Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Un reto mayúsculo para Lopetegui

Julen Lopetegui, como él mismo expresó en rueda de prensa, tiene un reto apasionante a la vez que gigante, que llegó a su vida de forma accidentada tras quedarse a las puertas de dirigir a la Selección Española en un Mundial. No solo es el elegido para dirigir sobre el campo al equipo más exigente del mundo, sino que además, debe hacerlo bajo una herencia envenenada. Las salidas de uno de los héroes de siempre del madridismo, Zinedine Zidane, primero como jugador y después como entrenador, y después, del máximo goleador de su historia y reciente máximo anotador de la decimotercera Champions League conquistada por el club, Cristiano Ronaldo, siendo realistas, no hacen más que complicar la siempre estresante labor de dirigir al conjunto blanco.

Lopetegui: «Es un reto apasionante el reinventar el equipo sin Cristiano.»

Sin embargo, desde el día 1 en el que trabajó en Valdebebas, el técnico vasco se ha olvidado de excusas en cuanto a salidas y de exigencias en cuanto a fichajes y se ha puesto a trabajar en su Real Madrid. En sus proyectos en la élite, y especialmente dirigiendo a España, ha demostrado manejar conceptos tácticos que van en consonancia con lo que es la historia del Real y con la plantilla que va a tener a su disposición. Partiendo como sistema base del 4-3-3, busca manejar el tempo del partido a partir de la posesión de balón y de la búsqueda de ritmo de circulación basándose en jugadores técnicos y con movilidad constante y ordenada. Una posesión que huye de la indeterminación y que busca el momento más oportuno para el cambio de paso y la aceleración. La alternancia entre un fútbol de control y vertical ha enriquecido al equipo, dando a los jugadores opciones de recurrir al sistema cuando el rival lo pone difícil, algo fundamental para el desarrollo de una temporada y probablemente el gran debe que dejó Zizou en el banquillo del Bernabéu.

Individualmente también hay jugadores en los que Julen va ejerciendo influencia. Antes de la llegada de los mundialistas Casemiro, Kroos o Modric, dio confianza, galones y responsabilidad a secundarios en la anterior campaña como Dani Ceballos y Marcos Llorente. Y ambos han respondido con entereza y un salto importante en personalidad, seguridad y competitividad. Mención especial para el andaluz, que, en el perfil de Modric, ha ofrecido momentos muy interesantes tanto a nivel de control de balón y pase como de desborde y profundidad por dentro. Funciones con las que el 10 croata da mucho brillo al equipo y que Dani puede compensar cuando el Balón de Oro de Rusia 2018 necesite un descanso. También en el centro del campo, pero en una posición más centrada, encontramos uno de los dos detalles tácticos más novedosos del nuevo técnico. Acostumbrados a que el mediocentro lo ocupara en las últimas temporadas Carlos Casemiro, hemos visto cómo Lopetegui ha devuelto ahí a un perfil más asociativo como Toni Kroos, que ya ejerció ese rol en la segunda temporada de Carlo Ancelotti. Con el alemán, el entrenador vasco, que ha llegado para ello incluso a apartar a Casemiro a su derecha como interior, busca un ancla que le permita una gestión de la posesión más efectiva, ágil y propositiva, capaz de ser el director de toda triangulación que se pueda dibujar por delante suya en campo contrario. Queda ver si este ajuste tiene continuidad a lo largo de la temporada, especialmente ante rivales replegados en casa, o si el mediocentro brasileño, que dio un paso competitivo muy importante en su carrera en el Oporto con Julen, recuperará el eje central.

Ayudándolo a sentirse delantero, Julen puede relanzar la carrera de Asensio.

El otro jugador sobre el que Lopetegui ha trabajado tácticamente con especial detalle es Marco Asensio. Ante la pérdida de determinación sufrida por la marcha de Ronaldo a la Juventus y la falta de un fichaje que pudiera compensarla, el elegido para dar la profundidad y la amenaza está siendo el balear. Algo perdido en las últimas temporadas a nivel táctico y posicional, esta pretemporada estamos viendo al Asensio más delantero. Toca más balones arriba, carga el área, remata y golea. Julen confía en él, como demostró llevándoselo a Rusia, y puede ser capital en la precisa evolución de Marco. La plantilla blanca lo necesita más como atacante que como centrocampista. Y su entrenador, ya lo ha colocado de falso nueve. En la Supercopa de Europa, donde suele rendir y cumplir, es su primera gran oportunidad de comenzar a ganarse el huérfano dorsal 7.

1 COMENTARIO

¿Algo que añadir?