Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Un extremo criado en Anoeta

Irrumpió en la temporada 2016/2017 de la Real Sociedad teniendo un gran impacto en el equipo de Illarramendi, Zurutuza, Prieto, Oyarzabal o Willian José. Tras una primera vuelta magnífica en La Liga, fue el canterano txuriurdin el que mantuvo el ataque de la Real tras el agotamiento competitivo de sus compañeros. Este verano, tras alcanzar sus primeros 50 partidos en Primera División, fue convocado por Julen Lopetegui, su nuevo entrenador, para disputar el Mundial de Rusia. El ex-seleccionador de la Roja tenía claro que la profundidad que aporta Álvaro Odriozola podría ser esencial para el estilo que estaba implantando en la selección española. Y tras la eliminación en octavos de final ante la anfitriona, el lateral de 22 años da otro salto en su carrera. El Real Madrid, que llevaba tiempo valorando su incorporación, finalmente la culmina en otra apuesta por la juventud. El reto es mayúsculo, pero serán garantes de rendimiento su suficiente experiencia en La Liga, su personalidad y la calidad que sin duda atesora.

La carrera de Odriozola sigue creciendo a pasos agigantados.

En cuanto a características, es ideal para su nuevo equipo. En los últimos años, sobre todo desde que Zinedine Zidane radicalizó su propuesta por los centrocampistas, el equipo blanco viene adoleciendo una falta de profundidad manifiesta. La extraordinaria capacidad de controlar el juego a partir del pase condicionando el escenario durante los 90 minutos, se veía en muchas ocasiones corta como para conseguir, además, girar al adversario, comprometer a la defensa rival. En definitiva, tenía dificultad para generar ocasiones a raíz de su juego. Sin embargo, la plantilla, si se analiza, no presentaba tal déficit. Jugadores como Marco Asensio o Gareth Bale deberían ser ese contrapunto que complementara el manejo de balón de Kroos, Modric o Isco, los encargados de cambiar el ritmo, amenazar desde la velocidad y la transición y aportar esa cuota de determinación y gol que necesita todo equipo ganador. El español por indefinición en su juego y el galés por la discontinuidad de su físico han dejado mucho a deber en este aspecto, penalizando en gran medida al sistema.

Las virtudes de Álvaro darán mucha versatilidad al sistema de Julen.

Odriozola tiene la capacidad, desde el punto de vista estrictamente individual, de paliar este defecto. Competirá por un puesto con Dani Carvajal, el dueño del carril derecho en las últimas temporadas, garantizando entre los dos anchura y profundidad por ese lado. Sin embargo, su forma de hacerlo es diferente. Mientras Dani es maestro en la perseverancia y el timing para incorporarse a la jugada en carrera y dar el pase atrás o el centro al área, Álvaro es capaz de desbordar al defensa desde parado, como si fuera un extremo de los 90, y centrar a la cabeza del ariete, ofreciendo una variante muy interesante ante el repliegue que se encuentra a menudo el Madrid durante la temporada. Nunca lo veremos, pero habría sido muy estimulante verle poniendo balones a un área cargada por Cristiano Ronaldo. Ante la brutal pérdida de remate que sufrirá el Real tras la marcha del 7, habrá que ver si Benzema, Bale o el mercado de fichajes son capaces de cubrir esa fase del juego. Habiendo incorporado uno más, por asistentes, desde luego, no va a ser.

¿Algo que añadir?