Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Cheryshev tras la Copa del Mundo

Si hay una experiencia que cambia -para bien o para mal- a un futbolista es la Copa del Mundo. Cada cuatro años los jugadores se baten para hacernos creer que lo visto en este lapso de tiempo que a duras penas llega al mes, es lo rutinario. Antes nos engañaban. Sin redes sociales, sin un boom que lo delatara todo antes de que incluso sucediera, el Mundial era un escaparate en donde posar, sabiendo que los ojos de todo el mundo estaban ahí, quietos, a expensas de ver algo por lo que apostar. Hoy, Denis Cheryshev debería ser otro tras su paso por Rusia 2018, tanto su papel como su impacto han dejado una huella que si Marcelino logra preservar, será de gran agrado en Mestalla.

El Valencia vuelve a Europa por la puerta grande, con una idea y una ilusión renovadas de la mano de su técnico, Marcelino García Toral, que ha logrado dotar de sentido colectivo a una estructura que se mostraba muy debilitada. Con un 4-4-2 de base, la incógnita de Gonçalo Guedes marca lo que pueda hacer el Valencia. Sin el portugués, dueño del volante izquierdo la temporada pasada, ha llegado a Paterna Daniel Wass, un todoterreno ya testado con creces en La Liga. Además ahora, con el fichaje de Denis Cheryshev, el conjunto che gana una pieza que puede sumar mucho en el costado zurdo. Teniendo claro el esquema base de Marcelino y sabiendo qué les va a demandar a sus piezas, Denis encaja como un guante como un jugador capaz de aprovechar los movimientos entre líneas de Rodrigo, de poder sacar tajada de cada recepción del jugador español. Siempre al espacio, es una de las premisas del jugador ruso, que ataca como pocos el hueco libre y huele el peligro, siendo siempre agresivo en sus movimientos. Con Parejo como lanzador y Rodrigo como conductor, los de García Toral podrán ganar muchos metros con pocos movimientos, algo que es muy del agrado del asturiano.

Cheryshev sumó 4 goles en la pasada Copa del Mundo, todos ellos espectaculares, terminando como un cohete la competición.

Cheryshev, como demostró por todo lo alto en la pasada Copa del Mundo, es un jugador al que le gusta tener una referencia en el área. Su sprint+centro son veneno puro para cualquier equipo, pero para hacerlo necesita que sus equipos carguen y ocupen bien el área, algo que el Valencia sí tiene, porque  con Batshuayi se ha ganado una pieza que ataca como pocos ese tipo de jugadas. Con Carlos Soler en el otro sector, el Valencia iba necesitado de un jugador como el ruso, capaz de estirar al equipo desde el desmarque y la verticalidad, de dar apoyos en otras zonas, más abierto que su homólogo por el otro costado. Así pues, Marcelino logra añadir un jugador diferente a lo que ya hay en plantilla para encarar con garantías una temporada que viene muy exigente, con la vuelta de la Champions League y un difícil reto en Liga, donde la cuarta plaza debe ser su objetivo prioritario. Con Wass y Cheryshev, las posibilidades de rendir en diferentes escenarios y contextos son de mucho valor en un año como el que tienen por delante en Mestalla. El reto de Marcelino será conservar y prolongar el sueño de verano de Cheryshev, que como tantos otros a lo largo del tiempo, han usado la Copa del Mundo como esa perfecta excusa para volver a aparecer.

¿Algo que añadir?