Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Partidos

Un gigante cruel conquistó Old Trafford

La Champions League, lo sabemos bien, es una competición que exige ciertos requisitos a los equipos que desean conquistarla, y que van más allá de un buen control de los espacios, una compacta línea defensiva o una capacidad goleadora intimidatoria. Plantea cuestiones a técnicos y jugadores que muchas veces son difíciles de entender y que en muchas ocasiones lleva a los equipos varios años de jugarla y perderla hasta sentirse cómodos disputándola. La Juventus de Turín, con dos títulos en su palmarés, lleva varios años con el Calcio dominado y con la clara intención de alcanzar su tercer entorchado continental. Y probablemente haciéndolo bien: un proyecto consolidado, entrenadores capaces y comprometidos con el objetivo y una construcción de plantilla que aúna experiencia, calidad, determinación y callo competitivo, endurecido a raíz de perder varias finales en sus últimos intentos.

La Juventus parece haberse aprendido todas las lecciones que contempla la Copa de Europa.

Y esta temporada 2018/2019 puede ser la definitiva. Actualmente en Europa hay pocos equipos que desprendan tanta seguridad en lo que hacen y tanta capacidad para controlar lo que ocurre en el campo durante los 90 minutos de partido. Tienen una organización defensiva de élite, creatividad y trabajo en medio campo, finura en la mediapunta y posibilidad de desbordar por dentro y por fuera. Y arriba ahora cuenta con Cristiano Ronaldo, que está consolidando todas las virtudes que viene acumulando el equipo italiano las últimas temporadas a partir de varios principios absolutos: su condición de leyenda de la competición, su conocimiento profundo de los más efectivos movimientos ofensivos y el convencimiento de que su determinación de cara a gol podrá constar en cada choque que vaya a marcar su futuro en la competición.

En la jornada del martes consiguió su tercera victoria en el grupo H en los tres primeros partidos, dos de ellos fuera de casa ante Valencia y Manchester United. En el partido de Old Trafford pudimos percibir ese aura de gigante de Europa que sabe lo que tiene que hacer para dominar escenarios así, con caminos muy marcados a través de la pizarra de su entrenador Massimiliano Allegri y con una paciencia y conocimiento del contexto que abarcan la totalidad del encuentro. En definitiva, manejando siempre el ritmo del juego. Cuando quiso, sobre todo con empate en el marcador, agarró la pelota con un Miralem Pjanic en el mediocentro que dirigió la posesión con la claridad que le caracteriza pero también con las facilidades que le daban sus compañeros a través de numerosas alternativas. Bentancur y Matuidi desde el interior dominaban el espacio, Dybala y Cristiano Ronaldo flotaban entre el carril central y el zurdo con desmarques entre líneas y apoyos con los que dar continuidad en el juego a la vez que rajaban la defensa rival. Y por fuera, destacando un Joao Cancelo potente, veloz y con iniciativa para profundizar y desbordar. Tras el gol, y principalmente en la segunda parte, el conjunto bianconero varió para replegar. Ahí, con los interiores ensuciando cada jugada del United, se hicieron grandes Bonucci y Chiellini para dominar el área y cegar el remate inglés, dando la impresión en todo momento de que el gol local estaba lejos de producirse.

Allegri tuvo bajo su mando todas las fases por las que pasó el encuentro.

Y es que, a decir verdad, el Manchester United tampoco planteó un sistema ofensivo especialmente competitivo. En los minutos de posesión turinesa, la salida de balón de los de José Mourinho era insuficiente como para dar ventaja a los atacantes. Cuando la Juve perdió 15-20 metros, el Manchester sí pudo jugar en campo contrario, aunque generalmente con mucha dificultad para cambiar el ritmo. A nivel asociativo, solo Paul Pogba daba el toque diferente a cada jugada, y los incisivos Martial y Rahsford nunca fueron activados para ser fuente de peligro por fuera. En definitiva, facilitaron la sensación de superioridad que dio la Juventus en uno de los templos de Europa. Que se preparen los demás.

¿Algo que añadir?