Jugadores

El joven descaro

El descaro por su juventud y sus capacidades técnicas presentan a un Jadon Sancho que con su talento y potencial ha revolucionado la Bundesliga.

La hiriente sensación de ver triunfar en el fútbol profesional a un jugador de tu misma edad o incluso menor se habrá manifestado en el cuerpo de muchos jóvenes soñadores. Es algo que nos pasa a todos. Yo tuve mis disputas internas ante la gran irrupción de Iker Muniain en el fútbol español. Aquel joven, tan solo un año mayor que yo, triunfaba en la antigua catedral mientras yo, con las mismas aspiraciones que el cachorro, no podía hacer otra cosa que interiorizar ese baño de realidad y abandonar ese sueño que muchas personas han tenido que dejar marchar. Como decía, esta misma temporada esa sensación habrá vapuleado a otra generación, como a mí me pasó en su día. El ejemplo está en Jadon Sancho. Un millenial que se ha presentado al mundo del fútbol no para frustrar sueños de jóvenes, sino para hacer soñar a una afición aurinegra que ya se refleja en ese gran 2013.

Jadon Sancho ha puesto patas arriba la Bundesliga. Un joven de su calidad y esperada progresión no podía haber recalado en un lugar mejor dentro del territorio alemán. El jugador y su entorno eligieron el lado aurinegro de la cuenca del Ruhr tras su salida del Manchester City por el gran prestigio y éxito a nivel de formación que posee la entidad germana. El británico se había destapado como una de las perlas del mercado tras su gran verano en categoría sub-17, donde también sobresalió la figura de Phill Foden. El conjunto skyblue de Manchester dejó escapar a una de las mayores promesas del fútbol inglés, la cual ha comenzado a convertirse en cierta realidad en este comienzo de temporada.

Sus cualidades para hacer estragos con espacios por medio de un gran índice de éxito en el uno contra uno lo convierten en una de las principales armas de este Dortmund de Favre.

El Borussia Dortmund acometió varios cambios para encarar la campaña 18/19. Uno de ellos estuvo en la dirección técnica. Lucien Favre regresó a la Bundesliga y al Borussia, pero esta vez no recaló en Mönchengladbach. Su vasto conocimiento de la entidad le ha valido para tratar de hacer regresar esa esencia del Dortmund de Klopp: transiciones ofensivas muy rápidas, sumando un gran número de jugadores al ataque y la clara intención de rifar el mínimo número de balones posibles. En ese contexto, el perfil de juego de Jadon Sancho encaja como anillo al dedo. Sus cualidades para hacer estragos con espacios por medio de un gran índice de éxito en el uno contra uno lo convierten en una de las principales armas de este Dortmund de Favre. El descaro le viene de la juventud, pero el gran abanico de recursos que presenta y la técnica para llevarlos a cabo lo convierten en un jugador tremendamente difícil de frenar.

Su acomodamiento al equipo fue paulatino desde la temporada pasada. Sin embargo, ha sido esta campaña en la que ha terminado explotando. Favre le fue dando minutos en los primeros encuentros de Bundesliga hasta que el rendimiento del joven inglés le obligó a buscarle un sitio en el once inicial. Ha sido en la banda derecha donde Sancho ha encontrados su sitio, el perfil contrario a donde destacó con la selección de Inglaterra y en las categorías inferiores del City. En la derecha, su banda natural, pierde algo de inserción interior, pero gana una gran llegada hasta línea de fondo, donde aprovecha su gran capacidad para filtrar centros dañinos en busca de uno de sus compañeros incorporados desde atrás en alguna transición rápida. Su número de asistencias así se ha visto engrosado, sin descuidar un apartado goleador que demuestra su terrible adaptación a todo el flanco atacante de su equipo.

Un joven de su calidad y esperada progresión no podía haber recalado en un lugar mejor dentro del territorio alemán.

El Borussia Dortmund tiende dos armas en un gran momento físico y de confianza. Una de ellas es uno de los mejores finalizadores al primer toque que el fútbol europeo ha dado en los últimos años. Otra, es un jugador con una capacidad innata para generarse huecos y servir balones laterales a sus compañeros sedientos de gol. La conjunción de estas dos armas puede significar una sociedad letal si ambas consiguen prolongar el gran momento de forma que actualmente viven. Nos referimos a Paco Alcácer y al mencionado Jadon Sancho. Sus cualidades hilan de maravilla en un contexto de juego perfecto para sus diferenciados perfiles. Lucien Favre debe saber aprovechar el gran momento que vive el Dortmund para convertir a esta extraña pareja en una de las soluciones vitales de un Borussia que parece estar en velocidad de crucero, tanto en Bundesliga como en Europa.

 

 

0 comments on “El joven descaro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: