Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

El pilar de la ilusión

La parte verdiblanca de Sevilla va muy en serio. Tras haber renovado la portería con los fichajes de Pau López y Joel Robles y después de dotar al equipo de un nuevo plus técnico con Sergio Canales y Takashi Inui, el Real Betis ha querido dar un golpe encima de la mesa con la contratación de William Carvalho. El mediocentro internacional por Portugal quería abandonar Lisboa en este mercado estival tras un final de temporada muy convulso en el José Alvalade. Conjuntos ingleses, italianos y españoles, sobre todo, se pugnaban una contratación que por cuantía y capacidades individuales podría ser muy provechosa para cualquier equipo. Pese a todo, Carvalho no se desplazará mucho. Llega al Benito Villamarín tras una temporada cargada de un optimismo verdiblanco que parecía demasiado oculto bajo una capa de polvo. El proyecto y la ciudad ya han encandilado al mediocentro luso, ahora solo falta que él sea la pieza encargada de engrasar y enlazar todo el entramado defensivo y ofensivo de un equipo donde se palpa la ilusión.

Dejando a un lado el apartado táctico y técnico que definen el perfil del pivote, el conjunto verdiblanco ficha, de primeras, experiencia con un jugador ya contrastado y definido. A sus 26 años, el joven centrocampista luso es un activo ya cocinado y perfilado hacia un estilo de juego claro. La experiencia aglutinada en el conjunto lisboeta, donde ha llegado a disputar partidos de Europa League y Champions League, vendrá genial a un conjunto que cada vez cuenta con más jugadores con encuentros europeos importantes a sus espaldas. A todo eso hay que añadir la experiencia internacional de Carvalho. Con Portugal consiguió alzar la Eurocopa de Francia 2016, imponiéndose en la final al anfitrión. Contando con apenas 24 años a sus espaldas, fue un activo de gran importancia para Fernando Santos en el mediocentro, perdiéndose solo las semifinales por acumulación de tarjetas amarillas.

William espera ser la pieza que equilibre ese torrente futbolístico bético de tres cuartos de campo en adelante.

El conjunto dirigido por Quique Setién adolecía de un jugador que fuera clave dentro y fuera del campo: sobre el verde, William espera ser la pieza que equilibre ese torrente futbolístico bético de tres cuartos de campo en adelante, tratando de evitar los problemas que el año pasado surgieron en la transición defensiva. Fuera del campo espera ser el golpe encima de la mesa de un proyecto que ya mostró la temporada pasada de lo que es capaz. A pesar de las muchas novias con mayor nombre y posibilidad sobre el papel, el mediocentro luso se decidió por el Real Betis, otorgando un salto al equipo y a la entidad.

El equipo verdiblanco ficha sencillez y equilibrio. El ya ex jugador del Sporting de Portugal reconoció en su presentación con el conjunto andaluz fijarse mucho en el juego de Sergio Busquets. Mucho deberá mejorar el luso para llegar a tal nivel, pero si en algo es ligeramente comparable al blaugrana es en su capacidad de encontrar siempre la situación más sencilla y efectiva a la hora de soltar el balón. La temporada pasada en Portugal promedió un 88% de pases acertados, donde se incluyen desplazamientos en largo y pases de cabeza. Esa sencillez en la transición ofensiva encuentra una estrecha relación a la hora de replegar. William Carvalho, pese a su demarcación como pivote, se suele incorporar al ataque, pero posee una gran capacidad para guardar la posición con la corrección que su demarcación demanda.

Un todocampista con gran despliegue físico pero que con balón destaca por su claridad y seguridad.

Oxígeno y músculo, pero con una llamativa comprensión del juego. Eso es un Carvalho que, pese a no haber cambiado las franjas verdes y blancas, espera ofrecer más en Sevilla que en Lisboa. De momento ha llegado como el fichaje más sonado del conjunto de Setién y uno de los más destacados de lo que llevamos de mercado en el campeonato nacional. Contrataciones así no hacen sino aumentar las ganas de observar la progresión de un Real Betis que la campaña pasada ya ralló a un nivel muy alto haciendo gala de un fútbol fresco y tendente al espectáculo. En el centro de ese espectáculo estará William Carvalho para hacer malabares y equilibrismo dentro de una apuesta futbolística tan espectacular como caótica en ocasiones.

2 COMENTARIOS

¿Algo que añadir?