarreal, en un partido que supuso la irrupción futbolística de Loren Morón en el panorama nacional con un doblete que dio la victoria a los locales.

Con cinco defensas comandados por Marc Bartra, el Betis ha ganado ese plus de equilibrio que tanto necesitaba el equipo.

Desde aquel momento, el Betis ha utilizado dicha formación en siete de los últimos ocho encuentros, precisamente, desde la llegada del actual nombre propio en la zaga verdiblanca: Marc Bartra. Desde que el central catalán debutase frente al submarino amarillo, Quique Setién decidió apostar por una línea de tres atrás con el canterano del Barcelona siendo el líder incrustado en el centro del nuevo muro bético, generalmente flanquado por Amat y Mandi. A pesar de la baja del que había sido su estandarte atrás durante la primera mitad de la temporada, Zouhair Feddal, que le hubiera dotado aún de más seguridad atrás, los números del conjunto de Setién desde el cambio de sistema han dado un vuelco total. Si antes de la llegada de Bartra y el nuevo dibujo con defensa de cinco, el Betis había logrado dejar su puerta a cero en cuatro ocasiones en las consiguientes 21 jornadas, ahora ha conseguido esa misma cifra solo en 8. Solo la visita del Real Madrid al feudo verdiblanco hizo volver a ver revolotear los fantasmas de esa fragilidad defensiva que atemorizaba a la grada del Villamarín, pero nada más lejos de la realidad.

El equipo ha ganado en fiabilidad y sobre todo en algo de lo que carecía hasta el momento; equilibrio. Setién sigue apostando por Javi García en el pivote, un jugador muy físico y de gran trabajo, que se encarga de barrer todo lo que pueda estorbar a su defensa, algo que libera en gran manera a Fabián y Guardado, más centrados en la elaboración y el despliegue hacia el área rival. La fantástica aparición por los costados de Junior y Francis sigue asegurando el peligro por los carriles exteriores mientras otro nombre revelación de la temporada, Loren, se encarga de rematar a puerta todo balón que se le acerca por el área. El Betis sigue siendo un equipo muy enfocado al ataque, con capacidad para hacer goles, pero mucho más equilibrado tras el cambio de sistema. Siendo el quinto clasificado de La Liga teniendo un gol average tan solo de +1, en estas últimas jornadas con el cambio de dibujo ha conseguido revertir su situación hacia una diferencia de goles positiva, habiendo estado en negativo durante toda la temporada. Un dato que alienta a un Setién que, a pesar de no ser muy amigo de los cambios, éste le puede venir de maravilla al Betis en la lucha final por conseguir un puesto que dé acceso a Europa.

 

¿Algo que añadir?