Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Una máquina perfectamente engrasada

El Manchester City ha empezado el curso con un sobresaliente. Y es que ha ganado los tres encuentros oficiales que ha disputado, dos de Premier League y el de la Community Shield, y solo ha encajado un gol, en el tercero. En este último venció por goleada al modesto Huddersfield Town 6-1, completando un perfecto ejercicio de fútbol asociativo y efectivo, que acabó con un hat-trick de Agüero, el noveno en Premier. También marcaron Silva, el día que saltó al césped con su hijo en brazos tras el calvario que ha sufrido en los últimos meses, y Gabriel Jesús (el otro fue en propia portería de Kongolo). El conjunto skyblue buscó constantemente al equipo visitante, ya desde antes de empezar el partido, cuando Pep Guardiola optó por poner tres centrales y dos puntas para penetrar constantemente en área rival.

Un humilde equipo dirigido por Wagner visitó el domingo el temible Etihad Stadium y fue toreado por el increíblemente engrasado Manchester City. Pep Guardiola tiene a su equipo a punto, y eso que no ha podido contar con varios de sus jugadores más importantes. Pero eso no fue impedimento para que el City desplegara todo su potencial futbolístico lleno de variantes y matices, que deslumbraron a todo fiel aficionado al fútbol. Un partido que, a pesar de no dejar de ser uno más de liga y ante un candidato al descenso, permitió a los de Manchester dar un golpe sobre la mesa diciendo «presente» en esta renovada Premier donde se ha hablado mucho de los fichajes del resto de aspirantes.

La importancia del portero en los equipos de Guardiola es mayúscula.

Manchester-City-v-Huddersfield-Town-Premier-League-1535014356

Por todos es sabido que Guardiola no elige a sus porteros al tun tun. Tienen que poseer un excelente juego de pies, ya que es fundamental para la salida de balón de sus equipos. Sin embargo, con su llegada a la Premier, Pep se dio cuenta de que necesitaba un portero que manejase bien el juego de pies en corto, pero con una potencia y precisión suficiente como para jugar en largo en momentos de presión alta, y ahí apareció Ederson. Un guardameta que tiene el Récord Guinness del saque de puerta más largo.

Y según va matizando el juego Guardiola en la Premier, más importancia adquiere la figura de Ederson. Así lo demostró frente al Huddersfield, por ejemplo. Tras dos temporadas en Inglaterra, los equipos como el Huddersfield ya habían encontrado, o creían haberlo hecho, el modo de intentar parar el despliegue ofensivo del City: la presión alta. Así lo hicieron en el Etihad. Pero ahí apareció el portero brasileño para romper el esquema y las ilusiones de los dirigidos por David Wagner. El ejemplo claro es el del primer gol de Sergio Agüero. El City sacaba el balón desde atrás abriendo mucho a los centrales y estirando a los laterales, para que los centrocampistas bajaran a recibir. El Huddersfield apretaba con todo para intentar robar en línea de tres cuartos, pero ahí dejaron un cabo suelto: Agüero. Todo el equipo visitante avanzó líneas, y el Kun quedó descolgado, pero sabiendo de la habilidad de Ederson, el delantero argentino se desmarcó a la espalda de la poca defensa que quedaba atrás, y el brasileño con un golpeo certero le dejó solo frente al portero rival. Es una de las variantes del juego de Guardiola en Inglaterra, atraer a los rivales para, o salir rápido por bajo mediante los espacios que se creen en la presión del rival, o bien lanzar un pase largo, no un despeje, para pillar desprevenida a la defensa.

Mendy, Agüero, y los Silvas endulzan el juego de los dirigidos por Pep.

El partido del Manchester City fue descomunal, pese a haber encajado un gol en un saque de banda. Ante la baja de Kevin De Bruyne, Bernardo Silva ha cogido galones. Pep dispuso un once con tres centrales, dos carrileros (uno de ellos sorprendentemente fue Bernardo) y dos puntas. La razón era lógica, atacar con todo a un equipo que podía encerrarse atrás.

El City era el claro favorito para llevarse el encuentro sin demasiados problemas, y para ello acudieron los dos Silva, Agüero y Mendy. Cuatro cracks en un estado de forma espléndido, y con una capacidad brutal de hacer mejorar al equipo. Tanto Agüero como David Silva ya deslumbraban la pasada campaña, asociándose, viendo pases imposibles y marcando, marcando mucho. Las dos principales novedades han sido Bernardo y Mendy, que la temporada pasada tuvieron poco protagonismo, uno por no estar al nivel óptimo y otro por lesión. Bernardo se ha convertido en el pilar del equipo en este inicio, y desde varias posiciones. Está en todos lados, regatea, recibe con dificultad pero sale con ventaja, asiste, y marca: una delicia para Pep. Por su parte, Mendy está demostrando lo bueno que es, como en aquellas temporadas en Marsella y Mónaco. Es un puñal constante por la banda izquierda, ya sea de carrilero o de lateral. Sin embargo, Pep le da otra función en salida de balón, y es convertirse en un interior más, que genera espacios y convierte la formación en un 3-4-3 en fase ofensiva, y por si fuera poco llega a zona de remate con facilidad. Una variante que genera varias zonas imposibles de defender para los rivales y que da alas en ataque al City, como se vio en el 6-1 al Huddersfield y también en el resto de encuentros, a falta de ver cómo evoluciona en próximos partidos, esto no hace más que asemejarse a la línea de dominio marcada la temporada pasada.

¿Algo que añadir?