Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Nuevo ariete, nuevo plan

Sin miedo a equivocarnos, podemos afirmar que el PitAbelardo fue el principal protagonista de la temporada pasada del Deportivo Alavés. Tras un inicio irregular y frustrante del club babazorro bajo la dirección de Mauricio Pellegrino y Gianni De Biasi, el técnico asturiano consiguió mantener al equipo en la categoría a través de aumentar su nivel competitivo directo y de ciertos toques de pizarra que potenciaron a sus futbolistas e hicieron más aprovechable la plantilla. En esta nueva temporada 2018/2019 el objetivo de la entidad debe ser el mismo, quedarse en La Liga, aunque con seguridad Abelardo lo enfocará de manera diferente en virtud a su nuevo ariete.

El nuevo punta condicionará el plan de Abelardo para su Alavés 18/19.

Borja Bastón, además, necesita este proyecto. Tras su gran año en Primera División con el Eibar en la temporada 2015/2016 en la que anotó 19 goles en 39 partidos (entre Liga y Copa del Rey), casi un gol cada dos partidos, se ha estancado en los últimos años, y ni en el Swansea ni en el Málaga ha conseguido tener el impacto deseado y esperado. Apenas hemos vuelto a ver a ese delantero de área capaz de ocuparla y aprovecharla por sí solo y con una capacidad de remate que se convertía sin remedio en puntos para su equipo. Con Abelardo y en Vitoria tiene otra oportunidad. Y su equipo lo necesitará.

Su nuevo entrenador encontró muchas de las respuestas que el equipo requería en la figura de Munir El Haddadi. A nivel de números, con el conjunto vitoriano alcanzó 11 goles y 5 asistencias en 25 partidos. Pero, además, el canterano del FC Barcelona dio sentido al juego aunando implicación y personalidad con una sensibilidad en la asociación que dieron ventajas y espacios a sus compañeros, lo que, claro, redundó en el rendimiento global. Bastón es otra historia, y con él los planes deben cambiar. El delantero madrileño le va a asegurar, junto a John Guidetti, la ocupación del área, al contrario de un Munir cuya mayor influencia se producía en la frontal. Este detalle lo puede cambiar todo, y la plantilla parece preparada. A partir de ella, Abelardo debe intentar meter el balón en área rival, donde sus dos torres pueden hacer mucho daño. Y piezas para ello no le faltan. Tanto los mediocentros (Torres, Manu García) empujando a través de la presión y el robo como los volantes y extremos a partir del desborde y la profundidad son herramientas valiosísimas para el gijonés. Los fichajes de Jony para jugar en izquierda y Twumasi para hacerlo en derecha, uniéndose a los Burgui, Sobrino o Ibai, son más pistas que nos hacen imaginar un Alavés más vertical y exterior, con la intención de nutrir a la doble punta y especialmente a un Bastón que bien asistido debe ser determinante en Mendizorroza.

A este Alavés no le va a faltar juego exterior para nutrir a Borja Bastón.

Queda por aclarar, quizás, su entendimiento con Guidetti. Abelardo debe ayudarles y orientarlos sobre cómo repartirse espacios y funciones. Pues, aunque ambos pueden ser muy valiosos a la hora de hacer avanzar a su equipo a partir de su pelea con los centrales y, muy a tener en cuenta, ser foco de una salida de balón por juego directo, no cabe duda de que habrá contextos en los que alguno deberá salir de esa zona para, ya sea desde la banda o la corona del área, variar el plan y la jugada. El sueco parece el más indicado para esta labor, dejando a Borja la tarea de volver a ser ese matador que dominaba el punto de penalti en el estadio de Ipurua.

¿Algo que añadir?