Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

El debut soñado del Cucho

“¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son”. La diferencia entre sueños y realidades está muy clara y Calderón de la Barca así nos lo quiso mostrar. Pero, ¿es posible que la realidad nos permita cumplir ciertos sueños?

Hay irrupciones que marcan un estilo, momentos que nunca se olvidarán en el camino. Dicen que los sueños en ocasiones se cumplen, pero debemos desearlos y perseguirlos con nuestra mayor esperanza, sin olvidarnos de los golpes que podemos encajar, pero siempre con la intención de perseguir esa meta que siempre parece muy lejana.

El sueño de todo futbolista, profesional o frustrado, es, desde que comienza a dar patadas a un balón, el poder representar a su equipo o selección en algún partido. Y si queremos perfeccionar esa visión futura podemos añadirle un gol para poder celebrarlo con los aficionados que vibran y sienten la camiseta que tú estás portando. Parece fácil imaginarlo y seguro que todo aficionado y amante del fútbol alguna vez ha tenido ese pensamiento, pero pocos pueden cumplirlo. Uno de esos afortunados es Juan Camilo ‘Cucho’ Hernández.

El jugador de la S.D Huesca debutó con la selección absoluta de Colombia de la manera más triunfal que se pueda escribir o contar. En el minuto 71 del segundo tiempo, el ‘Cucho’ saltó al campo para sustituir a otro jugador de La Liga, Carlos Bacca. Y además lo hizo con el dorsal 14, un número de pura clase en la historia del fútbol mundial. El futbolista del Villareal C.F. fue el autor del primer tanto de su selección ante Costa Rica, un gol que los ponía en ventaja.

Un debut triunfal al alcance de muy pocos que demuestra el carácter y talento de un delantero polivalente en la faceta ofensiva. Sus estadísticas no reflejan todo su trabajo.

En ocasiones la gloria es rápida, que no efímera, y permite al soñador cumplir sus deseos cuando menos se lo espera. Tan solo 32 segundos después de salir al campo y gracias a un instinto goleador al alcance de pocos, Hernández aprovechaba un rechace de Keylor Navas para batir al meta del Real Madrid y poner en ventaja a su selección. Con un cabezazo poco ortodoxo pero efectivo, el jugador nacido en Pereira cumplía el sueño de muchos niños, estrenarse como goleador nacional.

Precisamente, el don de saber estar en el área es una de las características identificativas del atacante cafetero. Un delantero no muy corpulento que sabe bien cómo moverse entre los defensores. Pese a medir 1’76 m el ‘Cucho’ es un futbolista que sabe manejar a la perfección su tren inferior para esconder la pelota y marcharse del rival con un movimiento corporal ejemplar. Un estilo que sin duda recuerda, salvando las distancias, al ‘Kun’ Agüero.

Además, su buen manejo de balón le permite moverse en posiciones cercanas al área para después incorporarse con potencia y determinación, con o sin balón. Su polivalencia ofensiva le permite adaptarse a la perfección tanto a un 1-4-3-3 como a un 1-4-4-2, erigiéndose como punta de lanza o como delantero acompañante. Su capacidad de asociación hace que su juego no se base en el gol y que se complemente con buenos movimientos de apertura para los mediocentros o atacantes más llegadores.

Hasta 6 asistencias aportó el pasado año en La Liga 1,2,3, lo que unido a sus 16 goles lo convirtieron en baluarte del Huesca del ascenso. Esta buena capacidad para asociarse con sus compañeros provoca que sea más que un delantero centro y por eso sus cifras goleadoras no reflejan todo el trabajo ofensivo que llega a aportar.

La vida en solitario en las posiciones más punteras no se le hace extraña. Es capaz de aguantar el balón ante los defensas, aunque no se le presente en las mejores condiciones, abriendo el esférico inmediatamente a posiciones exteriores o jugando con el azar de luchar de manera individual, puesto que su capacidad regateadora y su fuerte arranque se lo permiten.

Su rapidez y capacidad de anticipación, unido a la potencia con la que ejecuta sus movimientos, lo convierten en un verdadero ratón del área o lo que comúnmente se conoce como una auténtica pesadilla para los delanteros. Además, a pesar de que el pitido inicial lo sitúe como delantero centro, uno de sus movimientos favoritos es caer a la banda. Casi siempre buscando el costado izquierdo, buscando diagonales interiores que le permitan encarar a la zaga rival o buscar el disparo.

Una de sus mejores características es la capacidad de jugar con su cuerpo, demostrando gran inteligencia. Su potente tren inferior le otorga fuerza en el cuerpo a cuerpo y en la arrancada.

Para él jugar al primer toque no siempre es una ventaja, pues su magnífico movimiento corporal le permite deshacerse de los rivales orientándose a su lado favorable y creando situaciones de atracción de contrarios, originando espacios libres a sus compañeros. Aunque esto no significa que todo lo haga tras un control, puesto que muchos de sus remates a portería implican hacerlo al primer toque, sobre todo cuando se encuentra cerca del área pequeña. Y, por si todo esto fuese poco, su fuerte disparo es otro de los peligros constantes para los porteros rivales. Un delantero de increíble proyección futura pero con un presente portentoso.

El final del sueño no llegó todavía a su fin. Tras anotar su primer gol en su partido de debut con la selección nacional colombiana, Hernández quería más. Su olfato no se vería saciado hasta que tras un buena jugada de Cuadrado, este asistió al ‘Cucho’ para que consiguiese anotar otro tanto, el definitivo para él y para su equipo en el partido disputado en New Jersey.

En la tierra en la que nació Bruce Springsteen, un tal Juan camilo fue por una noche ‘The Boss’. El ex jugador de Deportivo Pereira y América de Cali brilló con dos intervenciones muy rápidas pero decisorias, de esas que marcan el talento único de lo común.

De momento el delantero del Huesca de 19 años lleva tan solo un gol en la presente edición de la Liga Santander, el que consiguió frente al F.C. Barcelona en el Camp Nou, pero el peligro reina en sus intervenciones. Cuando tiene el balón el espectador tiene la sensación de que algo interesante puede pasar. Algo emocionante para quien lo observa desde fuera, pero un auténtico miedo real para los entrenadores rivales.

Para quien se deja llevar por sensaciones, el ‘Cucho’ promete dar mucha guerra en el terreno de juego. Su estilo, marcado por la lucha, la fuerza y el instinto no deja indiferente a nadie y seguro que convencerá a su nuevo entrenador, Francisco, para seguir siendo una amenaza ofensiva para los recién ascendidos.

El atacante colombiano nos demostró tras su debut que los sueños no siempre son solo sueños, sino que con perseverancia, trabajo y constancia pueden convertirse en realidad.

¿Algo que añadir?