Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Alguacil para nueve partidos

El cese de Eusebio Sacristán el mismo día que Lorenzo Juarros dimitió de sus funciones como director deportivo, evidenció que en la Real Sociedad se buscaba un cambio de ciclo. Así lo confirmó horas después el presidente del club, Jokin Aperribay. Esas fueron las consecuencias de que la presente temporada de la Real empezase siendo una de las más ilusionantes de los últimos años para acabar siendo una decepción. Porque en cuestión de meses, en Anoeta se pasó de soñar con un título a deambular sin pena ni gloria por la mitad de la tabla de clasificación de la Liga Santander.

Ya sin Eusebio ni Loren, Imanol Alguacil, el técnico interino de la Real, tiene mucho trabajo por delante.

Con el objetivo de volver a Europa lejos, con Eusebio —y Loren— sin cabida en el organigrama actual del conjunto txuri-urdin y con nuevo entrenador interino -Imanol Alguacil-, la Real Sociedad encara los últimos dos meses de competición con la obligación de mejorar sus prestaciones a diversos niveles. En el plano futbolístico ha quedado demostrado que el equipo no supo evolucionar ni reinventarse en la segunda campaña completa de Sacristán.

Su Real acusó el nuevo ritmo de competición en el que tuvo que desenvolverse hasta febrero —jugando jueves-domingo al seguir con vida en la Europa League— y el técnico de La Seca, pese a intentarlo, no pudo variar el rumbo de su proyecto desde la pizarra. El cuadro donostiarra se mostró muy vulnerable en algunas facetas del juego tan concretas como la transición defensiva, pasó a atacar peor y terminó sobreviviendo por sus individualesOdriozola y Canales especialmente—. Pero no es solo sobre el terreno de juego donde la Real Sociedad debe optimizar sus recursos. Porque recuperar para la causa al mejor Zurutuza o Agirretxe y meter definitivamente en la dinámica del equipo a Januzaj, son situaciones que Alguacil tendrá que corregir de aquí en adelante para recuperar la confianza de algunas piezas clave que en el pasado han resultado ser determinantes para la Real.

“El juego es muy parecido en el Sanse, en el primer equipo y en el C”

Imanol Alguacil, sobre cómo jugará su Real Sociedad el día de su presentación.

Es por ello que el trabajo que tiene por hacer Imanol Alguacil no se antoja sencillo. En nueve partidos tendrá que dar respuesta a las cuestiones que han hecho temblar los cimientos de un proyecto futbolístico que el curso pasado alcanzó su punto más álgido durante los primeros meses de competición; en los que la Real se disfrazó del equipo que mejor fútbol practicó de España. Alguacil tendrá que volver a proponer algo nuevo, aunque pretenda dominar los partidos a partir del balón y el juego combinativo como lo ha venido haciendo en el Sanse. Y una de las asignaturas pendientes que tendrá que aprobar —con nota si es posible para el devenir de la Real— es convertir a los suyos en un conjunto que domine las dos áreas; la suya propia y la del rival.

Mejorar los registros de goles encajados —donde la Real Sociedad lleva en la actualidad 52 tantos en contra— ayudaría a que el elenco txuri-urdin acabase la Liga más cerca de los puestos europeos que el descenso. Si Imanol Alguacil consigue que el 1-0 a favor de sus hombres tenga el valor real que tiene y dota a su sistema de una seguridad defensiva mayor, finalizar la temporada con buenas sensaciones no parecería una quimera.

Por otro lado, la contratación de Alguacil como entrenador del primer equipo puede beneficiar a una serie de jugadores que constan en la plantilla realista pero que no han gozado de demasiadas oportunidades. Que Guridi, Bautista o Aritz hayan coincidido con Imanol en el filial —donde este año el entrenador oriotarra lo ha estado bordando hasta el punto de que el Sanse se encuentra en disposición de ascender a La Liga 123— permitirá que todos esos potrillos cuenten con minutos y de todo esto se puede beneficiar una Real a la que no le sobran argumentos para competir. Rubén Pardo es otro de los que podría ver modificado su rol si, finalmente, Alguacil le hace jugar y entra como alternativa a Zurutuza en la medular txuri-urdin cuando éste falle. Illarra es uno de los que lo agradecería. De todo ello se podría beneficiar una Real a la que no le sobran argumentos para competir.

 

Artículo realizado por Roque Arambarri (@RoqueArambarri en Twitter)

 

¿Algo que añadir?