Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Un Athletic diferente

De sobra conocemos el estilo de juego del Betis de Quique Setién. Una filosofía la cual prodiga el fútbol asociativo y de posición como vía principal para llegar a la victoria. Un modelo tan marcado que cuenta con muchos detractores, pero también con muchos aficionados maravillados porque su Real Betis elabore un juego tan preciosista, aunque este irregular inicio de temporada está por hacer dudar a más de uno. Los resultados no se están dando este mes de septiembre, habiendo jugado ante rivales de todo tipo y con planteamientos y contextos muy diferentes, pero, aunque el modelo sigue siendo el mismo y los jugadores verdiblancos tratan de desarrollarlo a la perfección, las cosas no están saliendo, principalmente en la faceta ofensiva.

Tan solo 3 goles en sus primeros 6 partidos oficiales muestran la escasa producción ofensiva de los de Setién en este arranque.

Sin embargo, el contexto que le planteó en esta última jornada de Liga Eduardo Berizzo con su Athletic Club fue cuanto menos interesante. El técnico argentino optó por robarle la posesión al conjunto que más apuesta por ella en toda La Liga Santander tras Barça y Real Madrid. Algo que no está siendo la tónica habitual en el estilo de juego de los vizcaínos, aunque viene a ser semejante a lo que planteó la jornada pasada en San Mamés precisamente ante los de Julen Lopetegui, pero como reconoció Marcucci, el segundo de Berizzo, «es muy importante tratar de combatirle la posesión al Betis para poder anularle». Y así lo hicieron, al menos, hasta el momento de la expulsión de Susaeta.

Durante la primera mitad el Athletic sorprendió a propios y extraños por dos ejercicios diferenciados: su gran presión alta en la salida de balón bética y su apuesta por combinar más horizontalmente de lo habitual. Las apuestas por Beñat en el centro del campo y por un doble lateral en el costado izquierdo, colocando a Yuri unos metros por delante, mientras Muniain esperaba su oportunidad desde el banquillo, daban a entender que algo se salía del plan habitual de Berizzo ya desde el inicio. El Athletic realizó en estos primeros minutos posiblemente el mejor ejercicio de presión adelantada que hemos podido ver en lo que va de Liga. La acción grupal, los movimientos y la coordinación de la primera línea de presión rojiblanca complicó sobremanera la salida de balón verdiblanca, que sufrió más de la cuenta y que terminó por ceder el cuero en posiciones poco deseadas por Quique Setién, que no fueron capaces de generar juego ofensivo en los primeros 45 minutos.

Presión Athletic Betis

El Betis, en términos estadísticos, acabó amasando más balón que los bilbaínos, pero no consiguieron hacerlo de forma productiva. Cuando eran capaces de superar la primera línea de presión, Canales, Guardado y Lo Celso no tenían situaciones de ventaja ante el gran trabajo de Raúl García y Yuri así como ante los inteligentes movimientos de Dani García y Beñat, que contaban además con las constantes ayudas del central de su perfil saltando a la presión sobre el receptor. Todo fue así hasta la expulsión de Susaeta, que lo vino a cambiar todo, cuando el Betis tenía dos desafíos por delante: saltar la presión rojiblanca y luego poder ofrecer fluidez en tres cuartos de campo. Les costó el primer paso, pero cuando lo lograban, en el segundo no tuvo opción. Las coberturas y ocupaciones de espacios de todo el conjunto vasco les impidió poder asentarse sobre el verde. El Athletic por su parte aprovechó muy bien estos minutos, imprimiendo un ritmo y una intensidad muy elevados en presión y ejecución que rozaron el KO si esto se hubiese desarrollado sobre un ring. Dos goles de ventaja que se esfumaron en el momento en que Susaeta vio una segunda amarilla que dio al traste con todo el plan, encerró al Athletic cerca de su área para defender el resultado y volcó a un Betis ansioso de remontada. Un partido muy entretenido para cualquier espectador neutral y que dejó una primera parte con muchos detalles para todo amante de lo táctico. Un recurso diferente de Berizzo para desactivar a un equipo diferente como el de Setién.

¿Algo que añadir?