Partidos

David Silva en un serio Manchester City

El Manchester City, en su camino a la excelencia, demostró contra el Tottenham que también tiene herramientas para defenderse de diferentes formas.

Los inversores del Manchester City, tras crear un club ultramoderno y colmar la plantilla de jugadores de calidad y potencial como para llegar a lo más alto, vio claro el siguiente paso: la contratación de un técnico con la suficiente personalidad y conocimientos como para darles una identidad, un guion a partir del cual crear un equipo verdaderamente campeón. El elegido fue Pep Guardiola, y no tardó en mostrar su amplia gama de conceptos tácticos y de manejo de grupo motivacionalmente hablando, lo que le sirvió para conquistar la pasada Premier League. Ahora, el objetivo y las aspiraciones se dirigen a, mientras se mantiene el dominio en el campeonato local, extender su superioridad fuera de las islas.

Parece esencial para un club del perfil del City obtener una identidad que aprovechar y defender.

Para eso, el equipo debía dar un salto de madurez que le permitiera colocarse un escalón más arriba. El nivel de sus piezas es indiscutible y bien repartido en las fases defensiva y ofensiva. Sin embargo, ese callo competitivo es indispensable para soñar con cotas más altas. Eso que te permite ganar también cuando el contexto no es del todo favorable, cuando tu delantero no cuela la pelota o cuando tu finísimo mediapunta tiene el día torcido. En el inicio de esta Premier, con el dato de tres goles encajados en los diez primeros encuentros disputados, lo estamos viendo. Y, como ejemplo palpable, el partido del lunes frente al Tottenham. En Londres pudimos ver un City muy serio, con la capacidad para dominar desde diferentes perfiles y teniendo la sartén por el mango en todo momento.

Los automatismos de Pep Guardiola se aprecian bastante asentados en la mente de sus futbolistas. No hay más que ver cómo varían la salida de balón con naturalidad y aparente sencillez entre las diferentes variantes que propone su técnico: en largo desde Ederson, en corto por los centrales, hacia dentro con los carrileros o hacia fuera para los extremos. Dependiendo de hacia dónde y de qué manera oriente la presión el rival, los mecanismos de inicio de jugada se ajustan para que el balón llegue a campo contrario con ligereza. Y ahí, en Wembley, entre Dier y Dembélé, surgió David Jiménez Silva. El canario, una vez recibía el balón, habiendo participado o no en su salida, orienta la jugada y le da la pausa justa necesaria para terminar de desordenar al rival mientras se despliegan sus compañeros.

Mientras los de Mauricio Pochettino trataban de imprimir un ritmo alto que cortocircuitara el mecanismo asociativo skyblue, el canario anulaba esa intensidad y daba el toque diferencial para dar el balón en ventaja. Como espejo del español, pudimos ver un Erik Lamela que, ocupando la mediapunta local, sacó también su zurda al servicio del colectivo, responsabilizándose de ocupar y castigar los lados de Fernandinho y ser la pieza que afilara el ataque del Tottenham. El argentino, sin embargo, estuvo peor acompañado que Silva, pues sus compañeros más talentosos Eriksen, Alli y Son esperaban una oportunidad en el banquillo.

Guardiola ha conseguido que su equipo aprenda también a defender de múltiples formas.

Con 0-1 en el marcador, y el Tottenham subiendo líneas e intensificando la presión, vimos al Manchester City más conservador. Y de distintas maneras. Podía defender manteniendo la posesión, para lo que además Guardiola introdujo a De Bruyne por Agüero. También tuvo fases de repliegue y defensa de su área, con unos muy concentrados Stones y Laporte, que dejaron pocos espacios a un ocupado Harry Kane. Además, y como muestra de respeto a su contrincante, Pep limitó la subida de sus laterales en un intento por cerrar filas y espacios en campo propio, y no pudimos ver con la acostumbrada continuidad cerca del área rival a carrileros tan profundos y verticales como Walker o Mendy. En definitiva, un control del contexto muy calmado y planificado, ejecutado por jugadores de talla mundial. Con el pero de echarse de menos ese jugador top a quien confiar marcar la diferencia en los contextos más exigentes, esta demostración de equipo compacto puede acercar al City a luchar por la deseada Copa de Europa.

0 comments on “David Silva en un serio Manchester City

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: