Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Movilidad para el esquema de Mendilibar

Con una mezcla entre el particular catalán de Lleida y el acento del sur, Marc Cardona llega en calidad de cedido -con opción de compra- al proyecto de José Luis Mendilibar en lo que es uno de los movimientos más interesantes del conjunto armero en lo que llevamos de mercado estival. Con siete goles en su último curso en la ciudad Condal y otros 17 en el primero, tiene ante sí la primera gran oportunidad de consolidarse en la élite a los 23 años.

Habiendo debutado en el primer equipo de la mano de Luis Enrique, el crecimiento del punta catalán ha ido acorde con la gestión de los tiempos a nivel de etapas: en cuatro años ha pasado por cuatro categorías distintas. Desde Tercera División con el Atlético Sanluqueño, pasando por Segunda División B y Segunda División con el Barcelona B y culminando con el Eibar en la élite del fútbol nacional. Un proceso tan esperado como necesario: el descenso del filial era un paso atrás en su formación.

Un delantero de recursos 

Marc Cardona es un atacante especialmente móvil, pulcro con balón y eficaz en la definición. Destaca, sobre todo, por atacar con mucho criterio los espacios, en varios tramos de forma agresiva, pero a la hora de rematar goza de la templanza tan característica de los grandes goleadores, por lo que podríamos decir que Marc es tormenta y calma al mismo tiempo. Además es un delantero que aporta mucho sacrificio cuando es el rival el que lleva la iniciativa y su número de errores no forzados en el pase acostumbra a ser relativamente bajo.

El filial azulgrana, su sitio ideal.

Para entender lo que es a día de hoy la nueva cara del Eibar hay que poner el foco en su última etapa, la del Barcelona B. Gerard López rescató a un atacante con gran facilidad anotadora de una competición tan apática como la Tercera División para convertirlo en un delantero más completo, más peligroso, más determinante. El ilerdense se ha beneficiado del juego combinativo, que no posicional, y el crecimiento ha sido exponencial con el paso del tiempo: Marc Cardona es mucho más que sinónimo de gol.  

En su primer curso, el técnico de Granollers le situó como referencia en detrimento de un Dani Romera que hasta entonces era su discurso dentro del 4-3-3 y resultó ser una pieza esencial en el Barcelona B campeón del grupo III de Segunda División B. Aun así es interesante puntualizar que ambos llegaron a actuar juntos en torno a un 4-4-2 asimétrico o 4-2-2-2 en casos muy específicos, por lo que el esquema de Mendilibar no será algo que le venga de cero por completo.

WhatsApp Image 2018-07-28 at 14.14.45
La libertad de movimientos que le otorga el 4-3-3 ayuda a entender su juego.

Ya en la categoría de plata, Marc Cardona no ha tenido un rendimiento tan sostenido y regular. Un poco en la línea de lo que ha sido la temporada del filial. Perjudicado por varios problemas físicos, el atacante ha ido de menos a más, no solo a nivel goleador. El Barcelona B estuvo abocado al descenso prácticamente desde la primera vuelta, pero en la recta final estuvo cerca de hacer un milagro derrotando al Sporting en El Molinón y al Cádiz en el Mini Estadi y uno de los jugadores clave, ya con García Pimienta a los mandos, fue Marc Cardona con tres goles y un sinfín buenas sensaciones con y sin balón.

Un perfil que encaja en el sistema

En un ejercicio de análisis meramente teórico, la llegada de Marc a Ipurua parece todo un acierto. Tanto por lo que al jugador como a la propuesta se refiere. Sí que es cierto que debe adaptarse al dibujo y mimetizar con todo lo que envuelve al Eibar a nivel de ecosistema, pero hablamos de una conexión destinada a satisfacer a ambas partes por igual, siempre y cuando no sufra el salto de categoría.

Adaptarse al sistema y mimetizar con el ecosistema serán aspectos clave.

 Pocos equipos de Primera División poseen una personalidad tan marcada e identificable como esta SD Eibar de José Luis Mendilibar. Fiel al 4-4-2 más clásico y haciendo gala de un sólido pragmatismo, los vascos cargan el área con balones a través de la explotación de los costados. A falta de saber cómo se suple la marcha de una pieza tan esencial en el sistema en fase ofensiva como Takashi Inui, a la conclusión a la que sí podemos llegar es que la propuesta de Mendilibar es propicia para un Marc Cardona capaz de estar siempre en el lugar y en el momento oportuno.

WhatsApp Image 2018-07-28 at 14.14.44
Atacar la espalda de los centrales rivales buscando los espacios es su jugada fetiche.

El ilerdense aterriza para sumar remate, presencia en el área y trabajo sin balón. Y pese a brillar en un 4-3-3, no hay motivos para pensar que no vaya a poder hacerlo en el 4-4-2. Su radio de acción, evidentemente, se verá reducido, pero es lógico pensar que su rendimiento no dependerá tanto de una cuestión táctica, sino más bien del entendimiento con el otro atacante. El reparto de zonas, la caída entre líneas o la ocupación posicional del área deberán estar a la orden del día. Cardona tiene en Eibar la oportunidad de seguir creciendo.

Un artículo de Daniel Guillén (@Danigcc_11 en Twitter)

¿Algo que añadir?