Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Paso a los nuevos

El fútbol portugués lleva años mostrando una firme política de cantera dentro de sus fronteras. Todo ello partiendo de la importancia de la formación en todos los estamentos, para que los entrenadores de fútbol base estén lo mejor preparados posible y logren transmitir esto a las nuevas generaciones de futbolistas. Así se entiende cómo el fútbol luso siempre está presente y en alto grado en las principales competiciones inferiores a escala internacional tanto en clubes como en su selección. Es habitual ya ver el buen papel de equipos como el Benfica -principalmente- o el Porto en la Youth League o el destacado rendimiento de las categorías inferiores de Portugal en los sucesivos Europeos sub-19 o sub-21 o en los últimos Mundiales sub-20.

En ninguna de estas competiciones un conjunto o combinado luso ha clasificado peor que unos cuartos de final a excepción del último Europeo sub-21 donde se quedaron a dos goles de superar la dura fase de grupos. A pesar de todo, solo conocen el éxito en el último Europeo sub-19, donde tras años llegando a las últimas rondas lograron al fin levantar el entorchado. Esto no viene más que a evidenciar el buen trabajo que se está haciendo en las canteras portuguesas, y fruto de ello surgen un sinfín de nombres de auténtico talento que abandonan pronto sus disciplinas en Portugal para emigrar a ligas más potentes como La Liga o la Premier League.

La cantera portuguesa no cesa en dar nombres nuevos -prácticamente cada año- de un potencial verdaderamente elevado.

En su último encuentro oficial, la Portugal de Fernando Santos salió ante Polonia con seis jugadores sub-25, con algunos de ellos ya contrastados en el panorama europeo. A esto hay que sumarle otros cuatro de ese mismo rango de edad que fueron titulares en el último amistoso del pasado domingo ante Escocia. Un total de doce jugadores en la lista de Santos cumplían con ese requisito de edad. Aunque faltase algún nombre relevante en la convocatoria, es un paso determinante de que el relevo en Portugal se está fomentando de forma paulatina, pero con la confianza que da saber que el talento rebosa actualmente en las categorías inferiores lusas.

Nombres más contrastados como Bernardo Silva o Gonçalo Guedes, algunos que ya dejan patente su sello como André Silva o Joao Cancelo se juntan con promesas eminentes que empiezan a asomar la cabeza como Rúben Neves o Rúben Dias, siendo algunos de los nombres que se suman a los talentos que van llegando por detrás y que aún -en su mayoría- en el fútbol luso, tratan de desarrollarse para ser opciones reales en la lista para un futuro gran torneo internacional con Portugal. Fernando Santos, que suele ser más inmóvil en este aspecto, no se ha mostrado excesivamente reticente a ir dando paso a estas nuevas generaciones, aunque el proceso está siendo muy paulatino. Aún hay nombres como Pepe o Beto que superan con creces la treintena en esta última convocatoria, sin olvidar a un Cristiano Ronaldo que sigue siendo la estrella del combinado luso, pero al cual el fútbol internacional no le deparará ya un recorrido muy longevo, y su relevo será la principal competencia para la Portugal del futuro.

Gracias al talento y al desarrollo que se fomenta desde la base en Portugal, parece que el futuro del fútbol luso está asegurado.

Un futuro ilusionante por los resultados que se han cosechado con estas nuevas generaciones años atrás, y que a día de hoy siguen afianzando en el más alto nivel con su selección absoluta. Portugal tiene en su mano clasificarse para las rondas eliminatorias de la Nations League siendo líder de su grupo con dos puntos de ventaja sobre Italia y con una jornada menos en su haber. El paulatino relevo de Santos va funcionando sin que esto repercuta en los resultados, y si consigue encajar poco a poco a todas las grandes piezas de futuro que le llegan desde las categorías inferiores, los éxitos del fútbol luso en los años venideros estarán a su alcance.

Relevo Portugal
Algunos nombres que conforman el ilusionante futuro de Portugal.

¿Algo que añadir?