Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Las alas de La Cerámica

Miguel Layún ha aterrizado en la localidad castellonense de Villarreal a sus 30 años, después de haber cuajado una buena Copa del Mundo y tras haberse estrenado la pasada temporada en La Liga. El jugador mexicano fue cedido por el Porto FC al Sevilla FC en la segunda vuelta del curso pasado. En Nervión tuvo un papel muy destacado, disputando una gran cantidad de minutos en liga y siendo importante para que el equipo alcanzara el séptimo puesto que daba acceso a Europa. Sin embargo, tuvo que regresar a Do Dragão al finalizarse el préstamo. Al nuevo esquema sevillista de Machín le hubiera venido de perlas la polivalencia del jugador tricolor, pero su vuelta al Sánchez Pizjuán no se produjo. Pese a todo, continuará en La Liga, en un submarino amarillo que espera presenciar el regular rendimiento que Layún dejó la pasada temporada en Sevilla y en Rusia con su selección.

Javier Calleja sabía perfectamente lo que contrataba cuando Miguel Layún aterrizó en el club groguet. Polivalencia como primero y un notable rendimiento en todas y cada una de las posiciones que el mexicano puede ocupar. De los 16 partidos que pudo disputar en la competición doméstica con el Sevilla FC solo se perdió uno, precisamente frente al Villarreal. Once de los quince encuentros de La Liga que disputó fueron completos, adquiriendo una gran cantidad de minutos por su gran adaptabilidad a varias posiciones dentro del terreno de juego. Además, consiguió hacer dos goles: uno ante el Leganés y otro ante el Real Madrid, que a la postre sirvió para darle la victoria al conjunto andaluz.

Su capacidad para descolgarse hacia el ataque conjuga bien con un gran disparo desde media distancia.

Layún se une como refuerzo a una plantilla que ya cuenta con los fichajes de Funes Mori, Santiago Cáseres, Santi Cazorla, Daniel Raba, Gerard Moreno y Ekambi. La particularidad de Miguel Layún hace que llegue para reforzar tanto la defensa –en el puesto de lateral derecho, aunque también puede actuar a banda cambiada– como el centro del campo. Precisamente en Rusia actuó como un efectivo más en la medular durante los tres encuentros de la fase de grupos, contribuyendo mucho en las labores defensivas y siendo uno de los primeros jugadores en relanzar al equipo al contragolpe.

Para su posición habitual se va a encontrar a un duro competidor por la titularidad como Mario Gaspar. El español ha sido el titular en el lateral derecho del submarino amarillo durante las pasadas temporadas, realizando tan buenas actuaciones que le abrieron, por momentos, las puertas de la selección española. El 4-2-3-1 de Calleja parece inamovible dentro del conjunto castellonense en convivencia con el sistema asimétrico en rombo, por lo que a Layún le quedan las posibilidades de la banda derecha o el doble pivote si no llega a asentarse como titular en el lateral derecho. Como volante por la derecha podría ser una alternativa si finalmente Samu Castillejo abandona la nave amarilla por alguno de los conjuntos que se han interesado en él. Un puesto en el doble pivote está más complicado. Pese a que Layún ha actuado, en ocasiones, en posiciones centrales, uno de sus fuertes es la gran capacidad de elección que tiene para descolgarse hacia el ataque. Como doble pivote, esa acción quedaría algo más limitada por una versión más táctica y posicional a la que no está tan acostumbrado. Además de que esa demarcación ya está bien cubierta en el Estadio de la Cerámica.

La particularidad de Miguel Layún hace que llegue para reforzar tanto la defensa –en el puesto de lateral derecho, aunque también puede actuar a banda cambiada– como el centro del campo.

Desgaste y polivalencia. Si hay algo que Layún aportará sea cual sea la posición que ocupe es desgaste físico en favor del equipo. El mexicano es un jugador acostumbrado al trabajo defensivo, tanto en el lateral como en una posición más adelantada. Se trata de un jugador de ida y vuelta que podría ocupar toda la banda sin mucho problema. A pesar de contar ya con la treintena de edad, Layún posee una capacidad de esfuerzo fuera de toda duda. Esa virtud le permite poder llegar a posiciones ofensivas constantemente y regresar fielmente a su demarcación defensiva. De ahí se entiende de que, sin ser un gran defensor en el uno contra uno, su posición natural haya sido casi siempre la de lateral derecho. Además, su capacidad para descolgarse hacia el ataque conjuga bien con un gran disparo desde media distancia, ya sea este en movimiento o en parado, pues presenta un destacable golpeo de libres directos. Cuando llega a línea de fondo, por derecha y por izquierda, y prepara cualquiera de sus dos piernas para centrar los puntas de su equipo pasan a frotarse las manos. El Villarreal ha contratado a un jugador de equipo que buscará ganarse un puesto en el once titular, así como hizo en Sevilla.

¿Algo que añadir?