Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Patrick Roberts para desequilibrar

Dentro del fútbol cada función, por muy diferente que sea, tiene su importancia en toda estructura de club, y también su complejidad. Sin duda la tarea de un director deportivo es una de las más importantes y a su vez desafiantes de todo el organigrama. Planificar no solo una temporada, sino el futuro y la estabilidad de un proyecto se cimenta en buena medida en las decisiones que toma esta persona en conformidad con su equipo de confianza. Estos planes de futuro no solo se reflejan en los ajetreados y agobiantes días de verano en los que dar salida y firmar las incorporaciones que demanda el cuerpo técnico, sino que hay mucho más trabajo detrás para, con los recursos al alcance, hacer un proyecto sólido a medio y largo plazo. En estas labores -y como se puede observar entre otras muchas cosas en el maravilloso documental ‘Six Dreams’ de Amazon– el director deportivo del Girona, Quique Cárcel, ha venido haciendo un trabajo brillante en las últimas temporadas.

Tras gestionar la primera temporada del club gerundense en Primera y afrontar este verano la salida de un pilar tan importante como su técnico, Pablo Machín, el catalán ha vuelto ha sacar tajada del convenio con el Manchester City, tras la absorción que se fructificó el verano pasado, incorporando en calidad de cedido a una de las perlas más codiciadas para los citizens: Patrick Roberts. El joven jugador inglés de tan solo 21 años es un ágil extremo zurdo pero que rinde mejor a pie cambiado, partiendo desde el costado diestro. Banda desde la cual le hemos podido ver brillar en el Europeo sub17 de hace cuatro años donde logró hacerse con el trofeo y ser uno de los más destacados del torneo, llamando ya desde muy joven la atención de los gigantes de Europa. Finalmente el City fue el que se llevó la puja por el que fuera la gran promesa del Fulham.

Formado en el Fulham, tras su fantástico Europeo Sub-17 donde se alzó campeón, el City llamó a su puerta.

Tras haberse fogueado en la segunda categoría del fútbol inglés con el conjunto londinense, su formación futura estaría ligada con otro club unos cuantos kilómetros más al norte: el Celtic de Glasgow. En el conjunto escocés pasaría las dos últimas temporadas y media, donde fue ganando importancia y protagonismo que poco a poco fue reflejando en sus números, aunque la última temporada apenas pudo contribuir por una lesión que le tuvo fuera alrededor de tres meses. A pesar de ello, sigue siendo una de las principales promesas de futuro del fútbol inglés y que, a su corta edad, suma ya una experiencia -habiendo disputado encuentros de Champions League- y un palmarés -gracias al dominio del Celtic en Escocia- muy poco frecuente en jugadores de su edad.

En sus 51 partidos en la Premiership escocesa sumó 15 goles y 19 asistencias en un club y una liga que, por contexto, le beneficiaban mucho a su juego.

El nuevo jugador del Girona llega a una liga más potente donde la exigencia y la competencia aumentan considerablemente, aunque puede aportar muchos matices a su nuevo técnico. Con Eusebio hemos visto a Portu caer mucho más al costado diestro en la primera jornada de Liga ante el Valladolid, mucho más que en su anterior etapa con Machín, aunque aún es pronto para determinar nada, pero que el murciano comience a ocupar ese costado sería un problema para el inglés, que es mucho más determinante desde ese carril, aunque también pueda desenvolverse en el otro carril o bien en posiciones más interiores desde la mediapunta. También es pronto para determinar si el técnico vallisoletano seguirá apostando por el sistema de tres centrales ya implantado por Machín o si bien variará el rumbo táctico del conjunto catalán, pero es difícil imaginarse a Roberts en labores de carrilero, dado su perfil y su poco trabajo defensivo, seguramente no sería lo más productivo para su equipo.

Pero no todo son incógnitas para el Girona. Con la llegada de Patrick los de Eusebio se aseguran un jugador eléctrico, muy escurridizo y vertical con una agilidad que su corta estatura -apenas 1,67m. de altura- aprovecha para dificultar las labores a los defensas rivales. Su tendencia es siempre partir desde la banda derecha, muy cerca de la cal, para encarar con atrevimiento a su opositor y buscar siempre romper hacia dentro trazando la diagonal buscando el área. No es un jugador que busque permanentemente el centro precisamente por ese carácter de jugar a pie cambiado, siendo más propenso a la combinación rápida por dentro para asistir o disparar a portería, ya que tiene buen pie y un disparo decente desde la media distancia. Su capacidad para desbordar y regatear suponen un plus para su equipo en el apartado ofensivo, y con su descaro está claro que siempre lo va a intentar, pero su esfuerzo y compromiso en las acciones defensivas son algo que le pueden penalizar y más en un esquema tan exigido como el gerundense. Aunque precisamente para esto ha llegado a Girona, para absorber la riqueza táctica de una liga tan fuerte como la española y seguir acumulando experiencia en un contexto mucho más exigente. Como punto desequilibrante a un Girona que apuesta mucho más por el balón que en años anteriores, puede ser la pieza desde la que parta el desequilibrio en campo contrario, sumándose a Portu y compañía a la hora de atacar el área rival con verticalidad. Ser la chispa que prenda la mecha. Un fichaje ilusionante que nos brinda la oportunidad de ver crecer a un jugador con mucho futuro.

¿Algo que añadir?