Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Un no tan nuevo Benzema

La etapa de Santiago Hernán Solari como entrenador provisional al frente del banquillo del Real Madrid ha sido perfecta desde el punto de vista resultadista. Con el argentino el club merengue ha logrado cuatro victorias en sus cuatro encuentros disputados, con un balance de 15 goles a favor por tan solo dos en contra habiéndose enfrentado a Melilla, Valladolid, Viktoria Plzen y Celta de Vigo. El rosarino por tanto ha aprovechado muy bien su corto margen como interino para ganarse una oportunidad como técnico definitivo del Real Madrid.

Sin embargo, bajo su mando, el club merengue tampoco ha cambiado en exceso respecto a la anterior y corta etapa de Julen Lopetegui. El sistema, como es lógico dado el escaso margen de trabajo, no ha variado más allá de algunos minutos de juego más próximos al 4-2-3-1 que al 4-3-3 inicial, pero la idea ha seguido la misma línea. Sí se ha caracterizado Solari por una toma de decisiones más acordes a unas elecciones lógicas, sobre todo a partir de las bajas en defensa, apostando por nombres que están entrando poco a poco en la dinámica madridista como los de Reguilón o Javi Sánchez en sus posiciones naturales, sin entender estas apuestas desde un riesgo a raíz de su juventud.

El cambio con Solari no ha sido tanto desde el sistema, sino meramente desde los resultados por una clave: el gol.

Ha sido esa cordura y naturalidad la que ha permitido al Madrid, sin lograr brillar, ser dominante desde el resultado. Sin Gareth Bale, no por ausencia sino por rendimiento, y con pesos pesados lejos de su mejor momento como Kroos, Modric o Ramos, Solari necesitaba de un paso al frente de algunas de sus piezas en ataque para poder obtener ese bálsamo que tanto supone para la tranquilidad del Real Madrid: el gol. Y ese paso adelante ha llegado por parte de dos hombres: Dani Ceballos y sus grandes ratos de fútbol y especialmente un Karim Benzema que suma ya diez dianas en lo que va de temporada.

El francés no ha encontrado un contexto diferente al de los meses precedentes, pero su rendimiento estas últimas semanas le ha dado un soplo de aire fresco al equipo aportando esa definición que necesitaban los blancos, esos goles que les permitiesen jugar desde la comodidad de ir con ventaja.  Seis son los tantos que ha generado Benzema desde que está Solari en el banquillo, tres de forma directa y tres como asistencias. Algo en lo que siempre se dice al analizar al galo es su falta de gol en pos de un juego asociativo primoroso, de primer nivel. Una capacidad de estar fuera del área y de combinar con sus compañeros sirviendo más de apoyo generador que de finalizador, algo que junto a alguien que entendiese esto como Cristiano Ronaldo, permitió ver al mejor Benzema de su carrera. Sin embargo, como demostraba en Lyon, aunque ya se nos olvide tras tantos años, su clase y sus movimientos dentro del área para ganarse un espacio y finalizar también le caracterizan. Un instinto que el francés no ha perdido.

Sus acciones de gol ante el Celta vienen a demostrar la capacidad de Benzema tanto en el área como fuera de ella para buscar la definición.

Su gol (y «medio») en Vigo son muy diferentes, pero vienen a demostrar estas dos capacidades del delantero galo. En el primero realiza un movimiento perfecto, sabiendo leer cuándo alejarse de los centrales y cuándo atacar al espacio para recoger, con un control extraordinario, un gran servicio de Luka Modric. Dos toques y gol de bella factura por lo exquisito de su control y definición. Facetas que el francés no siempre ha demostrado, pero que están dentro de su repertorio. El segundo gol viene fruto de su presión para forzar el error rival primero, y luego, con una finta y un caño, colarse hasta el área pequeña de Sergio Álvarez para definir con potencia, aunque luego la suerte se aliase con él. Dos acciones diferentes pero que, lejos de la clásica etiqueta asociativa, dejan a las claras la capacidad de Benzema de jugar también dentro del área. Quizás, ante el mal momento de Bale y el poco peso goleador del resto de hombres por fuera como Asensio, Isco o Lucas, el potenciar a un Benzema más cercano al área y al gol en lugar del más alejado de ella sea lo que más le convenga ahora mismo a un Real Madrid que venía falto de gol. Quizás, desde ahora y como punto de inflexión, el análisis sobre Benzema empiece a ser otro.

2 COMENTARIOS

  1. es uno de los mejores delanteros centros.. lo que pasa que benzema no brillo en estos años atras porque jugaba para cristiano, benzema se sacrificaba aun mas cuando la pelota no le llegaba tenia que venir al medio campo a generar juego, ahora la cosa es diferente tienen que jugar mas para los delanteros,,, benzema se coloco ya en unos de los maximos goleadores de la champios league.

    • Creo que Benzema siempre supo equilibrar su capacidad de hacer gol con la de ser más asociativo. Con Cristiano, como dices, tanto el portugués como el Real Madrid agradecieron que el francés sacase a relucir su faceta más asistente y combinativa, sin embargo ahora sin el luso puede que deba explotar más esa definición y juego en el área para llevar el peso goleador del equipo ante el mal momento de Bale por ejemplo en esa faceta.

¿Algo que añadir?

A %d blogueros les gusta esto: