Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Jugadores

Igor Zubeldia, el heredero que quiere ya su trono

La nueva Real Sociedad de Asier Garitano traía consigo muchas incógnitas que se están resolviendo poco a poco. Una de ellas era ver cómo iba a encajar todas las piezas del centro del campo, y otra era ver cómo, y dónde, iba a utilizar a Igor Zubeldia. El joven centrocampista de Azkoitia se convirtió en pieza clave de Eusebio la pasada campaña, llegando a un nivel muy alto, pero con la llegada de Imanol Alguacil y sus rotaciones, perdió parte de esa progresión. El fichaje de Garitano, su estilo, la incorporación de Mikel Merino, y ver a Zubeldia en pretemporada de central, hacían presagiar un bajón de importancia para el pivote de Azkoitia, pero nada más lejos de la realidad.

El camaleónico estilo de juego de Garitano, siempre basándose en fortalecer la defensa, le ha abierto a Zubeldia las puertas del once titular, por delante de hombres como Zurutuza, Pardo, Guevara, Sangalli o el propio Merino. Es la pareja fija, por ahora, de Asier Illarramendi en el centro del campo, y esa titularidad y relevancia no han sido precisamente regaladas. Ha sido uno de los mejores en los dos partidos oficiales disputados hasta la fecha, dejando una exhibición defensiva en Butarque y un saber estar tremendo en el Estadio de la Cerámica.

FBL-ESP-LIGA-REALMADRID-REALSOCIEDAD-1535531986

Su posicionamiento en el campo y la capacidad para hacer coberturas le permiten solventar muchas transiciones defensivas.

Zubeldia es el típico centrocampista posicional con varios pluses. Su simple presencia le da mucho al equipo tanto en defensa como en ataque. En la faceta ofensiva, se queda de cierre atrás, y permite liberar al resto de centrocampistas para que ataquen de manera más insistente. Si se produce una contra, es un maestro de las transiciones defensivas. Es el amigo de todo futbolista, el que te hace los favores, el que te coge el sitio, el que te hace la cobertura. Un salvavidas de manual. Ya se le ha visto esta temporada cortando varias contras peligrosas gracias a su enorme posicionamiento e inteligencia a la hora de encontrar el mejor momento para robar el balón. Su enorme rendimiento en dos partidos que no fueron del todo buenos del equipo realista le ha catapultado en las quinielas del centro del campo. Puede convertirse en un fijo de Garitano, que no es poca cosa.

Ha sido uno de los que más ha hecho deslumbrar al aficionado con acciones de muchísimo mérito. No hay más que ver la jugada frente al Leganés donde Igor roba de manera ejemplar en dos ocasiones consecutivas el balón, no lo había perdido pero estaba al acecho el segundo futbolista pepinero, y decide ejecutar una contra, liderarla. El de Azkoitia conduce el esférico por el centro del campo unos 50 metros hasta llegar al área rival donde, en un cuatro para uno, realiza el pase menos pensado, el más preciso, uno propio de un media punta talentoso, que rompía en dos al defensor. Un ejemplo del progreso que ha hecho el pivote realista, una acción impensable meses atrás.

Real-Sociedad-v-Barcelona-La-Liga-1535532021

Tiene una salida de balón simple, pero segura. Va mejorando cada vez más en distintos contextos con balón.

Cuando Zubeldia saltó al primer equipo de la mano de Eusebio se le veía un chaval con muchísimas ganas, con aptitudes defensivas muy claras, pero con carencias evidentes con el balón en sus pies, fallando bastantes pases cuando había presión y sin la capacidad de crear jugadas desde su posición, ni de romper líneas con conducciones o pases. Sin embargo, esas carencias han ido desapareciendo con el tiempo y ahora no solo no las muestra, sino que ha conseguido maximizar tanto sus cualidades que ha convertido las carencias en virtudes, ha convertido la escasa variedad y efectividad de pases en la salida de balón en una manera segura y productiva de iniciar las jugadas desde sus botas. Zubeldia es ahora un apoyo seguro, una opción de no perder el balón para poder crear juego a partir de ahí, siempre da el pase bueno, el pase seguro.

1 COMENTARIO

¡Comenta!